El pueblo ha despertado

La transformación que ha vivido España en tan poco tiempo ha sido casi insólita. Sin embargo, el cambio no ha terminado, sino todo lo contrario. La única manera que tenemos los ciudadanos de que esta crisis haya servido para algo es que los errores se conviertan en claros ejemplos de aquello que no debemos volver a repetir. Una lección más que necesaria para terminar con esta metamorfosis de manera satisfactoria, y que cual mariposa triunfadora podamos volar de nuevo en la senda de la igualdad, la legalidad más absoluta y la democracia más plena.

Los numerosos escándalos de corrupción destapados en estos últimos años lastran por completo la buena imagen democrática por la que tanto se luchó en España, en la que tantas vidas, penas y amarguras se derramaron por un ansia que ahora no alcanzamos a mimar como si de nuestro mayor valor se tratase. La dignidad de los políticos ha de ser grande, más aún que la de cualquiera de los ciudadanos que les ha elegido. Y si este planteamiento de decencia no es capaz de calar hondo en el ideario de algunas arcaicas formaciones políticas, puedo estar casi seguro que desde la sociedad este mal será extirpado cual tumor maligno.

La ciudadanía ha abierto los ojos, ya no somos los borregos que cada cuatros años acudimos a votar para después ser olvidados hasta los siguientes comicios. El pueblo ha recuperado el sentimiento de propiedad pública sobre aspectos tan controvertidos como la democracia, el gobierno de nuestro país, los tributos y la gestión estatal en materias tan sensibles y básicas para nuestra integridad presente y futura, como la educación o la sanidad.

Nadie llegó a imaginar por completo lo que se nos venía encima en el año 2008 cuando algunos hablaban de que íbamos a comenzar un periodo de crisis. Nadie sospechó que el país con una de las economías más fuertes y robustas como era España, se iba a convertir en uno de los vagones de cola de la Unión Europea. Un lastre que ha enriquecido a todos aquellos que obscenamente se aprovecharon de nuestros problemas. Aquellos que ayudaron a generar mayor desconfianza sobre nuestro país fruto de la especulación más impúdica y desvergonzada. Sin embargo, nadie se dio cuenta de que la ciudadanía sería capaz de abrir los ojos. Los primeros años de crisis sirvieron para que muchos se reafirmaran en la idea de que el pueblo español vivía adormecido y de que ante el peor de los escenarios la calle vivía impasible, simplemente viviendo la angustia con silenciosa resignación. A pesar de la tardanza la gente terminó por demostrar que las cosas nos afectan, y de verdad. Nosotros no hemos generado esta crisis directamente. Nos endeudamos porque nos dijeron que era la única opción para progresar, nos aseguraron que ese endeudamiento no era ninguna complicación porque no habría sombra alguna que se cerniese sobre nuestra economía, nos certificaron que comprar una casa era la manera más sensata de progresar económicamente, y nos hicieron jugar a un juego en el que nosotros no poníamos las normas sino que las acatábamos. Nos hicieron tomar la idea de que teníamos que ser felices comprando y consumiendo. Jugaron con nosotros, pero nadie llegó a pensar que las consecuencias del juego iban a ser muy pronto nefastas para unos y funestas, aunque tardías, para otros.

La necesidad de confiar en un tiempo nuevo implica la clara voluntad ciudadana por desterrar aquello que suene a crisis, corrupción y descomposición política. Solo cuando la regeneración sea total y absoluta este país será capaz de superar la crisis y empezar esa nueva era de prosperidad que tanto ansía.
La regeneración a la que están llamados los partidos políticos tradicionales de este país deberá de ser absoluta o no conseguirán generar la suficiente confianza para que los electores les concedan sus votos en unos próximos comicios. Los ciudadanos, al igual que los partidos mayoritarios, han perdido su identidad política. Ya no se vota por convicción y menos después de que el PSOE atajara la crisis por la derecha y se borrara del nombre el apellido socialista, y el PP subiera impuestos de manera descarada para así enfadar a los sectores más liberales dentro de sus filas. Ambos partidos presentaron unos programas electorales que no cumplieron, y eso ha enfurecido mucho a la sociedad. La gente no quiere depositar su voto en un partido que prometa una cosa y luego haga lo que le dicte Europa o lo que le venga en gana. España quiere votar honestidad. No es difícil que entonces formaciones como ‘Podemos’, que son una expectativa total, triunfen y recojan cualquier perspectiva por un modelo y una forma de hacer política completamente distinta. Y es que lo que reclaman de verdad los ciudadanos es una nueva forma de concebir el sistema en la que el centro de la política sean los propios ciudadanos.

Extracto de la conclusión final del libro: ‘La crisis que cambió España’ de Ignacio Luna @Lunajournalist
www.lacrisisquecambioespaña.com

One thought on “El pueblo ha despertado

  • 22/12/2015 at 9:55 pm
    Permalink

    Mientras esperamos el ciclo democrático para “el asalto al cielo” y ponemos la atención a la época comercial del espíritu navideño. El planeta y vida se está destruyendo por uso y abuso de la explotación inconsciente de recursos. Al día a día la injusticia recae en los más desfavorecidos. Enferman y mueren por nuestra visión y “voto” del mundo de opulencia y miseria, somos cómplices y delincuentes, seamos ignorantes y decentes. Despierta levanta y anda: ¡Nos “jugamos” la esperanza de la humanidad!
    Porque una mentira de tanto repetirse se convierte en una realidad. Unámonos los seres humanos conscientes de la cruda realidad. Eduquémonos por la práctica e intercambio de conocimiento. Con el objetivo de estimular la Unidad Humana, desde las bases y recursos educativos es la clave del cambio social al bien común y la tecnología… sostenible y limpia.
    Recordemos la Globalización de maximizar las ganancias, avaladas por deudas, sobornos y derrocamiento de individuos y naciones, confirman que el mundo es sólo un negocio.
    Pero transformar el sistema heredado de ciclos de muerte hagamos una Revolución, más bien: Re evolucionar Internacionalmente la humanidad por medio de la Educación. RIE Nos obliga a innovar un foro-plataforma de difusión -acción global por y para las personas y pueblos. Y concienciarnos, al converger sonrisas, inteligencias y proyectos por un mundo mejor. Puntualizando que será canalizado a corazones y mentes porque somos creadores de infantes, de inocentes y puros a ¿críticos y libres? ahí se nutre nuestra unicidad amor.
    Cómo reaccionarias si te dijera así de repente que, tú, ella, él de allá o acullá; su libertad radica en el yo –soy dios de amor-todas/os lo somos… no importando creencia o cultura. Y sin antes haber erradicado de la conciencia individual y colectiva, las mentiras y engaños que traicionan por ambiciones de espada y cruz, la esencia comunal, natural e Universal. ¿Qué estado alimenta el ser? Piensas, Juzgas, o hay enojo, confusión, incredulidad, y fijan el presente a un salto o cesión del derecho y decisión propia a un enunciado esclarecedor de nuestra realidad “Ella era poesía…él no sabía leer”.
    Ríe y Recomienda ver y difundir el documental: La cruda realidad de la crisis y su sencilla solución. (You Tube). – Contacto vifelove58@hotmail.com… Víctor Federico López Velasco. Ipalnemohuani Moyocoyoatzín

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies