Okdiario y su adicción a fumarse el código deontológico del periodismo | Contrainformación

Por Eme de Mister @EmeDeMister

Eduardo Inda lo ha hecho de nuevo, a través de Okdiario, el digital que creó tras su salida de El Mundo y que dirige: se ha inventado una noticia a medida para difamar a Pablo Iglesias y con ello minar la imagen de Podemos en un nuevo intento de debilitarlos de cara a las elecciones generales del próximo 26 de Junio.

La táctica usada, como viene siendo cotidiano desde que la formación morada irrumpió en la escena política nacional después de las elecciones al Parlamento Europeo de 2014, es recurrir nuevamente a una supuesta financiación ilegal a través de gobiernos extranjeros. Venezuela, una vez más, para ser exactos.

Inda Vs. Iglesias

El digital de Eduardo Inda publicó ayer en portada la noticia titulada El gobierno de Maduro pagó 272.000 dólares a Pablo Iglesias en el paraíso fiscal de Granadinas en 2014. La noticia, por la que Pablo Iglesias ha emprendido acciones legales, vuelve a caer en la dinámica de acusación y veredicto muy de moda en los medios españoles al hablar de Podemos y de sus miembros.

En el artículo, el periodista del digital Francisco Mercado (el mismo que se inventó la noticia Carmena seguía a Zapata en Twitter cuando el edil se mofó del Holocausto”, de la que hablé en otro artículo y que hoy sigue disponible en la web del digital sin ningún tipo de rectificación pese a ser totalmente falsa) nos relata que el gobierno venezolano supuestamente ordenó el pago de 272.000 dólares a Pablo Iglesias por unas asesorías de desarrollo social que realizó. Dicho pago, según la información dada por Okdiario, se hizo a una cuenta bancaria de Euro Pacific Bank, entidad situada en el paraíso fiscal de San Vicente y las Granadinas. El banco ha desmentido al digital de Eduardo Inda. En un breve comunicado en su web podemos leer que “Euro Pacific Bank nunca ha tenido una cuenta de ese individuo, ni recibido ninguna transferencia bancaria de las instituciones financieras mencionadas en el artículo” y comunican que han remitido el asunto a las autoridades locales para acciones futuras. Podéis leerlo íntegro pinchando aquí.

La noticia, aparte de caer en el habitual posicionamiento contra Podemos sesgando lexicológicamente el texto, contiene afirmaciones que ponen en seria duda la veracidad de la noticia. Una de esas afirmaciones está situada al inicio del artículo donde de forma categórica se afirma que la supuesta transferencia realizada por las autoridades venezolanas está camuflada como pago de asesorías, es decir, nunca se realizaron esas asesorías y es la excusa usada para dar dinero a Podemos. Afirmación alineada con el enfoque dado al artículo para concluir que sí hay financiación ilegal.

¿Cómo sabe el periodista Francisco Mercado que dichas asesorías no existen? Cuando afirma la inexistencia de las asesorías, ¿lo hace bajo un parecer personal producto de su simpatía política (como con la noticia falsa sobre Carmena, su cuenta de Twitter y Zapata) o apoyándose en pruebas que desmienten de forma rotunda la existencia de asesorías de Pablo Iglesias o el CEPS al gobierno venezolano? Si es así y tiene dichas pruebas, ¿por qué nunca las hace públicas?. Hacer públicas esas pruebas sería una forma más práctica de poner sobre la mesa algo concreto y sólido que establezca sin posibilidad de refutación, la tan usada “financiación ilegal” de Podemos por parte de un sector mediático en España.

La respuesta es sencilla: porque mienten. Eduardo Inda es un maestro usando la propaganda y los montajes de atracción a la hora de redactar una noticia y construir contenido para el digital que dirige. Ya lo hacía en su época como subdirector de El Mundo y en su etapa al frente del diario deportivo Marca. Portada tras portada y noticia tras noticia, Eduardo Inda no solo usaba un lenguaje tendencioso para posicionarse a favor de un espectro ideológico determinado, sino que era capaz de manipular imágenes o sesgar los hechos para darle validez a sus hipótesis. Hoy no me extenderé ahondando en sus tácticas panfletarias. Ese tema será desarrollado en otro artículo que saldrá muy pronto publicado. Pero os dejo este adelanto (cortesía de los amigos de la web La Libreta de Van Gaal) del cerco informativo que le encanta usar, sacado de su etapa dirigiendo el deportivo Marca y más concretamente de la cacería desatada contra Manuel Pellegrini, exentrenador del Real Madrid.

                                        _20160507_002650

Otra de las afirmaciones categóricas usada para sostener y dar validez a su hipótesis, es que los documentos aportados en la noticia constituyen una verdad absoluta. Si bien a priori los documentos parecen ser ciertos, hay pequeños detalles que arrojan dudas sobre su autenticidad.

Uno de esos pequeños detalles podría ser de índole subjetivo, pero que no se puede dejar escapar. Lo lógico es pensar que cualquier persona que quiera tener una cuenta opaca usaría una sociedad pantalla o cualquier tipo de mecanismo que no evidencie de una forma tan precisa la pertenencia de esa cuenta. Que Pablo Iglesias haya usado únicamente su nombre para abrir una cuenta en un paraíso fiscal para ocultar dinero, es más un recurso fantasioso que algo plausible. Pero como digo, es más un parecer subjetivo que una verdad incuestionable. Así que de esto, así como del pequeño detalle de no aparecer ningún número de cuenta de destino, no diré más.

El otro pequeño detalle es la fuente usada en la noticia. O mejor dicho, el reciclaje de un vídeo publicado por la periodista Patricia Poleo en su canal de YouTube. No se trata de un trabajo de investigación del equipo de Okdiario, sino simplemente de la repetición de algo publicado por otra persona. Podéis mirar el video aquí y ver como la periodista, documentos en mano, da a conocer la supuesta exclusiva, lo que significa que ella tuvo acceso a esos documentos primero, los cotejo y verificó su autenticidad (o eso dice), y los publicó. Luego se los remitió a Okdiario, que no me extrañaría, o el digital los hizo suyos copiando todo.

Esto sería algo anecdótico si no fuera por quién es Patricia Poleo. Resulta que la periodista Patricia Poleo (prófuga de la justicia venezolana desde hace 10 años por su presunta autoría intelectual en el asesinato del fiscal Danilo Anderson en 2004) no es la primera vez que fabrica documentos para respaldar sus noticias. Su padre, el también periodista Rafael Poleo, llegó a decirle en una carta que algunas cosas que escribe -noticias- carecen de pruebas para respaldarlas y por eso decidía retirarle su sección en el diario El Nuevo País, que dirige.

Y es que Patricia Poleo manipuló en 2011 unos documentos del banco HSBC Private Bank para darle credibilidad a una noticia que publicó en el semanario Sexto Poder, donde relacionaba a Feraz El Aissami, hermano del entonces Ministro de Interior y Justicia de Venezuela Tareck El Aissami, como accionista de la empresa española «Instalaciones FEVEGA S.A», la cual, según su información, no era más que la tapadera para el desvío de 8 millones de dólares con destino final Suiza.

Resultó que algunos medios al verificar la información publicada por ella, encontraron que el documento original del banco HSBC Private Bank no hacía referencia a Feraz El Aissami, sino a alguien apellidado Assami, que suena parecido pero no lo es. Descubrieron también que en el Boletín Oficial del Registro Mercantil de España, el ciudadano Feraz El Aissami no aparece ni apareció nunca como accionista de la empresa en cuestión, y que dicha empresa pertenecía desde su fundación a la familia Vega Terrón y Vega Cardoso, siendo ellos los que aparecen como accionistas así como ocupando cargos de dirección y gestión.

                IMAGEN2+3

Sucedió lo mismo en 2013, cuando Poleo y el exembajador de Panamá en la OEA, Guillermo Cochez, falsificaron la partida de nacimiento de Nicolás Maduro para sustentar, una vez más, los rumores que indicaban que el recién electo presidente de Venezuela nació en Colombia y por tanto no podía ejercer, como dicta la propia Constitución venezolana, la presidencia de la República. Dicha partida, que Poleo y Cochez habían publicado y hecho viral en Internet, al ser verificada su autenticidad por otros medios, incluidos medios opositores, resultó contener demasiadas deficiencias como para declararla verdadera.

 

Uno de los medios que más concienzudamente investigó acerca del documento presentado por Poleo y Cochez fue Univisión, nada sospechoso de simpatizar con Nicolás Maduro ni con el fallecido Hugo Chávez, sino todo lo contrario. Univisión, después de realizar una detallada revisión a través de expertos y fuentes en Colombia, concluyó que El registro divulgado, entre otros aspectos, contiene un número de identificación del presidente Maduro que corresponde en realidad a una persona distinta, no aparece en las bases de datos oficiales de identidad de Colombia, incluye a dos testigos que tampoco aparecen en los registros de identificación, y aparece suscrito por un registrador especial que ya está jubilado. A pesar de eso, Poleo y Cochez siguen afirmando que Nicolás Maduro es colombiano sin aportar pruebas. ¿Os suena, verdad? Son como Eduardo Inda cada vez que acusa a Iñigo Errejón de haber cobrado una beca de la Universidad de Málaga sin realizar su trabajo o como cuando afirma que Pablo Iglesias pagaba en negro a los trabajadores de La Tuerka o como cuando habla de la financiación de Podemos por Irán y Venezuela pero no aporta ni una sola prueba, y al hacerlo resulta que es el informe fantasma de la UDEF, que hace ruido pero no llega a ningún lado.

En 2014 sucedió algo curioso con Patricia Poleo, nuevamente implicada. La periodista María Elvira Salazar, desde su programa en Miami, mostraba la “evidencia empírica aplastante” de una cuenta bancaria con 736 millones de dólares que María Gabriela Chávez, hija del fallecido Hugo Chávez, supuestamente tenía en Estados Unidos.

La noticia corrió como la pólvora por las redes sociales y muchos medios y periodistas se hicieron eco de la “primicia” que María Elvira Salazar había dado. Uno de esos medios fue el diario La Gaceta, del Grupo Intereconomía, que el 11/03/2015 publicó la noticia titulada La hija millonaria de Chávez, admiradora de Podemos donde usaron la mencionada prueba de la cuenta millonaria para ilustrar el artículo. Entre esos periodistas que se hicieron eco estaba Patricia Poleo, que llegó a decir que el documento era cierto y estaba contrastado, y que era una demostración más de cómo el chavismo había expoliado a Venezuela.

La supuesta prueba, que no era más que un recibo de cajero automático de un banco ficticio llamado “Frabz Federal Bank”, era el resultado ‘fake’ arrojado por la página web de memes http://frabz.com/gen/fake-atm-receipt-generator.php, en la que cualquier persona puede generar memes con imágenes y distribuirlo en las redes sociales. Ese dato no cohibió a María Elvira Salazar y a Patricia Poleo de usar el recibo de cajero salido de la nada para atacar a María Gabriela Chávez y al gobierno de Venezuela.

                                  _20160507_021442

Podéis meteros y comprobarlo por vosotros mismos. Yo me hecho uno a mí y a los compañeros de Nueva Revolución. Ahora somos multimillonarios. Igual que María Gabriela Chávez por los inventos con finalidad de ruido mediático de Patricia Poleo y María Elvira Salazar. E igual que Pablo Iglesias por el ruido mediático del que Eduardo Inda se ha hecho eco. Mirad, hasta Inda es rico ahora.

Como veis es muy fácil usar photoshop

Sin caer en que el documento aportado tanto por Patricia Poleo como por el inventor de noticias Francisco Mercado tiene los sellos gubernamentales a color, factor que evidencia que se trata de los originales y no de copias, y está totalmente desalineado en márgenes y bordes, como evidencian los compañeros de Kaosenlared, y que el nombre del Ministerio que ordena el pago está mal. Pregunto: ¿realmente tienen credibilidad? ¿Se puede adaptar la realidad a un discurso de animadversión editorial prefijado, como han hecho ambos en el pasado, y seguir esperando que la ciudadanía crea las noticias que publican? Me atrevo a decir que no, que si en el pasado han falsificado documentos, tergiversado hechos, sesgado informaciones y manipulado imágenes para sustentar lo que publican, entonces no hay credibilidad porque es casi seguro que sean prácticas comunes y reiterativas en ambos periodistas.

No sé vosotros, pero darles ese beneficio de la duda lo veo posible únicamente si estás acostumbrado a ver periodistas fumándose el código deontológico del periodismo o vives en un país donde la sociedad actúa en función de lo que publican los medios de comunicación, convirtiéndose así en una cultura netamente mediática, donde si no sale en televisión no existe, pero si sale tiene que ser verdad.

3 thoughts on “Okdiario y su adicción a fumarse el código deontológico del periodismo | Contrainformación

  • 10/05/2016 at 3:06 pm
    Permalink

    Nos tiene más que hartos de sus comentarios reiterativos cansinos y chulescos en La Sexta Noche con el acompañamiento de su ¨palmero¨ Marhuenda que es el único que le ríe sus ¨gracias¨de mala educación y con argumentos ridículos, con él baja el nivel del programa y de los periodistas serios. Entre sus méritos están el de menospreciar a las mujeres colaboradoras del programa (que él considera de izquierdas) y el de no dejar hablar a nadie con ruido de fondo, lo que quiere es protagonismo,

    Reply
  • 08/05/2016 at 1:11 pm
    Permalink

    Vuelvo a decir lo mismo meter una querella por lo penal y no por lo civil si no deja más que sospecha eso es delito y se hace por lo penal no me vale por lo civil dejáis la puerta que se investigue más si lleváis razón querella no demanda

    Reply
  • 07/05/2016 at 9:32 pm
    Permalink

    Que patetico Inda, sienpre haciendo el ridiculo. Ya sabemos quien le da de comer y para quien responde, marioneta del poder. Lo peor es que hay gente que se lo cree a pies juntillas, pprqie saben utilizar los medios para ello. Que pais este. Hasta que no borremos a esta gentuza, todo seguira igual.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies