Poesía | La memoria era eso

Por Victor Chamizo

Era el silencio, golpeando duramente en la memoria,

las horas de espera. Las toses desgarradas de los compañeros,

el recuerdo imborrable de los muertos

la lenta agonía del tiempo,

los minutos, detenidos, en todas las esferas

de todos los relojes.

Era eso. La eternidad encerrada en unos  pocos metros.

La resignación de los otros,

la valentía y el coraje de unos pocos

rugiendo desde las entrañas “La Internacional”,

 “¡Viva la República!”,

antes de que un estallido de fusiles,

como un golpe solo,

dejase luego,

un silencio y un tiro seco,

expandiéndose por todos los compartimentos,

por el interior ensortijado del cerebro.

Era eso. Eran los llantos de las madres, de los hijos, de los hermanos,

de todos los presos.

Era eso. Era la sangre roja y negra estampada sobre un muro blanco.

Una noche de muertos sin entierro.

Era eso.

Era la fría madrugada en que los hombres volvían a su encierro.

Los muertos hacinados en un agujero.

Los que esperaban su suerte, de nuevo a sus pensamientos.

Era eso.

Y ahora quieren que siga escondido, podrido,  en el tiempo.

Fotografía de J. G. Hinchado

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies