Rivera ha perdido su GPS | Fallo de sistema

Por Filosofía Perdida @FiloPolitics


Antes de comenzar a hablar de Ciudadanos y su cada vez más apagado líder, quisiera comenzar con una historia que he recordado recientemente. En el año 1996, cuando llevábamos más de una década de gobierno ininterrumpido de Felipe González, que tras la fiesta de 1992 llevaba una legislatura gobernando sin mayoría absoluta gracias al apoyo de Convergència i Unió, afrontamos unas elecciones. Antes de que se celebrara la convocatoria a las urnas, un PSOE con inagotables casos de corrupción, se hallaba tan perdido de cara a afrontar los comicios, que se sometió a la disyuntiva entre dos lemas de campaña: “España en positivo” y “España en negativo”. El primer lema ganó al segundo, y procedieron a una publicidad donde, tras la pérdida de brillo, de ideas y de proyecto nuevo, solo quedaba mirar todo lo bueno que se había hecho, mientras se señalaban los males de la derecha, a quien se caricaturizaba con un doberman en blanco y negro ladrando, una música tétrica, títeres y una tormenta con un ruido de fondo que auguraba el Apocalipsis, mientras se intercalaban esas imágenes con las de familias felices, trabajadores sonrientes e intercambios de rosas para que nos creyésemos que estábamos muy bien.

Naranjito mal
Ilustración de Javier F. Ferrero @SrPotatus

Lo que ocurrió lo sabemos de sobra: las elecciones del 96 serán recordadas por la mayoría como las primeras que ganó Aznar, aunque los analistas siempre dicen (con acierto) que las perdió Felipe González. Tras varios comicios en sensible retroceso, Felipe González dejó el testigo a un Aznar que tuvo que gobernar con el apoyo de los mismos nacionalistas que tres años antes dieron el poder a González. Lo curioso de esa campaña es que el PSOE ya no era capaz de ilusionar o de motivar votantes, y se limitaba a intimidar y promover el miedo entre los que le quedaban, para que dejaran de írsele a la competencia, mientras la gente izquierdas optaba por Izquierda Unida, con la invención de “la pinza” hacían que el cambio a la izquierda real se diese más con cuentagotas que de manera masiva, la gente carente de ideología, llamada mayoría silenciosa, iba a votar al PP. De todo lo anterior saqué dos conclusiones: la primera es que cuando un partido se queda sin ideas, recurre a despreciar a los demás, quizás por eso llevamos dos décadas del famoso “y tú más”; la segunda conclusión que saqué es que un partido bisagra puede pactar con unos u otros, siempre que se lo pidan, como así acabó siendo con la derecha catalana para que Aznar ocupara la Moncloa.

Recientemente el partido Ciudadanos parece ir desinflándose sin que el peso de una legislatura al lado de Pedro Sánchez parezca ser la única causa de tamaña pérdida de apoyos y, si bien resulta inevitable pensar que volverán a bajar del resultado ya de por sí bajo que dan las encuestas, el partido naranja emprende la nueva campaña desde el principio con estrategia diferente, que no por ello nueva. Quizás su debilidad tenga que ver con que, deseando situarse en el ámbito de voto del partido Whig anglosajón, se ha consolidado como un garante del bipartidismo, con poca frescura que aportar, económicamente a la derecha del PP y socialmente entre PP y PSOE. ¿Qué va a aportar quien solo ha venido pidiendo la gran coalición, la unión del PP y del PSOE y se ofrece como simple negociador o intermediario para el matrimonio del bipartidismo al que decían venir a quitar?

Tras una visita del líder a Venezuela que ya comenté cuando se produjo, la formación naranja saca un vídeo donde, sin repetir el formato de 1996 del PSOE, sí muestra los mismos síntomas de debilidad del partido de Felipe González, con la diferencia de no haber llegado al poder en el estado, ni haber llegado a tener los casos de corrupción que tuvo el PSOE, pues los casos de corrupción en C´s parecen ser por el momento menores y con muy poco eco mediático. Rivera no solo parece un expresidente como González o ZP visitando Venezuela, también lo parece en dar muchos consejos a diversos partidos, pero tener pocos para su propia formación; la repetición de consignas cada vez más pobres, recuerdan al “que vienen los rojos” que llegaron a usar los exfalangistas de UCD para intimidar a los votantes del PSOE, o el “que viene la derecha” que usaba Felipe González para que Julio Anguita no le quitara votos al PSOE de la OTAN y los abrazos con Reagan y Thatcher.

El mencionado vídeo del que hablo, no termino de entender si es para atraer votantes o más bien para contenerlos; en cualquiera de los casos, trata como tont@s a sus futuros votantes, con clichés infantiles, estereotipos hiperbólicos y búsqueda de un cuadro que, sin terminar de resultar creíble como una obra de teatro de mala calidad, sí consigue desatar un malestar en internet, hasta el punto que la formación ha tenido que censurar los comentario en su contra y quitar el recuento de valoraciones positivas y negativas por el mal resultado que arrojaba.

Si el vídeo del PSOE de 1996 ponía a un Aznar caricaturizado y negativo, que poco a poco iba ganando más apoyos y acercándose a ganarles las elecciones, el vídeo del partido naranja crea a un personaje con rasgos muy parecidos a Pablo Iglesias (barba, coleta, gestos, vestido de forma desenfadada y con una mirada similar). El personaje del vídeo encarna todos los vicios posibles con los que luego se quiere ridiculizar una frase que ha podido oírse en más de un mitin de Podemos: “el poder para la gente”, algo que podríamos traducir al griego por “Democracia” de Demos= pueblo y Cracia= poder, pero que el partido naranja teme porque en realidad, donde esté la dictadura del mercado trayendo paz y estabilidad, que se quiten las personas decidiendo en su país.

El vídeo calza su mensaje en el discurso de un hombre mayor, pero no anciano, que después de oír a Rivera dice que es el mejor porque “no vende humo y es humilde”. Parece ser que ese será el mantra que nos repetirán hasta la saciedad, porque Rivera ya ha acusado dos días a varios partidos de vender humo. Un humo del que se podría acusar a él, que vende superar al bipartidismo y solo lo afianza, que vende regeneración y no paran de sacarle corruptelas en su partido, que vende cambio y solo es capaz de mantener a los que ya se encontraban en el poder, y sobretodo, que vende progreso y en realidad la única idea que deja clara en todo este tiempo es que no gobierne Podemos. Por no hablar de la “humildad” de creerse superior al proyecto de Podemos, pero no ser capaz de afrontar una idea coherente que pueda aparecer como algo bueno para la gente.

El partido Whig español parece empeñado en dar dos consignas para contener los votantes que se están volviendo al PP: “es tiempo de diálogo” y “es tiempo de cambio”. Si Cambio es la palabra mágica de la campaña de todo partido que no está en el poder, desde que el PSOE la usó en 1982, en una campaña tan polarizada que Ciudadanos se va a Venezuela a atraer al votante anti-Podemos, parece con pocas ganas de diálogo si caricaturiza a uno de los rivales, a no ser que, como bien sospechamos, el diálogo al que se refiere es que todos los partidos con un mismo proyecto económico y social, aparquen sus escasas diferencias y construyan juntos la unidad que ya pidió Rajoy a Sánchez. Quizás por ello el partido ha sido todo fuegos artificiales que se quedan, estos sí, en humo y restos de cohetes, pues el cambio de Andalucía, Murcia, La Rioja, Madrid y todas las comunidades autónomas donde han sido decisivos, es que sigan los que estaban, así como el diálogo es para consolidar a quien ya está, con lo que el país para votar eso, votaría directamente al bipartidismo.

Como el partido de Felipe González, poco más hay que aportar, las frases bonitas y sonrisas tienen muy poco detrás: un proyecto que nace caducado y que, para proponerse, tiene que recurrir a la maldad de la competencia (el “y tú más”) que apela al miedo y al asco del contrario (como el que el vídeo proyecta sobre el personaje de la coleta), por la propia incapacidad de ilusionar y comprometer, por la nula posibilidad de explicar que el “más de lo mismo” sea algo nuevo y bueno.

vieja-politica-nueva-politica
Ilustración de Javirroyo @Javirroyo

Si al pacto con el PSOE de gobierno, que pasa a ser pacto de no agresión en esta campaña electoral, solo queda añadir al PP, a quien Ciudadanos está imitando descaradamente con escaso resultado, queda preguntarle al votante de la formación si es tan tonto como pretenden tratarlo los naranjas. ¿Qué va a aportar contra el bipartidismo quien solo tiene de lema “Podemos es malo”? ¿Qué novedad trae quien solo quiere blindar lo de siempre? ¿Qué diálogo es oponerse a una formación y escuchar solo a quien está dispuesto a oponerse igualmente? Sería bueno que este fuera un tiempo de diálogo, y no de vender humo como lleva haciendo Ciudadanos desde que dio su segundo salto a la política estatal (el salto de 2008 no obtuvo ningún buen resultado). Lo cierto es que si lo que vemos en este vídeo es todo lo que va a ofrecernos Rivera, más vale que el dinero de esta campaña se lo ahorrasen, como tanto dijo C’s que debían hacer, porque para oír insultos simples de rivales mejor preparados, ya tenemos la hemeroteca de Rafael Hernando y Martínez Pujalte, intentando tapar su incompetencia con ridículas comparecencias demonizando a un rival que no solo les supera, sino que está a un nivel muy superior de distancia.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies