Opinión | El undécimo: no te expresarás libremente

Por Luis Aneiros

Cuando se posee una posición de privilegio durante un excesivo período de tiempo, es muy complicado renunciar a las ventajas, más o menos legítimas, que esa posición suele traer consigo. Reyes absolutistas, dictadores, señores feudales… la aplastante mayoría de ellos han tenido que ser expulsados por la fuerza de sus cargos, ya que no contemplaban la posibilidad de abandonarlos voluntariamente. Y algunos otros colectivos, aquellos llamados poderes fácticos, tampoco muestran habitualmente una gran voluntad de renunciar a sus prebendas. Dentro de esos poderes fácticos hay uno que en España posee todavía, de manera un tanto sorprendente, un tratamiento propio de otras épocas y de otros sistemas de gobierno ya felizmente pasados. Me refiero a la iglesia católica, por supuesto.

La iglesia católica mantiene un status totalmente inadmisible en nuestro país, toda vez que se supone que nuestra sociedad ha tenido una evolución importante en una dirección completamente contraria al sentido ideológico de los representantes del Vaticano. No es coherente que un país que ha normalizado en su vida cotidiana asuntos como el divorcio, el aborto, el matrimonio homosexual, la familia monoparental, el respeto a la libre sexualidad de cada uno, el uso del preservativo, etc. etc., sostenga sin embargo la figura de la iglesia como algo relevante y merecedor de un tratamiento especial en un buen número de materias. Exención del IBI, disponibilidad de mecanismos públicos para recaudar fondos (IRPF), disfrute de recursos culturales y patrimoniales que, en muchos casos, deberían de pertenecer al pueblo porque al pueblo les fueron arrebatados, posibilidad de adoctrinamiento en los colegios a cargo de los presupuestos del Estado o apoyo legal para mantener su inexplicable derecho a ser especialmente tratado en los tribunales. Y en este último punto es donde me gustaría detenerme en esta ocasión.

La lista de personas que han tenido que sentarse en el banquillo por ridiculizar imágenes católicas o por utilizar sus símbolos y rituales en espectáculos públicos es demasiado larga para un país que presume de ser referente en libertad de expresión

La religión es un derecho que toda persona posee, y ese derecho debe de ser defendido sin ningún tipo de limitación ni excepción. Pero es un derecho que no debería de salir del ámbito privado y más íntimo de cada cual y de su círculo familiar. Y la Constitución tiene el deber, como así hace, de amparar ese derecho y garantizar la plena libertad de ejercerlo, no permitiendo ninguna traba a la implantación de una organización que de alguna manera canalice esos sentimientos religiosos y, si es necesario, organice la estructura jerárquica en caso de existir. Todo ello, obviamente, aplicable a todas las confesiones religiosas que, como se manifiesta en la Ley de Libertad Religiosa, realicen su inscripción en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia. El problema surge cuando se habla del delito contra los sentimientos religiosos, ya que ahí es donde se produce el inevitable choque de derechos de los ciudadanos. ¿Existe el delito contra los sentimientos deportivos? ¿Y contra los sentimientos musicales o gastronómicos? ¿Por qué motivo tengo que respetar más la creencia en un dios o una madre virgen que la fe en que Cristiano Ronaldo es el mejor jugador del mundo o que nadie cocina como Ferrán Adriá? Si una drag queen sale disfrazada de Enrique Bunbury, ¿podría hablarse de delito contra los sentimientos musicales de sus seguidores? ¿Acaso, desde mi creencia de la ficción de sus doctrinas, debo respetar más a los símbolos católicos que a los de los seguidores de Songoku? Es complicado comprender que la libertad de expresión me permita hacer burla de una creencia científica, pero no de una creencia religiosa.

Y no olvidemos que, lógicamente, los derechos legales que asisten a la iglesia católica lo hacen también con las demás confesiones, pero… ¿cuántas acciones legales se han llevado a término en defensa de los sentimientos religiosos de otras religiones? La lista de personas que han tenido que sentarse en el banquillo por ridiculizar imágenes católicas o por utilizar sus símbolos y rituales en espectáculos públicos es demasiado larga para un país que presume de ser referente en libertad de expresión. Todos somos Charlie Hebdo, pero nuestro presidente del Gobierno jamás será Drag Sethlas ni encabezará una manifestación en su apoyo.

“Jamás se atrevería a hacer lo mismo con la iconografía musulmana”, se dice mucho desde el cuñadismo de las redes sociales y los debates cavernícolas. Y es posible que sea verdad, pero… ¿a eso es a lo que todavía aspira la iglesia católica, a dar miedo? ¿Debo entender que, en vez de desear que los peligrosos extremistas musulmanes aprendan de nuestra libertad, tenemos que ser nosotros los que copiemos su fanatismo religioso? Lo cual me lleva a una pequeña reflexión: la iglesia católica siempre ha viajado al lado de aquellos países que conquistaban territorios por la fuerza, e imponían la creencia en el dios europeo a golpe de espada y cañones. Siempre ha sabido sentarse cerca del poderoso y del más fuerte, desde la España colonizadora hasta la Alemania nazi, bendiciendo todas y cada una de las dictaduras más férreas que haya habido en Europa o Latinoamérica. Diferenciar eso del fanático empeño conquistador del yihadismo no es tarea fácil.

Javier Krahe y su crucifijo cocinado, Rita Maestre y su sujetador blasfemo, Dolors Miquel y el padrenuestro sexual, la Procesión del Coño Insumiso… y la última, Drag Sethlas y su premiado espectáculo carnavalesco. No se debería de dar ni un solo caso más de acusación por ofensa a los sentimientos religiosos. Lo siento si se ofenden, pero defiendo mi derecho a ofenderles si con ello expreso libremente mi opinión o mi manera de vivir la religión. Y si envidian la amenazante impunidad de la que creen que gozan otras religiones violentas, sólo tienen que solicitar el permiso oportuno para que su aún vigente Inquisición, la Congregación para la Doctrina de la Fe, pueda volver al uso del potro y la hoguera. No se crean, yo me acojonaría.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR