Pedro Sánchez y el monstruo de tres cabezas

Por Manuel Tirado @manologandi


Ya sabíamos que nuestra democracia era una pantomima. Sabíamos que cuando miles de gargantas  durante las concentraciones del 15M gritaron en cientos de plazas de toda España aquello de “lo llaman democracia y no lo es”, estaban poniéndole voz a una realidad que todos conocíamos, y era el hecho de que las grandes decisiones en este país no las tomaban los representantes políticos que habíamos elegido en las elecciones, sino que los asuntos de gran calado político en España se decidían en los despachos de los altos gerifaltes de la comunicación y del poder financiero.

prisa

Ha sido el propio Pedro Sánchez el que en una entrevista con el periodista Jordi Évole ha revelado que en una reunión con altos cargos del grupo PRISA, donde el ex secretario general socialista expuso su intención de tratar de formar un gobierno alternativo al de Mariano Rajoy y empezar a negociar con Unidos Podemos y los partidos nacionalistas, se le expuso muy a las claras que iban a utilizar todo su poder mediático e influencia política para evitar que eso pasara, como así ha sido, visto lo visto.

Las declaraciones de Sánchez nos hubiesen cogido de sorpresa hace unos años, pero en estos tiempos ya no nos sorprenden, ya que es un secreto a voces que el sistema ha engullido en su panza pantagruélica el intento de formar un gobierno alternativo, rupturista y de cambio y ha usado todos sus resortes, ha movido todos sus hilos, para que todo siguiera igual.

Pero Sánchez llega muy tarde. Esta denuncia debería haberla hecho mucho antes. Pero claro, ahora le interesa presentarse como el adalid de la democracia, como el salvador de un partido socialista a la deriva y le viene de perlas ese discurso combativo contra los poderosos, pero Sánchez ahora, bajo mi punto de vista, es ya muy poco creíble. Porque desde un primer momento Sánchez también trató de jugar a lo mismo a lo que juegan Susana Díaz y Felipe González, a ser sirviente del sistema, a rendir pleitesía a los mismos poderosos que ahora pone en la picota cuando todas las alternativas políticas se han esfumado delante de sus ojos.

Una cosa tengo clara. Si alguien piensa que la idea que se le ocurrió a Pedro Sánchez tras entregar su acta de diputado, esa que consiste en coger su coche y recorrerse todas las sedes socialistas de España cual Quijote en lucha contra los molinos de viento del aparato, le va a dar algún resultado, está totalmente equivocado. Pedro Sánchez huele a condenado político a leguas de distancia, aunque lo interesante de algunos reos condenados a muerte es que dicen cuatro verdades antes de probar la hoja del verdugo.

Pero la única verdad es la que ahora mismo se nos revela ante nuestro ojos como un cuento de pesadilla muy propio de la época en que estamos. La verdad es que hemos entrado en una nueva era política donde un monstruo de tres cabezas (PP, PSOE y Ciudadanos), esa triple alianza de la que habla Pablo Iglesias, se ha erigido en el Cancerbero guardián de Ibex 35 y de los poderes fácticos. Así de simple.

La victoria no llegará tratando de adormecer a la bestia, sino combatiéndola con todas las armas posibles

Y frente a este panorama político ¿cuál debe ser el comportamiento de la que hoy se ha convertido en la mayor fuerza de la oposición? Pues el gran reto que ahora se le plantea a Unidos Podemos es cómo quiere derrotar al Cancerbero y entrar en el Hades del sistema y ponerlo patas arriba. ¿Optará por la opción de tratar de dormir al monstruo con música y palabras como hizo Orfeo, es decir, con discursos políticos desde el púlpito de oradores del Congreso de los Diputados o, como hizo Heracles, luchará contra la bestia de tres cabezas frente a frente, sin argucias parlamentarias, construyendo poder popular en los barrios y en las calles, volviendo la vista a los círculos, al municipalismo y poniéndose del lado de los que más sufren este infierno de recortes y mal gobierno? Algunos lo tenemos claro. La victoria no llegará tratando de adormecer a la bestia, sino combatiéndola con todas las armas posibles.

La victoria llegará cuando los defensores de los poderosos y de los intereses de un sistema neoliberal que cada vez nos ahoga más y más y que se ha convertido en todo un “modus vivendi” para cierta clase de políticos que acaban en consejos de administración de esas grandes corporaciones que luego defienden a capa y espada, sean vencidos a golpe de convertir las instituciones en escenario para la agitación y las calles en marco donde despleguemos la protesta democrática, entonces es cuando podremos entrar en ese infierno del sistema y cambiarlo para ponerlo al servicio de la gente.

De momento parece que a muchos se les ha caído la venda protectora de los ojos y empiezan a ver con más claridad la pura y cruda realidad. A veces no hay más ciego que el que no quiere ver. Y desgraciadamente durante mucho tiempo en este país hemos vuelto la vista hacia otro lado. Ya es hora de mirar frente a frente a la bestia de tres cabezas. Nada de miedos.

 

One thought on “Pedro Sánchez y el monstruo de tres cabezas

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies