Opinión | Ya van 12

Por Victor Chamizo

Ya van 12. Estamos concluyendo el mes de febrero y ya son 12 mujeres asesinadas  a manos de sus parejas o exparejas. ¿Nos estamos acostumbrando?Tengo la dolorosa impresión de que estos execrables actos vienen a ser como las cifras de los muertos por accidentes de tráfico, algo que se escucha como una letanía todos los lunes o todos los primeros de mes, como algo que se asume. Me avergüenza esta situación, porque estamos empezando a convertirnos en cómplices, independientemente de que los gobiernos no hagan absolutamente nada. Sólo teatralizar un momento después del lamentable suceso.

Más allá de la indignación, del dolor y de la rabia, tenemos que preguntarnos ¿qué hacemos nosotros, individualmente, para que esto no se produzca, para tratar de evitarlo?

En una ocasión, ante unaentrada en la que manifestaba que no existían excusas frente a la violencia machista (para leer, pinchar aquí), recibí un comentario de alguien que refería que actuar era – cito textualmente – “poner la mesa en casa, es repartir las tareas domésticas, es buscar en uno mismo los comportamientos machistas que tenemos, HOMBRES Y MUJERES. Actuar es cogerte la baja por paternidad o pedir permiso para que tu mujer pueda ir a trabajar”. Pues bien, eso son excusas. Aquellos que están dispuestos a asumir lo que el lector manifiesta, ya están suficientemente concienciados como para comprender que no existen roles diferentes, que todo puede hacerse en común.

Eso es haber comprendido. Eso es NO SER MACHISTA.

Actuar contra el machismo no es eso. Actuar es educar en los principios de igualdad, y actuar es tratar de encontrar la fórmula de hacer cambiar de pensamiento, a los que continúan en la creencia de que el hombre adolece de un estatus superior a la mujer, por el sólo hecho de ser varón. Y, entre ellos, incluyo también a aquellas mujeres que están transmitiendo estos valores.

Actuar es hacer el vacío a dichos individuos. Que se vean solos, rechazados por la sociedad.

Actuar es guardar un minuto de silencio en el trabajo, en los campos de fútbol, en los espectáculos, cada vez que se produzca un acto tan vil, como el del asesinato de una mujer por parte de un individuo, que se cree que es un objeto que le pertenece y que puede hacer con él lo que le venga en gana.

Actuar es salir a la calle a exigir que se tomen medidas drásticas contra estos desalmados, porque en este país sólo se toman medidas para abastecer las arcas del estado, y para permitir la impunidad de los gobernantes de turno.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR