Opinión | De Podemos, la APM y el periodismo patrio

Por Roberto Santos | Ilustración de El Koko

Ayer la Asociación de la Prensa de Madrid nos sorprendía con un comunicado en el que denunciaba ‘acoso e intimidación’ por parte de Podemos a algunos periodistas. En dicho comunicado la APM asegura que ‘un grupo de informadores’ ha denunciado esto y que ‘han aportado pruebas documentales’, razón por la que la Asociación ha decidido ampararlos.

En dicho comunicado, sin embargo, la APM no da ninguna de esas pruebas, ni se refiere a miembros concretos de Podemos, ni sabemos tampoco quienes son los periodistas que han denunciado los hechos. Es decir, más allá de la acusación vertida basada en fuentes anónimas, no disponemos de ningún dato objetivo que nos pueda ayudar a saber qué es lo que ha ocurrido.

El comunicado en sí deja muchas dudas:

-¿Todo Podemos acosa y amedrenta a los medios?

-¿Acosan a todos los medios de forma indiscriminada y sí esto es así, cómo es que ningún medio ha publicado nunca estas amenazas?

-¿Acosan y amedrentan solo a algunos?

-¿Por qué no han acudido a la justicia si han sentido vulnerados sus derechos?

-Y lo más importante, ¿cómo es posible que la APM nos de un comunicado con acusaciones tan graves y sin aportar la más mínima prueba?

No entro a valorar la veracidad de la noticia, porque es imposible, ya que como he dicho antes carecemos de datos objetivos para hacerlo. Pero más allá de esto, es bastante raro que la APM que no se ha quejado nunca de lo que durante años ha ocurrido en Telemadrid o RTVE, o del trato que el PP ha dado a la prensa haciendo ruedas de prensa sin preguntas y hasta desde un plasma o incluso de las formas poco respetuosas de Esperanza Aguirre hacia los compañeros de La Sexta a los que ella despectivamente se refiere como los de “La Secta” en un claro intento también de amedrentarles y marcándoles como un claro enemigo, lo haga ahora de Podemos, con un comunicado lleno de acusaciones muy graves y sin aportar una sola prueba de lo que están diciendo.

Basándonos en los principios del periodismo, que creo son los que debería defender la APM, una noticia debe ser veraz, debe perseguirse la objetividad aunque sea inaccesible, contrastar la información con todas las fuentes posibles enfrentando versiones, cuando existan varias de un mismo hecho, además de respetar siempre la presunción de inocencia. Pues bien, aquí nos encontramos con que la APM no se ha comunicado con Podemos antes de lanzar el comunicado, por lo que ni han contrastado, ni han buscado la versión de la otra parte y para colmo acusan con claridad pasándose la presunción de inocencia por donde les da la real gana.

Por otro lado, hoy nos hemos encontrado con tropecientos editoriales que pese a la vaguedad de las acusaciones, las dan por validas y cargan contra el partido político de forma clara y en algunos casos con extrema dureza.

Por otro lado, la APM en su informe sobre la Profesión Periodística 2016, afirmaba que las presiones a la prensa proceden de tres ámbitos: poderes políticos, poderes económicos y la propiedad del medio. En dicho informe se especifica de forma clara que el 74,8% de los periodistas cede a las presiones y añade: “Las consecuencias de no ceder a esas presiones son: el despido (20,2% de los casos), el ser relegado en la asignación de trabajos (48,6%) y otras sin especificar (31,2%). Entre las razones que aducen mayoritariamente los periodistas contratados por un medio para ceder a las presiones se encuentran el miedo y las represalias: 52,9%, porcentaje que aumenta al 63,3% en el caso de los periodistas autónomos”. Además, según dicho informe, el 57,2% de los periodistas contratados reconoce practicar la autocensura.

Según dicho informe, las presiones vienen de los poderes políticos, 32,9%, de los poderes económicos, 30%, y ojo, de los propietarios de los medios en un 37,2%.

También llama la atención como la APM no se ha posicionado del lado de periodistas que fueron despedidos y apartados de los medios justamente por presiones políticas, como Jesús Cintora, que pese a convertir “Las Mañanas de Cuatro” en un programa líder de audiencia, haciéndolo crecer de cuotas del 3% a cuotas del 12%, fue apartado del mismo de un día para otro. En este caso fue el propio profesional el que habló de presiones y no vimos que la APM se posicionara a su favor o denunciara dichas presiones.

No es el único ejemplo, mismamente en Telemadrid tenemos varios, pero es curioso ver como todos ellos no han tenido la misma repercusión que ha tenido este comunicado de la APM, en el que a más de 24 horas de emitirse dicho comunicado, aún no sabemos, quién o quiénes amenazaron y a quién o a quiénes amenazaron.

Lo que si sabemos es que de dicho comunicado, si están sacando o intentando sacar rédito político el resto de partidos y que nuevamente nos encontramos, con acusaciones sin pruebas a Podemos. No debemos olvidar que pese a que varios medios les acusaron en su día de financiación ilegal a través de Venezuela, etc, etc, la justicia lo desestimó en todas las ocasiones.

Si la APM tiene pruebas de esas presiones que denuncia debería poner este caso en manos de la justicia cuanto antes, de hecho, deberían haberlo hecho incluso antes de emitir el comunicado. A su vez Podemos tiene el deber y la obligación también de informar a los medios sobre todo lo relativo a este caso, como de momento están haciendo. Hoy mismo Irene Montero ha dado una rueda de prensa en la que ha asegurado: “No me siento reconocida”. “No conozco ninguna de esas situaciones. Creo que sé que no ha ocurrido. Creo que eso no ha ocurrido”. Aunque también es cierto que ha evitado pillarse los dedos negándolo categóricamente y que ha evitado atacar a la APM, aunque si ha dejado claro que “hay una serie de acusaciones muy graves en las que no se aportan pruebas. La APM o los periodistas que acusan tendrán que estar dispuestos a explicar lo que ha ocurrido. Mantengo la preocupación, pero insisto en que es una buena condición para hablar de las condiciones de los periodistas”.

Sea como sea, lo que está claro es que tendremos polémica para rato y que además está va a venir muy bien para que se nos vaya de la memoria, la corrupción en Murcia, la caja B, los que no pisan la cárcel tipo Urdangarín, Blesa, Rato y un largo etc de noticias que están bien documentadas, con pruebas y en la justicia. Eso sí, en los próximos días quienes llenaran horas y horas de televisión y radio, serán Podemos y las acusaciones, de momento ‘abstractas’ de la APM, junto con las respuestas desproporcionadas de esos grandes defensores de la libertad de prensa del PP, como Esperanza Aguirre, qué no se pierde una o Javier Maroto que no ha dudado en compararlo con las amenazas que sufría la prensa en su momento por parte de la izquierda abertzale, porque ya sabemos que para el PP llamar ETA o similar a todo lo que se mueve por la calle de enfrente, es lo habitual.

Ahora bien, ¿veremos pruebas de algún tipo? ¿Se llevarán estás acusaciones a la justicia? ¿Se refieren estás acusaciones a miembros de Podemos o de simpatizantes o tuiteros anónimos? Tal y como se ha presentado el comunicado podría ser cualquier cosa y eso es quizás lo más sorprendente del mismo, que una Asociación de Prensa saque un comunicado lleno de vaguedades, acusando de cosas muy graves a un partido político y sin aportar ninguna prueba, cuando justamente ellos son los que tendrían que ofrecernos este tipo de información perfectamente documentado y contrastado. ¿Qué clase de prensa van a defender si ellos mismos no son capaces de enviar un comunicado con información clara, veraz, contrastada y documentada? Da mucho que pensar, la verdad.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR