Respuesta pública a Juan Manuel López Zafra | ¡Levántate y piensa!

El economista Juan Manuel López Zafra, escribió ayer en su sección en El Confidencial un artículo indignante e insultante para los votantes de este país. De forma sibilina y torticera, manipula la reciente historia de España para arrogarse los méritos de una Transición que tanta sangre y sufrimiento nos ha costado a todos. No es nada nuevo que un economista nos quiera dar lecciones de ética y de política, este país tiene tantos predicadores economistas como entrenadores de fútbol, pero lo que sí es novedoso es disfrazarse de liberal para reclamar el voto al PP, haciendo un sacrificio patriótico que debería valerle, como mínimo, el Toisón de Oro. Vean si no.

Este tweet, como carta de presentación, ya dice bastante de por dónde van los tiros de su soflama, pero entremos en harina para analizar lo que dice.

“Tras un agotador proceso electoral que empezó con las elecciones catalanas de septiembre, con unas elecciones generales en diciembre que no han hecho sino visualizar la polarización extrema a la que las aventuras de José Luis “apoyaré la reforma del Estatuto que apruebe el Parlamento catalán” Rodríguez Zapatero han llevado a este país, los ciudadanos nos enfrentamos a una nueva versión de esta carísima fiesta de la democracia este próximo domingo, a la que somos habitualmente invitados al tiempo que se nos exige pagar el convite.”

Exacto señor Zafra. La culpa de que votemos de nuevo el 26 de junio la tiene Zapatero. El derroche y la irresponsabilidad del señor Aznar que nos puso en el punto de mira del fanatismo islámico, o el empobrecimiento del país que ha generado el gobierno de Rajoy, no tienen ninguna responsabilidad.

“Nunca en la historia de nuestro país ha habido un período de crecimiento económico, de afloramiento de derechos civiles y de consolidación de las libertades tan importante como el de nuestra democracia, y más en concreto estos últimos 34 años de denostado bipartidismo. Los que hoy denuncian los terribles males de nuestra democracia son quienes más han disfrutado de los derechos que nuestros padres consolidaron en la transición; cierto es que muchos de los suyos callaron durante el franquismo, como tantos otros; no les culpo.”

“Pero quiero recordarles que al franquismo no se le derrotó en 2016, desde las aulas de Políticas de la Complutense, no. Al franquismo lo derrotaron la muerte del dictador en última instancia, y la cárcel y las deportaciones y la condena al ostracismo interior de muchos que hoy son tachados de fascistas por los iluminados que pretenden hacernos vernos la luz. Si a algunos no les hubiesen partido literalmente la cara desde finales de los sesenta, en las revueltas universitarias de Madrid, por ejemplo, hoy posiblemente no podrían acusar de régimen al surgido de la transición, con esa vehemencia trufada por igual de soberbia y desconocimiento.”

Transición

Yo soy uno de los que se quejan de la situación a la que hemos llegado pero, como soy mayor que usted -afortunadamente no soy su padre- he de decirle que no permanecí callado durante el franquismo. Junto con mis padres y mi familia, combatimos la dictadura, al igual que luego combatimos la violencia de ETA. Mi familia fue perseguida y represaliada. Mi abuelo desapareció en la guerra y aún no sabemos dónde está enterrado. Otros familiares míos “tuvieron más suerte” y se vieron obligados a exiliarse fuera de España. Tras salvar el intento de golpe de Estado como pudimos, en agosto de 1981 yo tuve la oportunidad de viajar a Bolonia para unirme al I Encuentro Internacional de Jóvenes contra el Terrorismo. Viajamos unidos jóvenes socialistas, democristianos y comunistas de toda España, y allí presenciamos en directo, en primera persona, cómo los militantes del Partido Comunista Italiano salían cada noche a la Plaza Mayor de la ciudad a discutir con los militantes del Partido Radical que apoyaban la violencia de las Brigadas Rojas. Nunca olvidaré que cada militante del PCI se hacía rodear de un mínimo de media docena de radicales para enfrentarse dialécticamente con todos a la vez. Se formaban multitud de corros de 1 contra 6 u 8, con un par. Me dejó tan marcado que, cuando regresé a casa, decidí entrar siempre que me fuera posible a una herriko taberna para enfrentarme a los violentos de Herri Batasuna. No sabe usted qué grata experiencia es esa de que te amenacen de muerte una y otra vez, debería haberla vivido para hablar con conocimiento de causa. Así que, lecciones de valentía, las justas.

Al franquismo se le derrotó con una sufrida resistencia interna, con una lucha sorda de años, y, cuando llegó el momento, recibiendo hostias a mansalva de los grises por manifestarnos en la calle reclamando democracia y libertad. Disculpe señor Zafra, pero la cobardía no es algo que pueda usted reprochar a la izquierda española, en todo caso, es patrimonio de quienes se refugian en las redes sociales autoproclamándose liberales para insultar a los comunistas que, con su sangre y su esfuerzo, consiguieron que personajes como usted hoy en día les tachen de dictadores y asesinos libremente.

Por vez primera en la historia de nuestra muy imperfecta democracia, un partido nacido del odio tiene posibilidades reales de alcanzar el poder mediante coalición con uno de los contendientes. Nacido del odio, sí, pues debemos recordar las reiteradas apelaciones a que “el miedo cambie de bando” lanzadas tanto por la desaparecida Izquierda Unida, hace ahora cuatro años, o como por Pablo Iglesias en su proclamación como Secretario General de Podemos en noviembre de 2014.

Podemos no nació del odio señor Zafra, no tergiverse que no somos tan tontos: Podemos fue el fruto de la indignación de un país ante el expolio y saqueo reiterado del dinero público por quienes se han venido alternando en el poder cómodamente. Podemos fue el fruto de la imposibilidad de encontrar un trabajo en este país. Podemos fue el fruto de la depresión de caballo en que nos metieron las políticas económicas de aquellos para quien usted reclama el voto hoy en día. Podemos fue el fruto de los desahucios, de los despidos y de la pobreza que nos asfixia desde hace ya 8 años, y que a día de hoy continúa creciendo.

“Un partido político en el que sus dirigentes citan a Lenin sin rubor alguno (Íñigo Errejón en Twitter el 7 de junio de 2013, borrado ya de su TL pero preventivamente capturado, como podemos observar debajo); un partido en el que uno de sus fundadores, envalentonado por las masas, proclama su defensa de una democracia en la que los jueces arden en deseos de recibir órdenes del Ejecutivo, como puede verse en este vídeo; un partido en el que sus dirigentes abogan por la limitación de la libertad de expresión mediante el control público de los medios de comunicación; un partido político cuyos dirigentes defienden un concepto autárquico de patria coincidente con el de José Antonio Primo de Rivera en su discurso de 29 de octubre de 1933 en el Teatro de la Comedia, durante la fundación de la Falange; un partido en el que sus dirigentes apoyaron a un Tsipras que ha llevado a Grecia a la peor situación de su historia reciente; un partido en el que su principal líder declara que “para gobernar no soy comunista”, mientras que su conmilitón de Izquierda Unida se señala como comunista “aunque la colación no lo es”.”

Si quiere usted hablar de Lenin con conocimiento de causa, infórmese antes con rigor, le recomiendo que lea “La revolución rusa: de Lenin a Stalin, 1927-1929” (no se preocupe, el autor no era comunista), quizá así logre que su neurona mejore su rendimiento. La ruina de Grecia no la ha provocado Syriza, deje ya la demagogia barata; la ruina de Grecia la han provocado los partidos democristiano y socialista que gobernaron antes. A Syriza le ha tocado comerse el marrón que los homónimos griegos del PP, para el que usted pide el voto, han provocado.

Respecto al error del señor Monedero, es algo tan infantil que todo el mundo comprende que es fruto del clamor popular que pide cárcel para quienes se van de rositas tras haber evadido impuestos, no se esfuerce demasiado por ese camino porque le resultará contraproducente. Lo de que Podemos quiera limitar la libertad de expresión o que se les compare con Primo de Rivera, es un discurso mentiroso, chabacano, barato, de mercadillo: sospecho que es el único discurso que usted es capaz de construir.

“Es obligación de todos los que vivimos en sociedad, de todos los que pretendemos seguir criticando este sistema que acalla al individuo, de todos los que buscamos una sociedad en la que la libertad real esté presente en todas las decisiones y en la que el peso del estado se reduzca a los mínimos estrictamente necesarios, es obligación de todos nosotros votar. Votar opciones que pueden resultarnos terribles en situaciones normales pero que se muestran hoy como aceptables ante un futuro inmediato de restricción de libertades. Porque un partido que se llena la boca de socialdemocracia nórdica no absorbe a otro que sigue declarándose comunista convenciéndole de las bondades del modelo.”

Aquí quería usted llegar, señor Zafra. Toda su soflama anterior está enfocada a enarbolar el discurso del miedo, a fomentar el “guerracivilismo”. Su mensaje es el del PP y Ciudadanos en esta campaña: “o yo o el caos”. Y es que usted no teme al comunismo, señor Zafra, usted a lo que teme es a la democracia en sí misma, no hay más que ver la consideración que le merece que un político socialista llegue al poder:

La democracia no es patrimonio del liberalismo, con el que falsamente usted se identifica, la democracia es un “invento” griego que proviene aproximadamente del siglo V a. C. Democracia significa que el pueblo tenga la libertad de elegir quién le gobierna, democracia es respeto por las ideas de los demás, democracia es ejercer el poder con sentido de la responsabilidad y justicia, democracia es no criminalizar al adversario político. Y la democracia actual española fue posible, sobre todo, fruto del acuerdo que los comunistas españoles firmaron con el resto de fuerzas políticas.

Pero me temo que la democracia le viene grande a alguien que da crédito a personajes como Alfonso Ussía, Pío Moa o Hermann Tertsch.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies