Soy | Voces de la calle

Por Alvaro Berrocal Ríos @Alvaro17Lalo | Ilustración de @LaRataGris


Yo no tengo amigos poderosos. No tengo un equipo de abogados prestigiosos capaces de demostrar que el cielo es verde y el diablo es bueno. No tengo tampoco influencia en ningún aspecto social, al menos no más de la que tiene una persona normal. Yo no soy un magnate con billones de euros. Ni millonario. Ni mileurista. Ni siquiera cobro, en el sentido más amplio de la palabra. A decir verdad, mi cuenta bancaria tiene exactamente 1’57€. Quizá sea por eso por lo que la justicia es implacable conmigo.

Puedo ser un estudiante, cuyos ingresos son los que sus padres consiguen darle a duras penas tras un mes de trabajo. Trabajo duro, por cierto, porque quizá también tenga otros hermanos a los que ellos también tienen que mantener. Sin embargo, soy joven, estoy en la flor de la vida y tengo que disfrutar, o eso es lo que la sociedad asimila e incluso anima a hacer. Así que, por ejemplo, hago una fiestecilla en casa y hacemos ruido. La policía viene, con todo el derecho del mundo, a advertirme. Y surte efecto: no tengo dinero para pagar una multa y no voy a arriesgarme, así que se acabaron las fiestas. Pero lo que me dijeron no era verdad, no era una advertencia, y llega a casa una sanción de 175€ que, tanto ellos como yo, sabemos que no puedo pagar y que la pagarán mis padres. También podría haber orinado en la calle de madrugada mientras volvía a casa después de esa fiesta y tener la mala suerte de ser descubierto. Según el Código Penal,  es perfectamente aplicable en ese caso el estado de necesidad, por razones obvias. Sin embargo, te pedirán que demuestres que tenías necesidad de miccionar, algo indemostrable. A pagar.

También puedo ser un pensionista con ingresos muy limitados y sin ayuda externa al que le ingresaban la nómina un día 5 y las facturas le vencían un día 1, lo que conlleva una penalización por impago y el cobro adicional por la devolución de las facturas. Eso me deja en la cuerda floja el resto del mes, durante el cual intento cambiar la situación para que no vuelva a pasar y solo encuentro trabas. Menos mal que entiendo más o menos como funciona todo, si no la cosa sería peor y me sacarían aún más ese dinero que ni tengo ya, como les está pasando a la mayoría de mis conocidos.

O peor, podría ser un indigente que no tiene una sola oportunidad. Quizá incluso esté en esta situación porque todo lo que tenía se lo quedó el estado a base de silenciosas sorpresas en forma de cobros “previamente avisados”. Y entrecomillo eso porque los avisos llegaban demasiado tarde para lo rápido que ejercían los cobros. Puede ser que un día, famélico, robe una barra de pan que nadie ha querido y se me encarcele por ello. O peor, que me hagan pagar otra sanción.

Conmigo la justicia no va a dilatar los plazos de los pagos de cualquier sanción ni a escatimar en  esfuerzos para que los realice. Tampoco va a perdonar nada, ni a mirar para otro lado, ni a dejar pasar años hasta que vengan a por mí, ni a aceptar siquiera cualquier reclamación que ponga, por mucha razón que tenga o muy lógica que sea. No va a seguir un razonamiento coherente, como en un hospital de urgencias en el que primero se trata al paciente grave y luego al que solo está resfriado. Soy el chico débil, pequeño y pobre del patio del colegio, y ellos son los matones que me quitan el dinero para el bocadillo, y el bocadillo.

Mientras, el pequeño grupo de individuos que ha originado mi situación vive mejor de lo que el 80% de la población mundial jamás lo hará. Ese pequeño grupo ha hecho de todo con tal de engordar sus carteras. Delitos de todo tipo y mucho más graves que hacer ruido o no pagar una factura. A mi costa y a costa de los que son como yo. Y sus consecuencias, por consiguiente, son mucho más graves. Sin embargo, la justicia no será implacable con ellos, no les apremiará, les perdonará incluso. Supongo que entre hermanos, es lo suyo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies