Opinión | Unidad sin miedo dentro de un coche blindado

Por Luis Aneiros

Barcelona, 26 de agosto de 2017: nunca la separación entre ciudadanía y gobernantes fue tan grande. El llamamiento agónico del gobierno a la unidad de todos contra el terrorismo yihadista más salvaje, suponía casi un desafío contra lo que ya se suponía que iba a suceder. No quieren verse afectados, no quieren sentirse tocados por la rabia y la angustia. No les gusta que les recuerden sus responsabilidades, y pretenden esconderlas tras una unidad que sólo se puede producir entre ellos. Tanto el gobierno como la Casa Real y los partidos políticos necesitan esconderse tras una supuesta voz unísona que desafina con la voz de la calle, que está muy lejos de sentirse representada. “No tenemos miedo” no era simplemente un grito dirigido a los asesinos, sino a quienes los sostienen, los consienten y a los que miran hacia el otro lado por miedo o interés. No se puede mostrar miedo a criminales que golpean a las sociedades de todo el mundo en nombre de un dios y una fe que los rechazan, pero tampoco se puede mostrar miedo a quienes ganan poder, dinero o posición de privilegio gracias a cada bala, a cada misil, a cada tanque y cada barco que, de una manera u otra, facilita el camino de los terroristas.

Los españoles asistimos perplejos a la politización constante de la lucha antiterrorista, mientras somos testigos y, demasiadas veces ya, protagonistas de cómo un grupo reducido de fanáticos puede destrozar la vida de una calle, de una ciudad y de un país. Mientras nuestros dirigentes políticos intentan despistarnos de su ineptitud con debates en los medios sobre banderas, bolardos y bombonas de butano, los ciudadanos descubrimos la descoordinación entre las distintas fuerzas de seguridad, los obstáculos que se ponen entre sus mandos y la facilidad con la que se ignoran las instrucciones dadas por los jueces en ciertos momentos. Pero si todo esto se pone sobre la mesa, no tardan en aparecer las acusaciones de ideologización, partidismo y antipatriotismo. Un español de bien no puede poner en duda la labor de las policías o de la Guardia Civil sin que se le tache de querer desestabilizar.

El 26 de agosto, en Barcelona, los políticos no dijeron nada que no hubiéramos escuchado ya mil  veces, pero los ciudadanos sí dijeron cosas a los políticos que, de otra manera, ellos jamás escucharían, porque no nos preguntan

De la misma forma, cuando preguntamos (sin miedo, porque ya no tenemos miedo) sobre nuestras relaciones comerciales con Arabia Saudí o Qatar, o sobre la conveniencia de que nuestro jefe del estado realice determinadas visitas a esos países, con fines claramente comerciales, las respuestas son siempre opacas y distorsionadas. Y eso, por supuesto, cuando hay respuestas. Y en su mayoría aluden al impulso económico que suponen dichas transacciones para las maltrechas cuentas españolas, y lo que supone de ayuda a la creación de empleo, como en el caso de la construcción de unas fragatas en los astilleros de Cádiz. ¿Cuántas actividades inmorales, peligrosas y contrarias a la defensa de los derechos humanos y al respeto a la vida se podrían justificar con la creación de empleo? ¿La prostitución? ¿El tráfico de drogas? ¿Cuántos parados de Cádiz, Ferrol o Cartagena podrían obtener empleo si se construyeran en sus astilleros barcos para el transporte de cocaína en cantidades masivas de Colombia a Europa? ¿Qué tal unas peleas de perros en las plazas públicas, con lo que eso dinamizaría el comercio de la zona? Conozco de primera mano el problema del paro en Cádiz, y es alarmante, pero si la solución más esperanzadora que encuentran nuestros políticos es fabricar armas para un país que atenta contra los derechos humanos como sistema, impulsa el crecimiento de ISIS y masacra sin piedad a la población de países como Yemen, es que no están cumpliendo con su deber de gestores. Ninguno, desde ninguno de sus cargos.

Y en cuanto a la estrecha amistad que une a las dos casas reales, la española y la saudí, con 40 años de historia ininterrumpida, sólo sirve para que los esfuerzos por hacer ver en la figura de Felipe VI un nuevo aire para la monarquía española sean cada vez más estériles. No representa a los españoles un monarca al que no le tiembla la mano cuando estrecha la de un tirano como Salmán bin Abdulaziz.

Y con todas estas premisas, presidentes de gobierno, alcaldes y el mismísimo Felipe VI se presentan en Barcelona pidiendo unidad. Una unidad que, insisto, sólo ellos necesitan mantener y aparentar. La gente, en cambio, demostró su falta de miedo manifestando su rechazo no sólo a los asesinos, sino también a un gobierno y a una Casa Real a los que acusan, si no de complicidad, sí de pasividad y de mirar hacia otro lado mientras se comercia con los que sí son cómplices o financiadores del terrorismo islamista. Y les ofenden algunas cosas que tienen que oír, porque se supone que participar en una movilización pacifista les convierte en ajenos a todo error o culpa. Se sorprenden ante las cámaras de televisión y nos dicen que “no es momento de críticas” y se solidarizan entre ellos, como si al pueblo le preocupara que les parezca mejor o peor. El 26 de agosto, en Barcelona, los políticos no dijeron nada que no hubiéramos escuchado ya mil  veces, pero los ciudadanos sí dijeron cosas a los políticos que, de otra manera, ellos jamás escucharían, porque no nos preguntan. Se suben a sus estrados, nos hablan de paz, de unidad y de dolor, y salen corriendo a meterse en sus coches blindados o sus helicópteros, en los que no entra el clamor de la gente que les grita “No tenemos miedo” también a ellos.

No lo olviden: si podemos reírnos del hijo de la Tomasa mientras nos amenaza de muerte, también podemos decirles a ustedes lo que pensamos, mientras nos cuentan cuentos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies