Poesía política | Rivera y Sánchez (O la historia de una naranja y su flor marchita)

Por Javier DG @olduvay22

1

 

Grisácea línea resplandece esta mañana ante mis ojos.

Junto a la ventana,

mientras sucumbo  al reclamo de un desayuno Continental

y aún adormilado junto al zumo de naranja,

veo pasos de un grupo homogéneo escalar por Neptuno

y flotar por la Carrera de San Jerónimo

hacia un destino tejido a escondidas, en la madrugada.

 

Junto a la pereza por nacer de un sol todavía dormido,

oscilan palabras de colores entre el rojo y el naranja,

entre un revuelo de letras vanas urdidas en contradicción

junto a una rosa de muerte temprana.

 

Es hora de escuchar al gran Oráculo:

fue José Oliu quien habló de purgar en un aseo

cualquier soplo de una rejuvenecida política y

llegada la hora, montar la ofensiva junto a Villar Mir

como el plan perfecto para enfangar la democracia.

 

Sí.

Puedo afirmar sin atisbo de duda que ésta,

es mi España.

 

Pero discrepo de la maleta que se llena en mi país

con sangre de clase obrera y

el vaciado de la bolsa común con tarjetas opacas

y el reflotar de encuestas cocinadas en el barrio de Salamanca.

Reniego de pasaportes. Tarjetas de extranjería.

Niego la razón a personas de dimensión plana

que desde la cúspide de un Presbiterio

anuncian a quien la ofrece, que la dignidad mata.

 

Ciudadanos de la rosa, Ciudadanos

que echan el lazo a una flor marchita.

Ciudadanos  nacidos a rebufo

del patriotismo constitucional aznarista.

Ciudadanos, al fin, creadores de un pacto nocturno

elaborado con dinamita y firmado en la alcoba

del abrazo,

donde los visillos color morado se excluyen

por orden del Oráculo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies