Opinión | La ventana indiscreta de Alsasua

Por Ibai Otxoa

Fue una conversación con Juan Trinidad, diputado y vicepresidente primero de la Asamblea de Madrid (por Ciudadanos), la que me inspiró a escribir este artículo. Parte de unos jóvenes encarcelados en Alsasua por una pelea con dos guardias civiles en su tiempo libre, que ha sido considerada terrorismo.

Pero lo que de verdad me llamó la atención fue que un diputado pudiera acusar tranquilamente a dichos jóvenes de proetarras, sin absolutamente ninguna evidencia en la que basarse, pero con tranquilidad, sabiendo que no tendría ninguna consecuencia para él. Porque en temas similares, semejante acusación podría acabar en una demanda por injurias o calumnias; o, en todo caso, siendo un diputado el que la pronuncia, en un discreto descenso de puesto, porque los partidos tienden a no querer bocazas en cargos importantes.

El sencillo ejemplo de este hombre puede servir para disertar y analizar el tratamiento de noticias relacionadas con la izquierda abertzale en un buen número de ámbitos. Al fin y al cabo, muchos políticos llevan décadas siendo votados a cuenta de ETA; a día de hoy, su discurso no ha variado un ápice, y siguen intentando vincular con ETA a cualquier ideología que no les guste. El reflejo de dichos políticos y de muchos medios de información llega a todas partes, como hemos tenido la desgracia de comprobar recientemente en Bilbao ante la agresión de un nazi, ultra del Betis, a un bilbaíno al grito de “¿eres proetarra?”.

Veamos cómo se aplica la doctrina del “todo es ETA”, en general y en Alsasua. El quid del asunto y la forma más fácil de empezar, por supuesto, es el mismo que en muchísimos casos y que es la principal fuente de toda manipulación: la lucha por los derechos de los presos vascos, a menudo encarnada en el símbolo que diseñó Chillida.

El principal derecho que se pide es el acercamiento a prisiones vascas, básicamente para que sus familias puedan visitarlos. Se entiende, desde esta perspectiva, que hay dos principales inconvenientes con esto: el primero, que se le niegan al preso derechos fundamentales. El segundo, que supone un castigo añadido a la familia, y, hasta donde se sabe, si los familiares son cómplices –y en estos casos no lo son, o estarían también encarcelados- no tiene ningún sentido castigarlos a ellos.

Lo cierto es que a todo tipo de presos se les concede unos derechos básicos, como es exigible en cualquier democracia. Es natural que las trabas a esos derechos en el caso de los presos vascos hayan atraído muchas reivindicaciones. En ese momento es cuando la manipulación puede entrar en juego: de repente, pedir derechos para los presos etarras te convierte en proetarra, pedir derechos para algunos presos implica que apoyas atentados terroristas. Es de suponer que, siguiendo esta lógica, pedir un juicio justo para quienes maltratan a su pareja te convertiría en apologista del maltrato, y pedir que los violadores no sufran abusos por parte de los guardias durante su estancia en prisión te convierte en apologista de la violación.

Parece difícil que entre en algunos cabezas el concepto de que puedas no desearle el mal absoluto a un criminal (y, por tanto, defender ciertos derechos suyos) sin apoyar sus crímenes. Esto pasa muchas veces, pero veamos ahora el caso de Alsasua, que es el que nos ocupa. “Uno de los detenidos de Alsasua fue también arrestado en la operación contra Indar Gorri. Se trata de A.R, que es miembro activo de Bildu y tiene numerosos antecedentes por su apoyo a la banda terrorista ETA.” Así empieza una noticia de El Español. Es un titular un poco tendencioso en cuanto a destacar que es miembro activo de Bildu (que es un partido político legalizado y no debería suponer problema alguno el serlo), pero lo más interesante de todo es que el cuerpo de la noticia lo desmiente, aunque haciendo lo posible por no destacarlo mucho.

A.R. fue condenado por su pertenencia a Indar Gorri y participación en peleas con otros hinchas de fútbol. Fútbol, no ETA. Seguimos con su viaje a Donbass, en el que, cito, “posó subido encima de un tanque junto a una gran ikurriña y símbolos de apoyo a los terroristas de ETA.” Éste es uno de los ejemplos más claros de lo comentado anteriormente. Apoyo a los terroristas, no mucho: sólo se pide su acercamiento a Euskadi.

La foto es totalmente explícita: una Ikurriña, el símbolo de Chillida pidiendo el acercamiento de los presos. Nada más. No vemos el anagrama de ETA (la serpiente y el hacha entrelazadas), no vemos ningún “gora ETA”, no vemos ninguno de los lemas más usados de la banda (por ejemplo, “bietan jarrai”).

A.R. también fue sancionado por colocar carteles electorales de Amaiur en lugares no autorizados. Amaiur, claro, es una coalición también perfectamente legal, que no parece tener ningún vínculo con ETA. Con esto terminan los antecedentes del primer detenido y del que más espacio ocupa en la noticia. En conclusión, no hay ni una sola prueba de que A.R. fuera proetarra, hablando claro.

La noticia menciona también un antecedente policial de otro de los detenidos, J.U, quien participó en una manifestación a favor de los derechos de los presos (sí, aquí aparecen otra vez) que fue disuelta cometer una infracción en la Ley de Seguridad Ciudadana. Esto fue el 2 de marzo de 2016. Sencillamente, la manifestación no fue autorizada por la Delegación del Gobierno en Navarra, como podemos ver consultando las fuentes que cubrieron aquella manifestación como el Diario de Navarra, poco sospechoso de ser abertzale.

Ante la total ausencia de pruebas de que cualquiera de los detenidos en Alsasua apoye cualquier acto de ETA, lo ideal sería aplicar la presunción de inocencia; no por otra cosa sino porque es un principio básico del Derecho. No se puede acusar a alguien de proetarra sin la menor prueba de ello.

Lo cierto es que yo soy más laxo que la derecha con estas cosas, sí. En caso de que efectivamente fueran proetarras, no me importaría mucho para denunciar que están encarcelados injustamente por una reyerta en un bar: son dos temas bastante distintos y una cosa que no quita la otra, desde luego. Pero es que no sé si lo son o no, y eso es todavía más grave. Es que se está acusando de proetarras a gente que nadie sabe si lo son para continuar una doctrina política de miedo y de ver un enemigo en todas partes.

Preguntémonos ahora por qué algunas acusaciones salen gratis, por qué la presunción de inocencia se salta tranquilamente en un Estado supuestamente democrático y por qué los mismos políticos llevan décadas ganando votos a costa de ETA.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies