Restitución y reconstitución

Por Joaquín Isaac


Ante la inminente formación de un nuevo gobierno después de las pasadas elecciones del 20D, o en su defecto con la convocatoria de otras nuevas elecciones generales, nos encontramos en un paréntesis que se alarga ya un par de meses, pues parece resultar difícil para los encargados de tomar esas decisiones, la interpretación de los resultados obtenidos el día del voto, y le resulta difícil porque no consiguen llegar a la comprensión de la petición del pueblo con su voz y creo que esa petición tan extraña para algunos, es muy clara para la mayoría resumiéndose en dos palabras: restituir y reconstituir.

La definición de restituir es clara y precisa, devolver o dar una cosa a quien la poseía antes, o reponer, volver a poner una cosa en el estado que tenía antes, en resumen devolver al pueblo la dignidad que tenía o supuestamente debía tener, dirigida a la totalidad o a parte, como por ejemplo a personas sencillas y comunes, a parados, a trabajadores, a pensionistas a gente sin recursos, a enfermos, a discapacitados y a otros colectivos vulnerables, que son en realidad los pagadores de una supuesta crisis económica que en realidad no ha sido mas que una gran estafa, un robo en toda regla. La definición de estafa también es meridianamente clara y se resume en: engaño producido con fines de lucro, y el lucro es la ganancia o provecho que se obtiene de una actividad o negocio, aquí por lo visto y padecido, dicha actividad o negocio ha sido durante décadas la política organizada de forma tal que ha utilizado la gran maquinaria del estado para, a través de las administraciones públicas, montar un suculento negocio con ánimo de lucro, dirigido al mantenimiento y subvención de partidos políticos y al enriquecimiento personal de individuos y familias a través de estas mismas prácticas delictivas, bien pues aquí la restitución debe ir dirigida a devolver el estado a su legítimo dueño, el pueblo, puesto que es el pagador y mantenedor del mismo.

Después de que esta premisa se haya cumplido, la segunda a realizar es la reconstitución o dicho de otra forma volver a constituir una cosa, devolver a un organismo su salud o fortaleza, en este caso es devolver al enfermo la fortaleza de la que carece por dicha enfermedad y el nombre de esa patología es corrupción. La reconstitución debe iniciarse rápidamente en el momento en que se consiga la restitución o devolución de lo que ha sido usurpado, tanto físicamente como moralmente.

Hay que descolgar ese cuadro de la pared y sacarlo de su bonito marco y comenzar a leer por donde pone Constitución Española, pasar directamente al artículo primero y a partir de ahí, revisar y recomponer todos los demás, hasta que quede totalmente claro que ese papel bautizado con el pomposo nombre de Carta Magna, debe ser de obligado cumplimiento desde el primero hasta el último de sus párrafos.

Si estas dos cuestiones no se tienen en cuenta a la hora de formase y comenzar a actuar del nuevo gobierno, volveremos irremediablemente a un nuevo modelo de estado fallido y a una sociedad igualmente rota, siendo recomendable también seguir el orden en el que están expresados aquí, primero restituir y después reconstituir, porque en este caso el orden de los factores si altera el producto.

Solo una última reflexión, cuando nos vuelvan a decir que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, antes de creerlo, deberíamos meditarlo y concluir que las únicas posibilidades en las que no hemos excedido, han sido en permitir todo esto.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies