Opinión | A la tercera iremos los vencidos, por Luis Aneiros

Por Luis Aneiros @LuisAneiros | Ilustración de ElKoko @Elkokoparrilla

Partamos de una base innegable: el sistema está diseñado para sobrevivir y cuenta con la colaboración de los suficientes elementos para que sea así. Sólo un hipotético desgaste de esos elementos, que implicaría cambios en estamentos e instituciones nada dadas a cambiar, podría poner en peligro el actual modelo de sociedad y de política. Pero para ello se necesita, por encima de todo, la implicación de la población… y los hechos más recientes de nuestra historia demuestran que esa implicación es una utopía a día de hoy. Más bien al contrario, los españoles somos cómplices, por cobardía, de una eternización inevitable de la actual situación de bloqueo, que beneficia tan sólo a los que hoy se frotan las manos desde bancos, grandes empresas, iglesias, instituciones europeas y despachos de partidos tradicionalmente corruptos y deseosos de que el tiempo pase, porque el tiempo siempre pasa a su favor.

elkoko-compro-apoyos

Los españoles hemos situado a cada uno en un sitio que, por lógica realista, es su sitio, pero que no debería de serlo desde otro tipo de lógica, la de la ley de acción-reacción. España es un país gobernado hoy en funciones por un Partido  Popular imputado y sospechoso, con una oposición socialista imputada y sospechosa. La mayoría de la población apuesta por dos partidos manchados por todo tipo de delitos relacionados con financiaciones ilegales, fraudes, blanqueo, malversaciones y corruptelas de despacho municipal varias. Y, para muchos de esos mismos españoles, la salida al actual estado de cosas es precisamente una alianza de esos dos partidos. ¿Que España es un país catalogado como corrupto por todas las instituciones internacionales? ¿Que la prensa extranjera nos ve como una especie de Sicilia o Córcega en grande?  ¿Que los tribunales de nuestro país están desbordados por casos que afectan a la vida cotidiana de nuestros municipios, gobiernos autonómicos o diputaciones, regidos todos ellos por PSOE o PP? Pues nada… para la población española, mayor de edad y con plenas facultades mentales, la solución es que esos dos mismos partidos se alíen y negocien entre ellos sillones, despachos y carteras.

Y esta decisión electoral nos ha llevado a esta situación política. Un rey que no sabe cómo jugar con las cartas que se le ponen delante, y que decide aplicar la lógica de la mayoría y cargar con el muerto al más votado, un presidente en funciones elegido para ser presidente de verdad, pero que no se atreve a presentarse porque no cuenta con los apoyos suficientes, un líder de la oposición que no lidera ni su propio partido, y que ve como cada día alguno de sus mayores más insignes le muestra el camino de la derecha, y un par de formaciones “nuevas” que ya no saben muy bien cómo seguir ejerciendo de revelación… Y en medio, el pueblo con sus bobadas de siempre: que si queremos trabajo, que si nuestros hijos quieren comer, que si el coste de los libros de texto es inasumible, que si los ancianos no pueden pagarse las medicinas con las pensiones no contributivas, que si los dependientes necesitan a alguien a su lado las 24 horas del día al que no le cueste dinero ejercer de apoyo, que si después de pagar la casa, el agua, la luz y el gas más caros de Europa sólo nos queda para subsistir de mala manera… Pequeñas cosas para quienes están más centrados en las “cuestiones de estado”. Las pequeñas cosas que, sin duda, deberían de llevar a los partidos de la oposición a un gran pacto sin ideología. El fin de los problemas de los trabajadores, desempleados y pensionistas de nuestro país pasa inevitablemente por la expulsión inmediata del Partido Popular del gobierno. Cualquier otro objetivo, cualquier otro planteamiento, no responde ya al bienestar de la población, sino a los intereses particulares de los partidos. Y estamos ante la última oportunidad de lograrlo, porque el empecinamiento de PSOE, UP y Ciudadanos en mantener sus actuales posturas llevará a unas terceras elecciones en cuatro meses, elecciones que supondrán el desplome definitivo del PSOE, el retroceso de las nuevas políticas por el aumento de la abstención, y lo que sería catastrófico, la mayoría absoluta del PP. Un PP fortalecido por el deseo implícito de sus votantes de una continuidad en las políticas de recortes sociales y empobrecimiento.

Resulta muy triste el actual desapego existente entre política y población. Pero no nos engañemos: no se trata de falta de interés de los ciudadanos por lo que ocurre en el país, sino de la absoluta opacidad de nuestros políticos. ¿Cuáles son las intenciones de Rajoy cuando manifiesta su deseo de presentarse a la investidura, pero no? ¿Con quién está hablando, y de qué, Pedro Sánchez en las últimas semanas, durante las cuales no sabemos casi nada de él? ¿Cuál es el plan B de Rivera en el caso de que su actual posición no lleve al PP al gobierno? ¿Cuándo Iglesias habla de oferta al PSOE, lleva con él una ruta marcada, apoyos asegurados para ese proyecto y un diseño de ese posible gobierno? En resumen, ¿qué confianza podemos tener en nuestros políticos, cuando vemos que sus métodos son los mismos que hemos tenido que soportar de quienes nos han malgobernado hasta ahora? Ha pasado más de un mes desde las elecciones y nadie ha puesto sus cartas sobre la mesa de una manera clara, pareciendo que todo gira en la posibilidad de otras elecciones. Seis meses después, nadie ha aprendido que de esta situación de bloqueo sólo puede salir un gobierno del PP con la falsa fuerza moral de los votos.

Desde Moncloa no desean ningún pacto ni cambio, ya que la amenaza es la propia Moncloa, su residente y sus cómplices… El pacto necesario en estos tiempos sería el absolutamente opuesto al propiciado por Adolfo Suárez.

Antes he hablado de un gran pacto. Y esas dos palabras suele llevarnos a rememorar los llamados Pactos de la Moncloa. Ayer mismo, en un debate televisivo, alguien comparaba esos pactos de Adolfo Suárez con el resto de partidos, con un posible acuerdo de los partidos actualmente en la oposición, para sacar a Rajoy y sus correligionarios del gobierno. Pero no nos confundamos, ya que nada tiene que ver una cosa con la otra. Los Pactos de la Moncloa fueron un acuerdo necesario para mantener el sistema sin fracturas. Como su nombre indica, fueron unos pactos propiciados por el gobierno del momento, un gobierno amenazado por fuerzas políticas y militares afines al régimen franquista, y que atrajo hacia él a los deseosos de un sistema democrático para poder iniciar un camino que, partiendo del sistema ya establecido, pudiera derivar en una democracia más o menos plena. La gran diferencia radica en que, a día de hoy, desde Moncloa no desean ningún pacto ni cambio, ya que la amenaza es la propia Moncloa, su residente y sus cómplices… El pacto necesario en estos tiempos sería el absolutamente opuesto al propiciado por Adolfo Suárez. Se necesita el compromiso de las nuevas generaciones políticas para emprender un camino alejado de estos últimos cuarenta años. Desde la derecha de Ciudadanos hasta la falsa radicalidad de Podemos, el objetivo inmediato debería de ser una nueva sociedad más responsabilizada y, al tiempo, más beneficiada. Si se entienden como razones de estado la educación, la sanidad, el empleo, nuestros mayores y el cuidado de los más desvalidos, hay tiempo para el resto de cuestiones. Ese sería el gran pacto del verano de 2016, mientras la realidad nos muestra otro escaparate: el de los partidos y sus miserias, las horas perdidas en defender sus errores mientras criminalizan los de los demás, aunque sean los mismos, y las espaldas vueltas hacia una población cada vez más harta de ellos… menos los votantes del PP, nunca lo olvidemos.

A tercera irá la vencida… pero la vencida será la ciudadanía, la sociedad, el futuro… nosotros seremos los vencidos.

6 thoughts on “Opinión | A la tercera iremos los vencidos, por Luis Aneiros

  • 02/08/2016 at 10:01 pm
    Permalink

    Es cierto que existe una dificultad importante para conseguir que partidos como Ciudadanos o PSOE comprendan la importancia de cambiar ciertas cosas. Pero si se intenta un cambio social a los niveles que yo expongo, se precisaría un gran pacto que no entrara en lo político, sino en la necesidad de solventar los problemas más acuciantes de la sociedad. Obviamente en ese pacto no podría incluirse al PP (al menos no a día de hoy) porque sus dirigentes demuestran cada día que siguen soñando en la cara puesta al sol y la camisa blanca que tanto les ha dado hasta ahora, pero Ciudadanos es un partido “nuevo”, sospechoso de muchas cosas pero a día de hoy libre de cargas importantes. Y sería valioso atraerlos hacia ese pacto como lo fue para los Pactos de la Moncloa atraer al PC, aunque con evidentes objetivos distintos. Mientras Suárez quería que los militantes comunistas no vieran un peligro en la continuidad del sistema en lo más básico, los votantes de derechas podrían ver en este pacto futuro una oportunidad de reflejar sus deseos sin sumergirse en la corrupción y en los manejos de los Populares. Hay muchos votantes de derechas con ganas de una nueva España, pero que ante el protagonismo que la izquierda tiene en ese nuevo modelo, prefieren dejarse llevar por el miedo y vuelven al PP. Si se muestra una nueva política de carácter social, esos votantes, o muchos de ellos, apostarían por el cambio. Y ya en un futuro no muy lejano, con unas instituciones limpias de sospechas y con unos representantes que piensen sólo en servir y no en “servirse”, se podría empezar a discutir de ideas y de las distintas maneras de aprovechar los buenos tiempos.

    Reply
  • 02/08/2016 at 6:27 pm
    Permalink

    No estoy muy d acuerdo con el artículo. Podemos SI ha puesto sus cartas sobre la mesa con claridad desde el.primer momento. Ha sido.el único. Los números dan. El.PSOE con podemos tiene prohibido pactar un gobierno de progreso. Ciudadanos existe para impedir que Podemos entre en un gobierno con el p–E. Y UP esta abierto a q el p–E lo llame para explorar un otra vía. Con la abstención d los nacionalistas se podía formar un gobierno de cambio. ¿q lo Impide? Blanco y en botella

    Reply
    • 02/08/2016 at 9:44 pm
      Permalink

      Los números dan, es verdad. Pero lo que yo intento defender en el artículo es que no es una cuestión de números, sino de voluntades. Lo necesario ahora es intentar una nueva forma de hacer política, y ahí deberían de involucrarse todos, desde la derecha hasta la izquierda. Sabemos que con el PP es imposible a día de hoy, y el PSOE tampoco lo pone muy fácil, pero al menos es una opción que, si se desembaraza de sus dinosaurios, podría aportar algo de progreso y que, en un futuro, tendría capacidad de adaptarse. Si todos los partidos de la actual oposición se centraran sólo en un nuevo modelo de sociedad, en un futuro no muy lejano se podría empezar a hablar de nuevo de ideologías y a marcar las diferencias, pero desde otra manera de tratarse y de tratarnos a los ciudadanos. Y ahí es donde no creo que la postura de Podemos sea todo lo diferente que cabría esperar. Recuerdo cuando se hablaba de que en Podemos sólo se pensaba en los ciudadanos, y que estaba abierto a todas las ideologías. ¿Se puede decir eso mismo hoy, desde que el propio Iglesias habló de socialdemocracia?
      Gracias por tu aporte y tu opinión. Espero que debatamos en otras ocasiones.

      Reply
  • 02/08/2016 at 1:49 pm
    Permalink

    ¡¡ Qué fácil es echar la culpa “al otro”, en este caso a los políticos !!. Lamentable

    Reply
    • 02/08/2016 at 3:26 pm
      Permalink

      Permíteme una pequeña puntualización antes de responderte: cuando se comenta o se critica, como es tu caso, un artículo, sería muy positivo desarrollar al menos un poco la idea que se quiere expresar. Reconocerás que tu comentario es excesivamente escueto. cuando pretende responder a tantas ideas vertidas en el texto.
      Y en cuanto a lo poco que dices, no me queda muy claro a qué te refieres (claro), por lo que no puedo más que tirar de suposición, basada en tus palabras. Y entonces supongo que quieres decir que el artículo lo que hace es echar la culpa de todo a los políticos, y nada más, ¿no? Y si los políticos son “el otro”, imagino que “los que no somos el otro” seremos los ciudadanos… O sea, que consideras que echo la culpa demasiado fácilmente a los políticos y no destaco la parte de culpa que tenemos los ciudadanos… ¿no? Pues no me queda más remedio que preguntarte qué artículo has leído, porque en el que comentas se dice “los españoles somos cómplices, por cobardía, de una eternización inevitable de la actual situación de bloqueo”, o que “Los españoles hemos situado a cada uno en un sitio que, por lógica realista, es su sitio, pero que no debería de serlo desde otro tipo de lógica, la de la ley de acción-reacción. España es un país gobernado hoy en funciones por un Partido Popular imputado y sospechoso, con una oposición socialista imputada y sospechosa. La mayoría de la población apuesta por dos partidos manchados por todo tipo de delitos relacionados con financiaciones ilegales, fraudes, blanqueo, malversaciones y corruptelas de despacho municipal varias. Y, para muchos de esos mismos españoles, la salida al actual estado de cosas es precisamente una alianza de esos dos partidos. ¿Que España es un país catalogado como corrupto por todas las instituciones internacionales? ¿Que la prensa extranjera nos ve como una especie de Sicilia o Córcega en grande? ¿Que los tribunales de nuestro país están desbordados por casos que afectan a la vida cotidiana de nuestros municipios, gobiernos autonómicos o diputaciones, regidos todos ellos por PSOE o PP? Pues nada… para la población española, mayor de edad y con plenas facultades mentales, la solución es que esos dos mismos partidos se alíen y negocien entre ellos sillones, despachos y carteras.”
      ¿No crees que eso es describir la parte importante de culpa de la población? Por supuesto que después se habla de los políticos… ¿o es que no tienen ninguna culpa? ¿En serio? ¿Ninguna…? No intento que estés de acuerdo con mi análisis, pero estaría bien que, antes de criticarlo, lo leyeras bien, comprendieras todo lo que en él se dice, y no lo tacharas de lamentable tan rápidamente.
      Y si me he equivocado en algo de lo que he supuesto, te pido disculpas… y que la próxima vez concretes más. Gracias.

      Reply
  • 02/08/2016 at 11:59 am
    Permalink

    El problema está en que aunque hubiera un gran pacto para echarlos las políticas que impondrían serían las que pactó el PSOE y C’s,es decir,las mismas políticas de corrupción y los mismos corruptos,unos desde hace años y los otros (C’s) los que apoyan y defienden,aunque digan que no,la corrupción allá donde van.Tanto PSOE como C’s son vasallos de la troika,está claro que se unirian para hacer todo aquello que les dictan y más ahora que hemos sido intervenidos,¿no sería mejor un pacto en el que no estuviera C’s…asi matamos dos pájaros de un tiro,al PP y a su copia,al PSOE se le obliga a refundarse,pero refundarse de verdad,y si no se refunda el mismo se suicidará…creo.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies