República, siempre República | Especial Segunda República

Por Daniel Seijo

No resulta fácil sentarse tantos años después, aún con las heridas abiertas, para tratar la represión  de una dictadura fascista que mato a tantos españoles y esclavizo y atemorizo a la inmensa mayoría. Resulta duro pararse a pensar durante un segundo en tantas personas que todavía hoy siguen sin saber donde están sus familiares y que en el mejor de los casos, si lo saben, todavía deben consolarse con depositar flores nuevas sobre viejas fosas y cunetas, que guardan celosamente con el silencio del perdedor, heridas de un pasado que el silencio no termina de cerrar. Personas cuyo único delito fue atreverse a pensar diferente, a revelarse contra las injusticias y exigir unos derechos a los que tú y yo dedicamos breves comentarios en nuestros muros virtuales mientras nos los arrebatan. Luchas la nuestra y la de ellos, tan diferentes, tan alejadas, hasta en eso los hemos olvidado.

Españoles asesinados por una dictadura levantada sobre el odio al progreso, al laicismo, a la igualdad entre hombres y mujeres, al reconocimiento de la diversidad cultural y política de los pueblos de España cristalizada en el Frente Popular y el Front d’Esquerres. Odio profundo a las luchas obreras y a un campesinado organizado para reclamar el derecho a una tierra que su trabajo les otorgaba, en definitiva, asesinados por un odio visceral a la participación política del pueblo que hizo de la II República. Un peligroso enemigo a batir para los que todavía hoy son los poderes tradicionales de España: El ejercito, los caciques y la Iglesia.

Resulta innecesario narrar una vez más en estas líneas  el triste final de aquella esperanzadora aventura que supuso la II República para una atrasada España, después de todo quién querría intentar convencer a quienes todavía hoy ven en el golpe de estado y en la lucha fratricida, una santa cruzada o un mal ineludible. A esos que ondean viejas banderas y nuevos odios al sol intentando desmantelar a una democracia que miserablemente por complicidad los ampara, una democracia con leyes para defender al dictador y a sus cachorros, mientras persigue a quienes simplemente  señalan su odio con humor, con demasiada paciencia.

Un sistema nacido del chantaje y de la amenaza del pacto o las armas, que no reparo a las víctimas, ni condeno a los asesinos y a sus cómplices. Una democracia cimentada desde su nacimiento con franquistas convertidos de la nada, en una operación de lavado de cara institucional, en grandes demócratas. Un sistema que hizo de los Suarez, Fraga o Juan Carlos grandes figuras de nuestra política, pero que nada supo o quiso saber de los más 114.000 repúblicanos que siguen sepultados en las cunetas y fosas comunes que siembran nuestro país. Entre ellos más de 20.000 repúblicanos asesinados y enterrados en un último acto de profundo desprecio póstumo junto a su asesino en el Valle de los caídos o de los más de 400.000 presos políticos obligados a realizar trabajos forzados para el gran empresariado español. Acto con lo que Franco y el régimen pagaron la inestimable ayuda que estos aportaron a su causa, los mismos que ahora siguen ejerciendo poder y han sido los verdaderos asesinos tras la mascarada del pequeño dictador y su santa cruzada.

De esta forma huérfana de tantos que dieron la vida por ella y subyugada y atenazada por aquellos que siempre la odiaron, nació la democracia en España. No es de extrañar entonces que tantos sintamos que nuestra bandera, que nuestras instituciones, no nos representa. No cuando todavía hoy siguen manchadas de la sangre de quienes realmente dieron su vida por ella.

quién querría intentar convencer a quienes todavía hoy ven en el golpe de estado y en la lucha fratricida, una santa cruzada o un mal ineludible

Y de aquellos fangos, estos lodos. Lodos en los que nace y se desenvuelve todavía hoy la derecha española tan reacia a condenar la dictadura y la apologíade la misma, pero empeñada en condenar y humillar en el eterno olvido a aquellos que dieron su vida por un gobierno legítimo. Legítimo pese a sus falacias, pese a las campañas destinadas a intentar reescribir la historia de manera directa con la asfixia presupuestaria de la memoria histórica o de manera indirecta manteniendo vivo el recuerdo de sus verdugos en nuestras calles. Una democracia no puede ser un lugar en donde se homenajea a los asesinos mientras se olvida a sus víctimas.

77 años después, siguen esperando en las cunetas tantos españoles un simple perdón. Hermanos, hijos  y puede que nietos que tendrán que ver como un país ciego se sigue negando a reconocer a la España de Franco como causante de uno de los grandes reinos del terror, un capitulo negro de la historia que por mucho prevalezca la voz del silencio, jamás podrá cerrarse hasta que se cicatrice la última de sus heridas.

Salud y República, no olvidamos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies