El rico condena al pobre

Por Jacinto Domínguez @FloresDeAcero


1º parte: Principios básicos del capitalismo

2º parte: El valor del trabajo

3º parte: Diferencias económicas

4º parte: El precio del producto

5º parte: Adulteración de valores

6º parte: La tecnología: premio o condena


Vemos cómo se redistribuye el VT entre las mercancías, los capitalistas venden las suyas lo más altas que el consumidor esté dispuesto a pagar, y el trabajador vende su mercancía (fuerza de trabajo) lo más bajo que esté dispuesto a aceptar. El esfuerzo, técnica y desgaste que le da el verdadero valor a la mercancía carece de importancia. También vamos viendo cómo para tener una mayor proporción del VT, por lo tanto dinero, otro tiene que dejar de ganarlo por otro lado. El 1% de la población tiene la misma riqueza que el 99% restante en la actualidad, y a este paso tendrá incluso más.

sobre-un-banco

La Tierra, junto con nuestros avances tecnológicos, tiene la capacidad de sostener a toda la población mundial, y no sólo darle una subsistencia, también una vida digna, según los avances de cada época, variará los requisitos para tenerla, ya que no se considera lo mismo tener una vida digna ahora que hace sesenta años. El problema de la falta de un reparto equitativo viene de que los capitalistas con más dinero controlan el mercado, y usan ese control para tener cada vez más proporción del VT, aunque todas esas ganancias no puedan disfrutarlas, ya que es demasiado dinero para usarlo en su propio consumo, las utilizan en acumular más capital y centralizarlo, por el afán del capitalista de competir, dicha competición es obligada en un sistema donde quien no compite, quien no se aprovecha en exceso de los trabajadores y, en muchas ocasiones, de los consumidores, se ve condenado a desaparecer siendo devorado por los capitalistas que han conseguido que sus empresas, al crecer en gran dimensión, puedan pagar poco, vender barato y llevarse una gran plusvalía y por lo tanto gran parte del VT, es decir, por las empresas que sí están dispuestas a aprovecharse de trabajadores y consumidores. El empresario que empieza con un capital inicial bajo, apenas puede competir, por eso cuando una nueva empresa entra en el mercado y compite a gran escala, es porque su capital viene de otras empresas, bancos o incluso gobiernos (en algunos casos, estos últimos para evitar el monopolio), por eso vemos que muchas empresas pertenecen a otras a su vez, como Fanta o Trina que pertenecen a Coca-cola por ejemplo. De tal forma que el obrero nunca, o al menos, rara vez pueda entrar en la competición de capitales, pero en caso de que un obrero llegara a ello, no quitaría que estuviera igual de mal dichas acciones de apropiarse del trabajo ajeno, al igual que un esclavista no sería menos malo si antes de ello hubiera sido esclavo. Pero de todas formas, se empeñan a vendernos que hacen un gran esfuerzo, de ahí su riqueza, cuando en realidad el esfuerzo y el desgaste viene de los trabajadores, por eso nunca verás la necesidad de un capitalista en jubilarse, porque nunca ha trabajado y sigue sin hacerlo.

Algunos tergiversan estas diferencias para defender el liberalismo económico utilizando como argumento que los países capitalistas occidentales son desarrollados por ese liberalismo, y tienen razón, pero no como algo positivo, ya que los países subdesarrollados están en el mismo sistema liberal, y son las victimas y fuente de riqueza de estos países occidentales ricos. Por lo tanto estos países liberales, lo son a perjuicio de los países pobres.

 

captura

 

Vemos como los países industrializados son los que están en la cima en desarrollo humano, mientras que los productores de materias prima están muy lejos de éstos. Y es que no es casualidad que en los países donde acaban los productos, después de haber sido elaborados tras diversos procesos por mano de obra barata hasta llegar a ser bienes de consumo, sean los países ricos (van acumulando el % de VT que no se paga a las manos de obra que intervienen en el proceso). Y que los países donde producen las materias primas iniciales para exportarlas para su elaboración, y no se benefician de otras manos de obra, sean los países más pobres. Por lo que abogar por que el liberalismo es la mayor fuente de riqueza es un error porque habría que decir que también es la mayor fuente de pobreza y miseria, y que la riqueza la acumula en una escasa minoría condenando a la gran mayoría. Pero como ya hemos visto la riqueza, es decir el VT, la generan los trabajadores con su fuerza de trabajo generando trabajos útiles.

One thought on “El rico condena al pobre

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies