Negro sobre blanco, rojo sobre azul | Lógica ciudadana

Por Luis Aneiros @LuisAneiros | Ilustración de JR Mora @JRMora


“Es verdad, que lo dijo el telediario”. No lo dijo el periodista/busto parlante que veíamos en la pantalla de nuestros televisores, no… lo dijo “el telediario”. Años antes de eso, aunque en menor medida, nuestros padres fiaban sus conocimientos informativos a la radio, donde “el parte” era la fuente de actualidad diaria. Pero la televisión trajo la imagen, y aquellos “locutores” nos miraban a la cara mientras nos contaban las noticias, y regaban el momento con un generoso chorro de credibilidad indudable. Por supuesto, el régimen supo aprovechar aquella facilidad para entrar en nuestras casas y, a través de las dos únicas “cadenas” retrataba una España que pocos vivíamos, pero que todos aceptábamos como la real. Toros, fútbol, Premios Nacionales de Natalidad, concursos con apartamentos en Torrevieja, Alicante… y los telediarios. Aquél Pedro Macías (el Pedro Piqueras de los setenta), ejercía sabiamente de megáfono del Glorioso Movimiento, y convertía, con su intensa mirada y su poblado ceño siempre fruncido, cada frase en dogma de fe informativa. Muchos más ayudaron a que el telediario fuera un ente con vida propia, e hicieron posible que su voz fuera la voz de lo irrefutable.

tumblr_nnrijgYKoP1tki30yo1_r1_500

La prensa monocolor no contribuía precisamente a la diversidad de opinión, haciendo de sus portadas escaparate de noticias convenientes, y dedicando sus interiores al adoctrinamiento necesario para forjar “buenos españoles”. Se conseguía así dirigir la información a lo social, lo anecdótico, el ensalzamiento de lo patrio y la minusvaloración de lo foráneo. La política no tenía cabida, como no la tenía en ningún ámbito de nuestras vidas, y sólo el acceso a medios extranjeros por parte de una minoría privilegiada permitía que en algunos círculos se supiera cuál era la situación de España en lo político y en nuestras relaciones exteriores. Pero, en fin… el español medio era feliz teniendo una televisión, una radio, y pudiendo leer el ABC o El Caso en el bar. Y “la verdad” era aquello se veía y escuchaba en el telediario.

Gracias a Dios, España ya es otra. Las cadenas de televisión y las emisoras de radioprivadas dieron paso a una pluralidad informativa que, acompañadas de una prensa libre de ataduras y de intereses sectarios, permiten que los españoles podamos acceder por fin a infinitas posibilidades de entender lo que ocurre, y a una mayor implicación del ciudadano en los asuntos que le conciernen… Internet y la posibilidad de llevar en nuestros bolsillos fuentes de información en tiempo real, nos facilitan el conocimiento inmediato de la realidad, y los medios para interpretarla desde nuestros propios conocimientos y desarrollos…

…¿verdad?

La televisión abandona poco a poco su responsabilidad informativa y educativa para rendirse a la creación de referentes de opinión tipo Jorge Javier Vázquez o Cristina Pedroche

¿En qué se diferencia REALMENTE el momento actual del vivido en los últimos años de la década de los sesenta y toda la década de los setenta, en lo referente a la información y su repercusión en la sociedad y en cada uno de nosotros? Eliminemos botones, luces, banners, anuncios de contactos, cabeceras con zoom y músicas clonadas, auriculares minúsculos conectados a nuestros móviles, videos de ejecuciones casi en directo… y el resultado final es exactamente el mismo, al menos en lo que a calidad informativa y su repercusión se refiere. Seguimos teniendo gurús (“Comparte esto para que el gobierno no cierre el programa de Jordi Ëvole…”) a los que convertimos en nuestra única, fiable e indiscutible fuente de información. La televisión abandona poco a poco su responsabilidad informativa y educativa para rendirse a la creación de referentes de opinión tipo Jorge Javier Vázquez o Cristina Pedroche (“No quiero al PP y no me caen bien los que siguen votándole”). La prensa ya no es monocolor, pero su policromía responde más a intereses político-económicos que a una apuesta ideológica libre y con el propósito de hacernos a nosotros más libres también. Los editoriales copian/pegan a diario las instrucciones dadas desde sedes de partidos, ministerios y despachos de las empresas del IBEX.

Seguimos sin practicar el satisfactorio ejercicio de la crítica y la duda. Contrastar es un verbo vacío de significado, porque conlleva molestia, y la incomodidad que produce descubrir que, posiblemente, tu asesor personal de la información, aquél que te convenció de las bondades de un corrupto o de las maldades de un demócrata, estaba equivocado. La información, para los españoles, sigue en los mismos lugares en los que estaba hace cincuenta años, el telediario, las portadas de los periódicos (si, sólo las portadas), y la barra del bar.

Las redes sociales son patios de vecinos, fiestas de Nochevieja en las que los cuñados lo han visto todo, lo han oído todo… lo saben todo

Y he dejado para el final lo que debería de haber supuesto el verdadero cambio, la revolución, la entrega de la información al pueblo, la verdadera inmediatez, intercambio incesante de datos, opiniones, versiones… Lo que nos llevaría a ser más maduros, informados y, por tanto, preparados para coger las riendas de nuestro futuro: Internet. Nada ha hecho más daño al rigor y a la credibilidad de los medios. Nada ha castigado más a nuestro sentido de crítica, nada ha adormilado tanto nuestra atención y comprensión. Desde la facilidad con la que ciertos medios (sobre todo los de la caverna mediática de la derecha) difunden a golpe de ventilador irresponsable bulos y calumnias, hasta la aparición de páginas web con pretenciosos nombres (y alguno de la izquierda debería de hacérselo mirar), que convierten en noticia cualquier frase sacada de contexto, ante la total imposibilidad de poseer los medios necesarios para confirmar  su veracidad. Las redes sociales son patios de vecinos, fiestas de Nochevieja en las que los cuñados lo han visto todo, lo han oído todo… lo saben todo, y territorios donde los tuertos van en busca de ciegos con los que hacer de reyes. Lo peor es que también abundan los ciegos que buscan tuertos que quieran ser sus reyes. Recortes de montajes hechos sobre noticias falsas o rumores, amantes de compartir todo lo que suene afín a su inestable ideario, como por ejemplo “Desde mañana, multas de 30.000 euros a las madres que den el pecho en público” (os lo juro, es real). Y si el titular resulta ridículo, los comentarios que suscitan este tipo de “verdades” nos llevan a momentos y lugares donde la cultura era cosa de curas, alcaldes y maestros.

   El momento político que vivimos es, sin duda alguna, fruto de esta situación informativa. En los lugares de ocio o trabajo, en las reuniones familiares, o en las redes sociales, se repiten las consignas, las soflamas, la propaganda… No importa si era una dictadura antes y ahora es una democracia libre… nuestras mentes siguen siendo invadidas de imágenes y sonidos que no elegimos, que nos vienen dadas por nuestra propia comodidad, por nuestra tradición de que, “si lo dice la tele, es cierto”. TVE, A3, La Sexta, ABC, El País, Facebook, Onda Cero… ¿qué más da? Seguimos dispuestos a que piensen por nosotros y nos lo hagan tragar después. Como dice un amigo en su canción: “Negro sobre Blanco, Rojo sobre Azul”.

6 thoughts on “Negro sobre blanco, rojo sobre azul | Lógica ciudadana

  • 11/07/2016 at 2:47 pm
    Permalink

    JAMASSSSSSS perdemos en la familia el tiempò viendo tales bazofias

    Reply
  • 11/07/2016 at 2:40 pm
    Permalink

    anda que ha dicho Inda o Marhuenda, dice Pedroche y Jorge Javier. Creo que es equivocado nombrar a esta gente como si fueran exponentes de algún tipo de degradación intelectual de la televisión. Tanto uno como otro estan en formatos de programa de entretenimiento. No se les puede pedir a esos programas responsabilidad informativa de ningún tipo. No le veo sentido. Lo degradante es la manipulación de la realidad que se lleva a cabo en los programas de debate y las noticias, eso es en lo que habría que poner el foco, no en la Pedroche.

    Reply
  • 08/07/2016 at 7:03 pm
    Permalink

    Fantástico artículo, reflejáis fielmente la sociedad conformista y borrega en la vivimos, cegada por lo banal y cuñadista, en la que el acto de contrastar la veracidad de una noticia supone un gran esfuerzo. Mi mas sincero apoyo a este periódico desde galicia, un saludo.

    Reply
    • 08/07/2016 at 10:55 pm
      Permalink

      Y desde Galicia te doy las gracias, Juan… No dejes de acompañarnos y esto alcanzará todo su sentido. Un abrazo.

      Reply
  • 08/07/2016 at 4:26 pm
    Permalink

    Sin duda es desalentador, para aquellos que observamos críticamente, el flagrante despropósito que suponen los medios de comunicación. Es realmente triste que un manejo tan burdo de la opinión pública tenga, por nuestra parte, tan alto grado de aceptación y un nulo cuestionamiento. Sin duda todo principio de solución pasa por una sociedad más culta, con mayor nivel de educación, lo que la llevará a ser más exigente. Las perversas voluntades de quienes dirigen esos antros tienen hipnotizada a la inmensa mayoría. La resistencia de quienes andamos a la contra apenas les rasguña. No debemos cejar.

    Reply
    • 10/07/2016 at 9:11 am
      Permalink

      Sin duda pasa todo por la edición. Formar a las futuras generaciones y no adoctrinarlas en colegios religiosos y de pago para formar a nuevos votantes del PP.

      Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies