Podemos, el viento que agita a “los cebados”, por Salva Solano

Por Salva Solano Salmerón @Vota_y_calla

Cebada violeta

Como con esto no trato de convencer a nadie (sería absurdo, ni siquiera una página con tantos seguidores como Nueva Revolución podría competir contra la inmensa maquinaria mediática entregada a los intereses de los dos grandes partidos y su retoño naranja), voy a separar los hechos de mi opinión más o menos subjetiva:

 

Hechos:

El 20 de diciembre se celebraron elecciones generales.

El 23 de diciembre, Pablo Iglesias publicó A Pedro no le dejan, preguntándose cómo era posible que Pedro Sánchez no hubiera hablado con él todavía.

El 28 de diciembre se celebró el Comité Federal del PSOE. Allí se acordó lo siguiente (extracto de la Resolución Política colgada en su web):

«La autodeterminación, el separatismo y las consultas que buscan el enfrentamiento sólo traerán mayor fractura a una sociedad ya de por sí divida. Son innegociables para el Partido Socialista y la renuncia a esos planteamientos es una condición indispensable para que el PSOE inicie un diálogo con el resto de formaciones políticas».

Esta fue la primera vez en los 137 años de historia del PSOE, que el Comité Federal le puso condiciones por escrito a un Secretario General, obligándole a firmarlas.

 


Mi interpretación:

Pedro Sánchez no tenía capacidad de decisión hasta conocer el mandato que recibiría del máximo órgano del partido. Por eso se escondió, dejando pasar los días.

Leyendo el extracto que he copiado arriba, la orden recibida de los barones es obvia: Sánchez no podía iniciar una ronda de contactos con Podemos, ERC y DiL (algo perfectamente lógico, dados los resultados electorales), si estos partidos no renunciaban previamente a su legítima propuesta de apoyar un referéndum de autodeterminación en Cataluña. Para el PSOE, es «indispensable» que otros partidos abandonen sus ideas sólo para «iniciar el diálogo». No en el transcurso de una negociación, donde es presumible y hasta deseable que ambas partes cedan, no: antes. Esto, además de una actitud reaccionaria y muy poco política, es un pedazo de línea roja como el cinturón de Rita Barberá, un veto en el más estricto sentido de esta palabra.

Eso es evidente para cualquiera con un mínimo de comprensión lectora, y así lo entendió todo el mundo en un primer momento. La propia Susana Díaz habló de «línea roja» refiriéndose a este asunto, y en El País, uno de los periódicos más beligerantes con Podemos, podíamos leer:

«El Comité Federal del PSOE ha suscrito una resolución política en la que impone una condición “innegociable” para que Pedro Sánchez pueda siquiera abrir una ronda de contactos con Podemos: si el partido de Pablo Iglesias no renuncia a defender un referéndum independentista para Cataluña no será posible ni sentarse en una mesa para empezar el diálogo. Esta es la “condición indispensable” suscrita por el comité federal, asumida por el propio secretario general socialista y que los barones del partido habían puesto como línea roja infranqueable en la reunión del domingo en la sede de Ferraz».

(El País, 29 de diciembre de 2015)

 

Sin embargo, como todos sabéis, el PSOE y la práctica totalidad de los medios le dieron la vuelta a la tortilla y acusaron a Podemos de «intransigentes» porque supuestamente ponían como requisito ineludible la celebración de la consulta.

Nunca escuché a ningún representante de Podemos exigirle al PSOE que aceptara dicha consulta si quería sentarse a hablar con ellos. Ante las preguntas de los periodistas, Iglesias, Montero o los demás respondían que el día que el PSOE se dignara a empezar las conversaciones de cara a un posible pacto de izquierdas, les harían saber que para ellos el referéndum era «irrenunciable», pero estaban dispuestos a hablar y a escuchar la propuesta alternativa del PSOE para desbloquear la situación en Cataluña (propuesta que, dicho sea de paso, yo no he escuchado todavía, más allá de vaguedades sobre el modelo de Estado federal).

Pero por más que traten de manipular, la línea roja del PSOE (de lo poco rojo que le va quedando a este partido, las líneas y el logo) está reflejada en un documento oficial de fecha 28 de diciembre, disponible para todo el que quiera leerla.

Después ningunearon a Podemos en la Mesa del Congreso, del Senado, les negaron los grupos parlamentarios a las confluencias, los mandaron al gallinero… Y para toda esta serie de humillaciones, la excusa siempre fue la misma: no han querido sentarse con nosotros porque anteponen la exigencia del referéndum (luego usaron la excusa de los grupos), ahora que se aguanten.

No se puede ser más cínico.

 

La rosa marchita
Ilustración de Javier F. Ferrero @SrPotatus

Hechos:

El PSOE cedió diputados a ERC y DiL para que tuvieran grupo propio en el Senado.

El PSOE, como el PP, permitió que Esquerra Republicana de Catalunya y Democràcia i Llibertat formaran sendos grupos en el Congreso, pudiendo haberlo impedido (como hicieron con En Comú Podem, En Marea y Compromís-Podemos-És el Moment), ya que no cumplían escrupulosamente todos los requisitos.

 

Mi interpretación:

Si de verdad la manoseada unidad de España tuviera algo que ver en todo esto, si el PSOE no quisiera hablar siquiera con quienes defienden un referéndum por respeto a la madre patria, jamás les habrían regalado grupo propio a los independentistas.

Esa orden de huir como de la peste de todos aquellos que no hubieran renunciado previamente al referéndum no estaba motivada pensando en ERC o DiL, sino en Podemos. Sabemos, porque lo han dicho ellos mismos sin cortarse un pelo, que muchos dirigentes y viejas glorias del PSOE piden una orden de alejamiento con la formación morada e instan a Pedro Sánchez a que le acaricie suavemente la barba a Rajoy. A los zánganos que revolotean alrededor de la rosa, un gobierno realmente progresista, un gobierno en el que el cambio sea algo más que un eslogan, les aterra, les pone de los nervios. Podemos es el viento que agita a los cebados, a los estómagos agradecidos, sobrealimentados a costa del hambre ajena.

A los barones debió de parecerles una mala estrategia electoral mostrar sus intenciones de manera tan evidente («El firmante, Pedro Sánchez Pérez-Castejón, monigote del aparato del partido, manifiesta por medio de la presente su renuncia a pactar con Podemos. Asimismo, se compromete a no acercarse a menos de un kilómetro de cualquier objeto de color morado y a desterrar de su vocabulario la primera persona del plural del verbo “poder”»), así que se lo impidieron de carambola, vía consulta catalana. Los mandamases del PSOE sabían que Podemos no iba a abandonar la idea del referéndum antes siquiera de sentarse, se le hubieran echado encima todos sus votantes, además de las confluencias. En qué cabeza cabe.

Una vez cerrada la salida por la izquierda, Sánchez no podía hacer otra cosa… O sí. Si hubiera sido un tío con carácter, se hubiera impuesto o hubiera mandado a todos a la mierda. ¿Por qué a los anteriores candidatos se les dejó libre albedrío, y a mí se me pretende manejar como a una marioneta? Vale que he sacado el peor resultado de la historia del partido, pero eso no es sólo culpa mía, y en cualquier caso, hay dos caminos: o se me cesa como Secretario General, o se me permite continuar y actuar como tal, con las atribuciones que tendría cualquier otro en mi lugar. Pero seguir así, como un candidato de cartón piedra, como un títere, no. Por ahí no paso, yo tengo dignidad.

Pero entonces no sería Pedro Sánchez.

Tweet Pedro

Decía que el líder (ja) del PSOE no podía hacer otra cosa, todo lo que ha pasado después era la única opción que le dejaron: pactar con Ciudadanos y meterle presión a Podemos para intentar que apoye ese acuerdo porque sí, a cambio de nada. De ese modo, en lo esencial, todo seguiría como está: no se atacará el fraude de los que más tienen, no se molestará a los bancos y a los grandes empresarios…

Pero Podemos ha hecho lo que tenía que hacer. Antes he aludido al título de la película de Ken Loach. Pues aquí va una cita de la misma, que viene muy a cuento:

“Si aceptamos este tratado (…) los ricos seguirán siendo ricos y los pobres, pobres. Sólo habremos cambiado el color de la bandera y el acento de los que mandan”

Sólo habremos cambiado del azul al rojo. Otra vez.

La única manera de los socialistas de no ser atacados por su oposición desde el principio al pacto natural, al pacto con Podemos, era echarles a estos la culpa de la falta de acuerdo. Eso ha sido fácil, tienen los medios de comunicación a su servicio y Podemos en ese sentido está prácticamente huérfano.

Esto es como si vas a tener sexo con alguien, y sin preguntarte te impone a un tercero en la cama, al butanero. Y encima, cuando le dices que no, que pasas del trío, que además ese tío no te gusta, te reprocha que los dos os vayáis a quedar esa noche sin mojar.

Piensan que así, si se celebran nuevas elecciones en junio, los ciudadanos castigarán a Podemos. Pero si se produce la repetición electoral (no descartemos todavía que prospere la gran coalición con la que Rivera se pone calentorro: un mullido colchón de plumas de gaviota y sábanas de satén naranja cubierto con pétalos de rosa), la jugada puede salirles peor de lo que calculan. Tengo la impresión de que por más Venezuela, ETA, Irán, financiación o crisis internas que se inventen o magnifiquen, la manipulación está amortizada. Empezaron demasiado pronto, fueron dos años de brutal campaña mediática, y nada que no tenga una base sólida puede sostenerse tanto tiempo: llegaron las generales y Podemos y las confluencias obtuvieron más de cinco millones de votos (¿cuántos habrían logrado si otros partidos y sus medios de comunicación hubieran jugado limpio?), cinco millones de personas que les votaron a pesar de una inaudita, sucia, feroz campaña de desprestigio y difamación. ¿Qué les hace pensar que les va a funcionar ahora? Esos votantes están inmunizados.

Por mi parte, si la TV señala a Pablo Iglesias como el culpable de todo, habrá que creerlo, porque ¿cuándo nos ha mentido la tele?

No, ahora en serio: si los medios que han amparado y ocultado durante décadas la porquería que nos ahoga; si esos medios que han sido colaboradores necesarios, cómplices de los corruptos, insisten en contarnos el cuento de Caperucita Sánchez y el lobo Iglesias, me vais a permitir que me ría de ellos muy fuerte mientras voy camino del colegio con mi voto a Podemos en la cestita.

3 thoughts on “Podemos, el viento que agita a “los cebados”, por Salva Solano

  • Pingback: Judas fue un hombre de Estado

  • Pingback: En el tejado del PSOE, por Salva Solano #especialNR26J - Nueva Revolución

  • 20/04/2016 at 9:20 am
    Permalink

    Hace tiempo que leo que se acerca una nueva recesión. Que l año que viene habrá más recortes. Tampoco estoy a favor de pactar con C’s. Con el PSOE tengo mis serias dudas de querer pactar. ¿Lo haría? Difícil. Además, como probablemente ocurra, le echarán la culpa de los recortes a Podemos – ya lo están haciendo ahora, la incertidumbre, y eso que no han llegado al poder – mejor no pactar y que se coma pero el marrón. Solución: O votar en contra, nuevas elecciones y a ver que pasa, o abstenerse, dejar que gobierne PSOE en minoría y hacer una dura oposición

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR