Sanders y Clinton, la cruda realidad

Por Alfilo de la Brecha @lfilodelabrecha

En EEUU llevan un año y medio de campaña electoral. 27 millones de personas han votado ya sea en primarias o caucus. La gente ha sido encuestada, se ha manifestado por un candidato, se han tatuado candidatos, se han afeitado filigranas en la cabeza con el nombre del candidato, o incluso le han puesto el nombre de un candidato a su bebe. No se puede negar que la población norteamericana está implicada en la selección de sus candidatos presidenciales.

En el partido republicano, la derecha, ya está todo finiquitado. Donald Trump será el líder republicano. Toda la gente que votó o se postuló en otras posiciones, ya está cambiando de parecer, o quedándose fuera de la línea oficialista. Es el momento de “cerrar filas”. Gente que había demonizado a Trump ahora le ríen las gracias, dicen que parece más presidencial, etc… cualquier excusa es buena. El argumento siempre el mismo: “así de cerca no parece tan malo como lo pintaba yo ayer”.

Del “speaker of the house” (el cargo electo republicano mas alto) a los “barones republicanos” (no se llaman así, pero tienen el mismo poder en el partido que los barones del PSOE), todos afirman que votarán a Trump, aunque van “a buscar compromisos de estabilidad” en sus políticas… Excepto la familia Bush, que no quiere saber nada de Donald. ¿Cuál es el motivo de ese cambio de parecer generalizado? ¿Acaso Donald Trump les puede echar? No, su cambio de parecer no es por temor a perder sus sillas. Aunque quizá si haya un poco de mantener el establishment, la verdad es que Donald Trump sí ha dado un giro de 180 grados. En un tema sensible.

Sanders-Clinton

COGER DINERO AJENO
Antes, Donald Trump se negaba a coger dinero ajeno, y decía que eso le ataría a la gente, que es lo que odiaba de los políticos, que si llegaba a presidente quería hacer lo que creyera correcto. Teniendo en cuenta que el tío es un loco racista y egocéntrico quizá no sea tan malo que “Donald Trump haya perdido sus principios”. Pero bueno, queda latente la conversión de “outsider” a “parte de la casta” que antes criticaba. Es decir: presuntamente no necesita su dinero, pero lo coge para “estar en deuda” con los lobbies de poder que defienden los intereses republicanos y de esa manera ha conseguido que los demás le apoyen y cierren filas en torno a él.

Por otro lado, y aquí está la miga del pastel, está el partido demócrata. Se acercan las elecciones y aún no hay un candidato demócrata establecido. Esto a muchos demócratas les parece peligroso. Ya sé que son en noviembre, pero teniendo en cuenta que llevan dos años de campaña y aún no saben nada seguro, les queda poco.
El establishment está intentando cerrar filas en torno a Hillary Clinton y muchos incluso dan por hecho que va a ser la candidata. Es cierto, estadísticamente, el puesto se podría decir que es suyo. La otra vez contra Obama estaba mas o menos en la misma tesitura. Que poca memoria tiene la gente.

Bernie Sanders lo tiene crudo. Se hablaba de que tendría alguna posibilidad si ganaba las últimas cinco primarias y la racha le haría parecer un candidato afincado… pero perdió en Oregón, lo que matemáticamente le dejaba en imposibilidad de sumar los delegados que necesitaba. Pero Bernie Sanders no se ha salido de la carrera presidencial. ¿Por qué? Si en teoría ya no tiene posibilidades ¿verdad? Pues el motivo de que no se haya salido es porque aún las tiene. Aunque matemáticamente y por delegados no sume, las elecciones norteamericanas no son 100% democráticas. Los 27 millones de personas que han votado a las primarias de las bases, para la gente de la élite de los partidos, no es más que un sondeo de preferencias, el voto real a los candidatos lo tienen los delegados. Algunos han admitido que la participación de la gente internamente no es lo único que les preocupa a los delegados, también su posición y porcentajes frente al candidato presidencial rival. Ejemplo es el hecho de que según las encuestas, en el Estado de Nevada, Sanders ganaría a Trump pero no Hillary, podría motivar a los delegados ganados por Hillary a votar a Sanders sin dudarlo un segundo y decidiéndolo en el último segundo. Y viceversa si hubiese pasado lo opuesto en Nevada. O el caso de Washington, donde los delegados llevan decididos meses y las primarias aún no han sido. Cada Estado es un mundo con respecto a lo que puede pasar. Por ejemplo, en los Estados donde se hacen caucus, en el caucus no solo se vota, sino se grita, se rompen los limites de lo vecinalmente afable y correcto, se manipula… Me acuerdo de una noticia que decía que Ben Carson había perdido todos sus votos en un caucus por irse un momento a cambiarse de camisa, porque los de un candidato rival habían convencido a los suyos de que acababa de abandonar la campaña (vaya trola). Ben Carson podría ser ahora el vicepresidente de Trump.

Y bueno hay campañas electorales con sus subidas y sus bajadas. En lo que va de año Carly Fiorina, la única otra mujer aparte de Clinton en esta campaña electoral, se ha caído tres veces de la carrera presidencial. Primero se presentó de candidata y lo dejó. Luego Ted Cruz hizo un “bold move” (un locurón) y la nombró vicepresidenta si ganaba (vendió la piel del oso antes de cazarlo y perdió el oso) y la tercera vez fue en una presentación de Ted Cruz, que se cayó literalmente, desapareció de plano.

Pero volvamos a los demócratas. ¿Es posible que Sanders pudiese hacerse con la candidatura? A ver, no nos engañemos, si la cosa fuera justa, las bases han votado a Hillary. Pero el hecho de que Sanders pueda presentarse como candidato independiente si así lo decide y Hillary no, y el hecho de que muchos de sus votantes son exclusivamente suyos, son aspectos que juegan a su favor.
Por el contrario Hillary cuenta con el establishment que inclina la balanza a su favor siempre que puede. hubo un escándalo hace poco que a pesar de Sanders haber ganado en un Estado, a la hora de los delegados le han tocado menos que a Hillary y no se ha podido demostrar judicialmente que hubo tongo. ¡VAMOS!.

El caso es que lo de los delegados, superdelegados y tal es un poco raro. Ya no solo porque puedan cambiar de opinión, es que muchos se presentan sin decir a quién vas a votar. Es como si votando a Eurovisión luego te apareciese “el televoto”… oh wait!.
Mejor otro ejemplo. Es como si para votar en la final de Gran Hermano entre Zutanito y Menganito, tuvieras que mandar un mensaje y tus opciones fueran Paul y Steve, dos jóvenes que desconoces, y el que gane en los mensajes de Paul o Steve va a decidir quién gana Gran Hermano, y no sabes antes de votar lo que van a votar ellos. Es absurdo. Por eso no está acabada la campaña para Sanders… Porque todavía puede convencer delegados y superdelegados.

¿Y cuál es el problema para Sanders? Pues la cruda realidad. Su problema es que su mensaje era bueno para las masas, era bueno para las clases mas bajas pero empáticas de la sociedad americana, aunque solo a los inscritos en el partido demócrata claro. Digamos una clase baja pero con estudios e interés participativo en política. Y jóvenes. Su mensaje ha convencido a ese filón de gente. Sanders es bueno convenciendo jóvenes, pero los delegados y superdelegados no son jóvenes y muchos ni son pobres. Son el establishment, ese que estaba en torno a Hillary desde el principio y claro, muchos de esos ya han admitido públicamente que pasase lo que pasase en las primarias, eso era para ellos como un sondeo, que ellos tenían la última palabra. Pero eso lo decían cuando Sanders tenia posibilidades, cuando perdió en Oregón se han vuelto muy democráticos de repente.

¿Pero entonces por qué no se sale Sanders de la campaña? Si Sanders consigue alrededor de un 30% de los delegados, podría asegurar un puesto importante en la candidatura, una “fagocitación concertada”. Bernie podría, en el último momento, negociar con Hillary, apoyarla e ir juntos por la unión de los demócratas. Y Hillary aceptaría para que los votantes jóvenes no abandonen. En este caso solo perderían el voto de los mas radicales, es decir, de aquellos jóvenes que pensasen que Sanders “se ha vendido” y obten por el abstencionismo. La cosa es que muchos votantes de Sanders han dicho que si Sanders abandonaba, votarian a Trump. Eso sí que convencería rápido a Hillary para nombrarle vicepresidente, creedme. A mí me parece rarísimo, es como si aquí alguien dice: “Si Alberto Garzón no se presenta, yo voto a VOX”…

Hay gente que ya veía desde el principio una candidatura Hillary y Sanders unidos. Incluso antes de salir Trump. Incluso decían que Trump es un infiltrado de los demócratas pactado con Hillary para asegurarle la presidencia a Hillary. Pero claro, yo no creo en las conspiraciones illuminati. Aunque no puedo negar que sea curioso que todo lo que dijeron se vaya cumpliendo… Asi que ¿por que no?. ¡Oh! ¡un triangulo! ¡illuminatis!
Quizá la única novedad no “pactada” de antemano sea que Sanders ha estirado del barco demócrata hacia la izquierda. Sanders ha sido como Podemos para el PSOE preelectoralmente en 2015. Es decir, Sanders ha hecho que Hillary cambie su discurso, lo rejuvenezca y lo humanice. Y se aleje todo lo posible de los bancos.
Pero está claro que tanto Hillary como el PSOE no estan en su posición natural.
A Hillary se le nota como un deje robotico cuando intenta acercarse a los jóvenes. Planificar. Planificar. Plani-ficarrr.
Si la opción es un gobierno de Trump o un gobierno de Clinton-Sanders, está claro cual prefiero yo, pero con los americanos podríamos llevarnos una sorpresa. ¡Qué diablos!, nos la podríamos llevar todavía en las candidaturas presidenciales, porque si les da la gana a los superdelegados, si se ponen de acuerdo, podríamos tener de aquí a un mes unas elecciones George Clooney versus Brad Pitt. Claro, la probabilidad de que eso pase es casi nula, ¡pero todo es posible!

2 thoughts on “Sanders y Clinton, la cruda realidad

  • 24/05/2016 at 4:12 pm
    Permalink

    Sanders no perdio en Oregon gano 56% a 44%

    Reply
    • 24/05/2016 at 5:49 pm
      Permalink

      Ese es el porcentaje en el “early vote”, al final en el percentil definitivo, se han sumado mas delegados para Hillary que para Bernie. Que lo mencioné después sin dar el nombre del Estado, pero era para ver si estabais atentos… jajajajja

      Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies