No son sus ‘mentes criminales’, es el sistema machista y patriarcal

Por Carlota E. Ramirez

16 asesinadas por violencia de género en lo que llevamos de año. Y eso si hablamos de víctimas oficiales, porque la ley sólo reconoce como víctimas de violencia machista aquellas mujeres a las que ha matado su pareja o expareja. Quedan fuera aquellas mujeres que no mantienen una relación sentimental con su asesino o las prostitutas, entre otros. A la vista de estos datos y  con más de 800 asesinadas a la espalda desde 2003, este jueves, el Gobierno ha creado dos órganos para luchar contra la violencia machista. Ya tocaba, por cierto. (http://www.huffingtonpost.es/2017/02/23/gobierno-organos-violenci_n_14959590.html)

Hay varias mujeres en huelga de hambre en la puerta del Sol. Son las valientes de la asociación Ve la luz (http://www.asociacionvelaluz.es/), cada una de las cuales con su propia historia de maltrato a las espaldas. No las cuentan porque no quieren desviar la atención del principal problema: nos están asesinando. Y no son “casos aislados”, no son “sucesos”, como un asesinato cualquiera. Son feminicidios y se trata de una cuestión de Estado. Un problema que se debería haber abordado hace mucho tiempo en el Congreso de los Diputados y que la única solución que ha recibido por parte de las instituciones fue la creación de la Ley Integral contra la Violencia de Género en 2004, durante el Gobierno de Zapatero. Una ley que, a pesar de que fue un avance fundamental para luchar contra esta lacra, aún tiene mucho que mejorar.

Este viernes se conocía otra noticia en el marco de estas acciones contra la violencia machista: “La Guardia Civil entrevista a asesinos machistas para entender sus mentes criminales”. Y es entonces cuando se plantea una cuestión importante: ¿Entiende el Gobierno cuál es la base y la causa de la violencia machista? ¿Cómo llegar a un Pacto de Estado contra esta violencia si algunos partidos siguen practicando el machismo dentro de sus filas o la mayoría de sus miembros no han abierto un libro sobre feminismo en su vida?

Resulta peligroso tachar a estos asesinos de “mentes criminales”. Alguien dijo alguna vez que se trata de “hijos sanos del patriarcado”. Nadie pensó antes de los asesinatos que esos hombres tuviesen una “mente criminal”. La mayoría de ellos no las mataron porque eran unos desequilibrados o unos locos. Las mataron porque ellas eran mujeres. Y se creen con el derecho de matarlas.

Esos hijos sanos del patriarcado, antes de matar, eran hombres de los que alguien se enamoró alguna vez. Decían a su pareja que la querían, y que por eso no querían separarse de ellas. Tenían celos porque claro, era normal tenerlos cuando alguien te importa. Las mataron porque “eran suyas” y seguramente no podrían soportar que ellas se marchasen porque no aguantaban más, o que le alzase la voz, o que les plantasen cara.

El problema no es de cuatro “mentes criminales” o locos a los que se les va la cabeza un día y matan. El problema viene de otro sitio: es el sistema que nos educa desde una perspectiva patriarcal arraigado en la sociedad desde hace siglos y que arrastra la idea de que la mujer está por debajo del hombre en muchos sentidos, de que le pertenece cuando contrae matrimonio, de que ellos pueden decidir qué deben ponerse ellas cuando salen, de que son ellas las que tienen que tener la casa impecable porque él trae el dinero y, llevado al límite, de que pueden matarlas.

¿Cómo llegar a un Pacto de Estado contra esta violencia si algunos partidos siguen practicando el machismo dentro de sus filas o la mayoría de sus miembros no han abierto un libro sobre feminismo en su vida?

Un pacto de Estado contra la violencia de género pasa por saber de dónde viene esta violencia. Pasa, primero, por reconocer que se trata de un problema de Estado que ya ha ocasionado más muertes que la banda terrorista ETA. Pasa por educar en los colegios desde una perspectiva de Igualdad, por prohibir y sancionar (de verdad, porque no se hace) los mensajes sexistas que recibimos de televisión, publicidad o medios de comunicación. Pasa por no retirar a las universidades las subvenciones para la formación en Igualdad, como ha hecho el Gobierno este año. Pasa por que haya más mujeres en los órganos de representación y en las instituciones, porque se visibilice a las mujeres en la Cultura y en la Ciencia e incluso por sancionar y perseguir los comentarios y amenazas machistas que se hacen cada día en las redes sociales e internet, de la misma forma que se hace con los que hablan, por ejemplo, de Carrero Blanco.

Así que estos Guardias Civiles que buscan un patrón en los asesinos, posiblemente se encuentren con un par: todos están criados dentro del mismo sistema y todas las víctimas eran mujeres. Porque no hay un perfil del asesino: son de clase alta, media y baja, con más estudios o menos, criado en un pueblo o en una ciudad… El problema no son sus “mentes criminales”, es el sistema patriarcal.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR