Opinión | La carga ideológica y su utilización como respuesta a Ciudadanos

Por Francisco Gallego Nájera

Una moción presentada por Podemos en un pequeño municipio como es Riba-roja de Túria, en el cual resido en la actualidad, y debo añadir que con mucho gusto, sirve para detectar pequeñas cosas que acaban convirtiéndose en enormidades de las cuales es muy difícil deshacerse más tarde, si es lo que se pretende claro. Este inicio es algo inconsistente, lo reconozco, pero se entenderá enseguida.

En uno de esos plenos de pueblo, pueblo grande eso sí, que no se molesten mis convecinos, Podemos, con su marca Riba-roja Pot (recordemos que Podemos no se presentó en la mayoría de ayuntamientos de España) presentaba una moción de calado social, como es la compra de vivienda social, valga la redundancia, o la rehabilitación de otras para destinarlas al mismo fin. Entre los argumentos esgrimidos para defender la moción, se encontraba el de que si el Ayuntamiento de Riba-roja, con un equipo de gobierno formado por PSOE, Compromís e IU, se acababa de gastar un millón de euros en un solar con un edificio en ruinas, debía haber fondos para la compra de vivienda social. Se pedían 500.000 euros como inversión inicial. Hasta aquí no hay nada reseñable, ni nada que nos deba sorprender de la actitud de partidos como el PSOE. El problema fue cuando fueron sucediéndose los turnos de palabra y le llegó el suyo a Ciudadanos.

He ahí esa cosa pequeña que acaba convirtiéndose en una enormidad, la moderación ante los discursos clasistas de la derecha que decantan la balanza en Podemos hacia la socialdemocracia cada vez en mayor grado

La portavoz liberal y derechista del grupo de Ciudadanos M.ª Teresa Ruiz Vendrell, dijo sin vacilación ¡y hasta con indignación! que no hacía falta tal cantidad de inversión en vivienda, pues en Riba-roja nadie carece de ella, por supuesto una aseveración falsa. Añadió además un torrente de preguntas técnicas hacia el concejal que presentaba la moción, por ejemplo: sobre estadísticas de servicios sociales en lo referente a vivienda, si el reglamento municipal en cuanto a suelo permitía el gasto etc. Tal avalancha fue resuelta de manera más que convincente, la batalla de tecnicismos y la legal estaba ganada. Faltaba la ideológica y aquí debo decir que no se estuvo a la altura. Porque una moción tiene unas características en su mayor parte técnicas, es decir, se detalla en su contenido de qué forma se llevará a cabo, ¡pero debe contener carga ideológica! Es decir, el mensaje que llega a la clase para la que va dirigida en este caso la moción ¡la clase trabajadora! ¡los proletarios!

Si la concejal reaccionaria de Ciudadanos llega a decir que no se debe procurar una vivienda a quien la necesita, sino que se debe apostar por el empleo y la educación, un socialista debe tener una respuesta clara y contundente que aplaste semejante repugnancia de mensaje. Y se lo digo yo M.ª Teresa Ruiz Vendrell, el techo no ha de merecerse, es un derecho recogido en la constitución, la que a usted se la trae al pairo cuando se trata ayudar a sus amigos los bancos. Su mensaje lanzado en ese pleno lleva implícito asegurar que si alguien no tiene vivienda es porque no ha estudiado o no se esfuerza lo suficiente en buscar empleo y por lo tanto si acaba debajo de un puente lo tiene merecido. Le aseguro que el asco que sentí cuando pronunció esas palabras propias de la burguesía, me hizo revolverme en el asiento, no porque me sorprendan de su parte, es que jamás me acostumbraré a escucharlas de boca de otro ser humano.

Y le diré más, acostumbra usted en cada pleno a hablarnos de los ideales y de su carácter (para usted) utópico, con frases del tipo “a todos nos gustaría que todo el mundo tuviera vivienda, la paz en el mundo, que no hubiera guerras ni hambre, pero claro, eso es imposible, centrémonos en la política municipal”. Lo que ocurre es que éstos no son su ideales, ni usted peleará jamás para que se cumplan, los suyos los tiene conseguidos con el actual sistema capitalista y por supuesto lucha para mantenerlos mientras que yo lo hago para destruirlo.

Lamentablemente ese día no tuvo este tipo de respuesta desde Podemos (ya le digo que no se acostumbre), lo que puede parecer una anécdota, pero he ahí esa cosa pequeña que acaba convirtiéndose en una enormidad, la moderación ante los discursos clasistas de la derecha que decantan la balanza en Podemos hacia la socialdemocracia cada vez en mayor grado, esa que se contenta con pequeñas reformas ridículas, siendo superadas en ambición hasta por la derecha más reaccionaria y casposa de este país, lo que acabará convirtiéndose, de seguir por la misma senda, en otro gobierno de la derecha radical española, una enorme desgracia para la mayoría, una enorme ventaja para unos pocos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies