Sus palacios representan a nuestras hipotecas

Por Luis Aneiros @LuisAneiros | Ilustraciones de ElKoko @Elkokoparrilla

Soy un español normal, de la calle, tengo un trabajo y una familia, y respondo al prototipo medio de persona normal, con mis virtudes, defectos, filias y fobias. No me creo especial ni creo que lo seamos el 99,99% de los seres humanos que nacemos y nos educamos en el lado bueno de la vida, donde todo marcha bien, aislados de la miseria y de lo que graba en fuego caracteres especiales. Y todo lo dicho me lleva a no comprender algunas actitudes, o a no querer comprenderlas por miedo a terminar justificándolas.

13522760_10207273046599550_431285431996411652_o

Cuando hay elecciones, ya sean generales, autonómicas o municipales (nunca he votado en las europeas, no creo en Europa como algo en lo que yo deba votar), siempre doy mi apoyo a la fuerza que creo que me representa en ese momento. Y, como los partidos los componen personas, siempre he sentido afinidad con quienes están detrás de la lista electoral que elijo. Excepciones siempre las hay, pero cuando yo voté al PSOE de Felipe González fue porque yo quería ser como Alfonso Guerra, como Solana o el propio Felipe. Eran mis referentes políticos y sociales, y resulta inevitable que lo sean también en aspectos más personales. No se trata de imitarles ni creer que son seres puros, pero sí que veía en ellos una honradez y una modernidad que yo también ansiaba para mí y para mi país. Lo que pueda pensar hoy de ellos es irrelevante porque ya no son candidatos a nada, gracias al cielo…

Cuando yo voté al PSOE de Zapatero, admiraba su indudable transparencia. La mirada de ZP no miente, no engaña, no disimula… para desgracia suya en aquel 12 de mayo de 2010, en el que no pudo evitar que todos supiéramos que lo que decía no era lo que quería decir ni hacer, y dejáramos de creer en su integridad y su capacidad para enfrentarse a los retos difíciles con ideas propias y de izquierdas. Fácil hacer lo correcto cuando no hay que sacar 15.000 millones de euros de donde sea…

Ahondando en mi vulgaridad estadística como ciudadano, entiendo que la mayor parte de las personas son, al menos en eso, como yo. Y en ese momento me entra el pánico. ¿Todos los españoles se sienten identificados de una manera u otra con aquellos a los que votan?

En las dos últimas convocatorias del 20D y el 26J, mi voto fue para Podemos y para Unidos Podemos, respectivamente. Y, aunque mi edad ya no es la de aquellos primeros años de la democracia, y una buena dosis de cinismo me hacen ver las cosas de otra forma, sigo manteniendo mi tendencia a desear parecerme a aquellos a los que elijo como mis representantes en las decisiones que me afectan como ciudadano y como pagador de impuestos. La capacidad de gestionar sus contradicciones hacen de Pablo Iglesias alguien humano para mí, y muy alejado de los cambios veleteros de opinión de un Rivera que podría resumir su ideología con un “la vida es una tómbola, tomtom tómbola…”. No es lo mismo modificar una postura por la necesidad de adaptarte a una realidad siempre cambiante, que prometer derogar la Ley Mordaza para obtener apoyo de investidura.

13165968_10206894818184076_7071705512395057956_nY aquí es a donde yo quería llegar. Ahondando en mi vulgaridad estadística como ciudadano, entiendo que la mayor parte de las personas son, al menos en eso, como yo. Y en ese momento me entra el pánico. ¿Todos los españoles se sienten identificados de una manera u otra con aquellos a los que votan? ¿Todos desearían ser capaces de tener las cualidades y capacidades de sus elegidos? ¿Un joven de 20 años, votante del Partido Popular en estas elecciones pasadas, informado de los casos de corrupción, malversación, fraude, espionaje, manipulación informativa, y complicidad en tramas ajenas pero cercanas, tiene como referente a los líderes de ese partido, alguno de ellos protagonista directo de supuestos y posibles delitos, y la mayoría cómplices desde el apoyo explícito? Y pongo el ejemplo de un joven de 20 años por lo peligroso que me parece que el futuro de España pase por manos de alguien que se siente cercano a determinadas formas de entender la vida y la política, pero me resulta igual de preocupante que cualquier español de cualquier edad sienta en su interior el deseo de asemejarse a Fernández Díaz, Esperanza Aguirre, Cospedal o Rafael Hernando. Y, si me duele de manera más intensa algún sector de la sociedad, es el del trabajador asalariado que deposita su fe y sus esperanzas en un partido que a día de hoy está imputado, como tal partido, en dos causas judiciales por asuntos de dinero sucio. La persona que se levanta a las seis de la mañana para pasar ocho horas trabajando cada día, y que lleva por ello 1.200 euros al mes a su hogar, ¿qué refleja a nivel personal mediante el voto al PP? ¿Nadie le dijo que nunca va a ocurrir aquello de que “si el empresario está bien los trabajadores mejorarán, y si al empresario le va mal los trabajadores se quedan sin trabajo?” Una norma que obligara a los empresarios a enviar un extracto de sus cuentas bancarias a sus empleados (incluidas las suizas, si…) seguro que haría cambiar de opinión a millones de votantes trabajadores que confían en Montoro como ministro de Hacienda.

¿Quiere un albañil votante del PP ser como Alfonso Alonso? ¿Tiene un ejemplo lógico una cajera de supermercado en la Fabra del “qué se jodan”?

Entonces, si descarto la envidia como motivación del voto, me confieso incapaz de comprender por qué un asalariado vota al PP. Ya hemos hablado mucho del miedo, y puede ser real, y se esgrime la seguridad que emana de personas con un pasado en la gestión y experiencia en política, y también será cierto, pero me cuesta creer que esas cuestiones lleven a poner en el gobierno a alguien que, en el fondo, no te merece la suficiente credibilidad como persona, al que no admires y consideres un referente personal. ¿Quiere un albañil votante del PP ser como Alfonso Alonso? ¿Tiene un ejemplo lógico una cajera de supermercado en la Fabra del “qué se jodan”? ¿Es Rita Barberá la meta personal de una maestra de escuela?

En España hay aproximadamente unos 200.000 millonarios, personas con más de un millón de euros en liquidez. Normal que voten al PP. Afinidad económica, política y garantía de seguridad patrimonial. Si añadimos otras rentas de menor cuantía, pero considerables, podríamos admitir que haya un millón de votantes con intereses económicos lo suficientemente comprensibles, si obviamos la necesidad de ser un buen compatriota y de aportar en proporción. ¿Dos millones, si incluímos en el grupo a aquellos con unas expectativas de futuro que les lleve a la conclusión de que apoyar a la derecha será bueno para sus hijos? Pues dos millones de españoles defendiendo sus parcelas particulares, pero… ¿y los otros seis millones? Seis millones de mayores de 18 años a los que suponemos perceptores de un salario mensual, en el mejor de los casos, que se ven reflejados y representados en Rajoy, Hernando, Casado, Cospedal, Sáenz de Santamaría, Floriano, Feijoó… Sus palacios representan nuestras hipotecas.

O eso es incomprensible, o yo soy un caso extraño de votante, que siente afinidad con aquel al que elige… Todo puede ser.

7 thoughts on “Sus palacios representan a nuestras hipotecas

  • 02/07/2016 at 3:40 pm
    Permalink

    Luis,despues de darle vueltas y vueltas estos días,una de las conclusiones a las que he llegado es que la psicologia del votante es insondable,no consuela pero relaja la mente.

    Reply
  • 02/07/2016 at 10:36 am
    Permalink

    jugando a su juego, el juego del sistema podrido criminal no se va a conseguir nada, la revolución violenta removera, limpiara pero acabara como todas las que han habido en la historia , con una nueva casta que seguirá jodiendo al débil , asi pues en el s,XXI la única opción , la ultima opción es la revolución interna de cada uno, ya basta de pedir el cambio, es hora de cambiar cada uno de verdad y sin dudas. Ese es principal peligro que corren las elites , el de que se provoque un despertar de la conciencia generalizado, que lleve a una auténtica revolución en el interior de las mentes. Las crisis sociales y económicas conducen a muchas personas a padecer profundas crisis personales, crisis de creencias, crisis de convicciones y crisis de anhelos. De repente, gran número de individuos se ven a sí mismos abriendo los ojos y dejando de creer en muchas de las cosas que tenían asumidas como verdades inamovibles. Es entonces cuando surge el despertar de la conciencia, la comprensión de lo que tiene auténtico valor en la vida y lo que no lo tiene. Cae la venda que cubre los ojos y hace acto de presencia la auténtica realidad. Ahí es cuando el sistema está realmente en peligro. Un grupo elevado de personas abriendo sus conciencias puede desembocar en una revolución que elimine para siempre las viejas estructuras mentales, y con ellas, los pilares que realmente soportan el sistema. Eso podría representar el final de toda posición de autoridad y poder y el nacimiento de un nuevo modelo de humanidad radicalmente diferente. Es por esta razón, que las élites centran tantos esfuerzos en crear líderes y movimientos que reconduzcan la situación y vehiculen toda respuesta revolucionaria dejándola circunscrita dentro del propio sistema. Su objetivo principal es provocar ruido y debates vacíos y enconados, centrados en elementos circunstanciales a nivel social y político. Con ello consiguen que la energía y la atención se dispersen en aspectos meramente externos; en corruptelas, pensiones y impuestos; en defensa y ataque a líderes y movimientos; en siglas, proclamas electorales, discursos grandilocuentes y propuestas de reforma de las leyes…ha llegado la hora de la verdad, no queda tiempo , y creo sinceramente que este es el único camino que le queda al ser humano para recuperar la dignidad y no desaparecer de la faz de la tierra.

    Reply
  • 02/07/2016 at 9:36 am
    Permalink

    Gran artículo, muchas verdades. ¿Cómo puedes votar a alguien que no te representa, en el que no te ves reflejado? El como la criada que se alegra de que su ama se compre unas joyas caras porque es como si las luciese ella.

    Reply
    • 02/07/2016 at 9:54 am
      Permalink

      A mi me representa Podemos!

      Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies