Partido Popular: La democracia interna ya tal…

Por Roberto Santos @nenedenadie

El PP se prepara para su XVIII Congreso Nacional de febrero y si alguno de sus militantes albergaba la más mínima esperanza de que de ese Congreso vayan a salir cambios que realmente regeneren al Partido Popular, mejor será que se vaya olvidando y empiece a pensar en otra cosa más productiva.

Según Andrea Levy “el objetivo claro y prioritario es hacer un partido reconocible, definido y con posicionamientos claros y concretos para volver a tener el 40 por ciento de los votos”. A su entender, los españoles necesitan partidos con proyectos “sólidos y responsables” para no caer en la desazón e irse a movimientos populistas”.

Andrea se muestra a favor de que haya debate de ideas, según ella: “Cuanto más debate de ideas se produzca en el PP y más definidos salgamos de ese congreso, más favor le estaremos haciendo como proyecto político a la sociedad española a la hora de tener un proyecto político reconocible”.

El problema es que la vieja guardia del PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, tiene una idea muy diferente de lo que es un debate de ideas y, más aún, de cual es el rumbo que debe tomar el partido, que para él es exactamente el mismo que ahora, ya que Mariano considera que no necesitan grandes cambios, ni mucho menos debates en un momento en el que no le interesa mostrar ningún tipo de división para mantener esa imagen de partido responsable y tranquilo, frente a sus tres oponentes que sí que están inmersos en auténticos debates internos.

Mariano Rajoy no está dispuesto a incorporar primarias en el PP y tampoco está muy por la labor de que eso se debata en el próximo congreso. Quizás por eso varios dirigentes del partido se han lanzado a defender la elección de su presidente a través de compromisarios alegando que el sistema de primarias de los demás partidos es manifiestamente mejorable. Obviando eso y aún aceptando eso como valido, sí que al menos tienen democracia interna.

Hace unos meses, cuando muchos pensaban que la cabeza de Rajoy podía llegar a rodar, existía cierto clamor dentro del partido por adoptar otro sistema de elección que incluyera a toda la militancia. Hoy ese clamor se ha enfriado o directamente congelado y muchos dan por hecho que no será objeto de debate hasta el siguiente congreso de 2020. Pero por si hubiera alguien tentado de sacar el tema en este próximo congreso, ya se han encargado de ponérselo difícil uniendo las dos ponencias más importantes: política y estatutos. Será ahí donde los compromisarios que quieran y se atrevan tendrán que presentar enmiendas al sistema de elección de los dirigentes del partido.

Y por si algunos empezamos a hablar de falta de democracia interna, el PP ya ha preparado su argumentario y durante los próximos días podremos oírles repetir como loros que: “El sistema de compromisarios es tan democrático como la elección directa”. Y atacando sin descanso a lo que calificaran como “supuestas primarias” de los otros partidos. Incluso como vimos ayer en El Objetivo con Cifuentes, “no me gusta la palabra primarias”. De hecho, tristemente el PSOE les ha dado argumentos perfectos para defenderse por la falta de democracia interna, porque, ¿acaso es democrático como el PSOE expulsó a su secretario general? Pues eso.

Eso sí, desde la cúpula del PP se defiende, con la boca pequeña, que cualquiera que quiera manifestar su opinión podrá hacerlo a través de enmiendas en las ponencia política y de estatutos. Aunque algunos lo están valorando, conociendo a Mariano, dudo mucho que realmente nadie se acabe atreviendo a dar este paso hoy por hoy y que prefieran esperar al congreso de 2020.

En cualquier caso, si es cierto que están buscando una formula alternativa a las primarias, para abrirse un poco más a la militancia, pero muchos piensan que más allá de un cambio cosmético, no habrá nada sustancial.

Otra cosa que no va a estar sobre la mesa es la opción de limitar mandatos a 8 años, que afectaría tanto al presidente del Gobierno como a los presidentes autonómicos como recoge el pacto del PP con Ciudadanos.

Según Andrea Levy, lo “importante” de la política es que sea “buena política”. “A lo mejor un dirigente con cuatro años (de mandato) ha hecho un desastre y otro en ocho pues aún tiene mucho que aportar. Lo importante es la responsabilidad individual del político”. Vamos, más claro agua, no vaya a ser que en C’s no le entiendan.

De hecho, el PP parece más que dispuesto a pasar del pacto con C’s ampliamente, ya que en el mismo, en el punto 104 se dice lo siguiente:

“Se impulsarán, en el seno del Pacto de Estado por la Regeneración y la Calidad de la Democracia, las reformas necesarias para garantizar:

-Una mayor democracia interna de los partidos.

-Los derechos y libertades de los afiliados.

-La participación efectiva de los afiliados en la toma de decisiones.

-La mejora de los procedimientos electorales internos, respetando la autonomía organizativa de cada formación política.

-(…) “

Pues de eso, no parece que vaya a cumplirse nada, salvo que decidamos darle una interpretación muy libre.

De momento, lo que si sabemos es como se posicionan las presidentas de Madrid y de la Comunidad Valenciana, Cristina Cifuentes e Isabel Bonig, que defienden el sistema de primarias, un militante, un voto. Frente a ellas, el gallego Núñez Feijóo y el andaluz Juan Manuel Moreno, que se decantan por mantener el actual sistema de compromisarios y Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León, que propone por su parte un sistema mixto.

Pero tranquilos que Cifuentes no va a dar la nota, pese a que en su momento dijo que lideraría en el congreso la defensa de las primarias, hoy sabemos que está dispuesta a negociar una alternativa. Y ayer mismo confirmó en su entrevista con Ana Pastor en la Sexta, que no se plantea hacerlo.

Mariano Rajoy es un hombre alérgico a los cambios y que ahora mismo no se plantea abandonar la política, menos sabiendo que tras el “golpe en el PSOE” y la irrelevancia política en la que ha caído Ciudadanos, de volver a celebrarse elecciones tiene muchas posibilidades de conseguir un muy buen resultado.

En este escenario, en Febrero, el Partido Popular cerrara filas entorno a Mariano Rajoy y se afanará por mostrar una clara imagen de unidad que transmita a la sociedad española esa imagen de partido serio, responsable y fiable con un proyecto claro y alejado de las divisiones internas. ¿Le acabará aguando alguien la fiesta en este XVIII Congreso Nacional a Mariano Rajoy? Lo dudo mucho.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies