Sin fiarnos de los cuentos de hadas del emprendimiento

Escrito por Raquel García

A pesar del invento de la cultura del emprendimiento, los españoles lo tenemos claro: no creemos en su palabrería. La preferencia por el empleo por cuenta propia en España ha caído más de 20 puntos en los últimos doce años, según el Centro de Investigaciones Sociológicas, basándose en los datos de “Focus on Spanish Society”.

Dicho de otra manera, en este 2015 seis de cada diez españoles prefieren ser asalariados frente al 37% de los que elegirían ser autónomos. En 2002, la tendencia era la inversa, hasta el 61% de los trabajadores como primera opción hubieran preferido el  autoempleo, y los que querían ser asalariados eran un 33%.

Estos investigadores no han sido los únicos en detectar esta tendencia, también, lo ha hecho la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).Sus datos lo han recogido la prensa especializada. Aseguran que entre 2009 y 2012 el deseo de ser autónomo cayó en seis puntos. Del 40,4% se pasó al 34,7%. Una bajada que se explicaría por la incertidumbre económica y la falta de incentivos que se da a este grupo de valientes.

Hasta aquí, la preferencia de los españoles, conscientes de que por muchas campañas institucionales que se hagan, la realidad es que trabajar por cuenta propia es una aventura que te puede costar tu tiempo y tu dinero, y no siempre estás en disposición de perderlos.

Desde las administraciones, en verdad, no dan nada. La Ley del Emprendedor se quedó corta, como tantas otras ayudas que se prometen. Los requisitos son tales que al final casi nadie las percibe. Por ejemplo, el paro de este colectivo, sólo lo  cobra un 36,4% de los trabajadores que lo solicitan. Según los datos de EFE, de las 3.997 solicitudes únicamente 1.456 fueron admitidas, es decir, una de cada tres.

Eso sí, hay que reconocerlo, han sido muchos los esfuerzos que se han realizado desde los distintos  Gobiernos para que los parados se animasen a darse de alta de autónomo. De esta manera buscaban desinflar el abultado número de desempleados. Si no hay trabajo en las empresas, te lo puedes crear tú mismo. Aunque, luego no te diera para  vivir y tus deudas fueran creciendo. En vez de mejorar tu situación personal, corres el riesgo de empeorarla. Y luego, la pregunta latente, te das de alta como autónomo y ahora qué.

La respuesta a esta cuestión la han tenido clara miles de españoles, nada. Te quedas sin subsidio y posiblemente sin ahorros. A tenor de esta contundente bajada en ese dato de preferencia por el  trabajo autónomo. Está claro que  los  mensajes  intencionados de la administraciones no han calado.

Pero, veamos con números reales, y no con estudios estadísticos, qué  ha ocurrido durante estos años de crisis. Comparemos si ha crecido o no el número de nuevos autónomos en España.

Evolución del número de autónomos, según datos del Ministerio de Empleo

El último dato del número de autónomos afiliados a la Seguridad Social corresponde a este pasado mes de noviembre de 2015, 3.166.912 según el Ministerio de Empleo. Representan un porcentaje del 13,82% sobre la población en edad de trabajar en España, si tomamos como referencia las cifras de la Unión Europea del tercer trimestre el año.

Si echamos la vista atrás, en junio de 2014,  eran 3.115.747 personas inscritas el Régimen Especial de Trabajadores Autónomo. Y en enero de  2013 rozaban ya esta misma cantidad. Ese es el punto de inflexión, puesto que de superar en 2008 los 3.4000.000 trabajadores no asalariados conformen pasaban los meses, cada vez quedaban menos autónomos, hasta perder en unos cinco años unos 300.000.

Fuente: Estadísticas del Ministerio de Empleo y de la Seguridad Social

Y un dato más, tan sólo unos 35.000 parados ha solicitado cobrar su prestación para convertirse en autónomos o montar una cooperativa

Según la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos en los diez primeros meses de 2015,  unos 35.591 desempleados con prestación decidieron capitalizarla, es decir, darse de alta como autónomo y que su dinero sirva para pagar las cuotas de la Seguridad  Social durante un tiempo.  Lo cual es un indicativo, porque en octubre del pasado año, los que cobraban algún tipo de subsidio sin contar las ayudas al sector agrario eran 2.015.975, según datos oficiales. Lo que representaría que esta opción, a modo estimativo,  tan sólo la eligen un 1,76% de los que podrían tener derecho.

Por lo que visto lo visto, está claro que los españoles no se creen las milongas de las ayudas del autoempleo, y somos muy conscientes de lo difícil que es emprender un sueño.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies