Nacionalismos ibericos

Por Miguel Ángel Martínez @mangel_bona | Ilustración por ElKoko @Elkokoparrilla


A pocos que estén al día de la actualidad política nacional les habrá sorprendido el apoyo de Albert Rivera al PP al asegurarles su abstención en segunda votación para investir a Rajoy sin ningún tipo de beneficio para los naranjas (aparentemente). Posteriormente aceptaron la oferta hecha por los populares de cederles dos puestos en la mesa del Congreso a cambio de su voto a favor de elegir presidenta del Congreso a Ana Pastor.

A estas alturas resultaba bastante previsible si tenemos en cuenta que viene de un partido que, apelando a la urgente y necesaria regeneración política, no ha hecho sino propiciar la investidura, en aquellas comunidades donde le ha sido posible, de los partidos que venían gobernando anteriormente; por ejemplo, en Andalucía a PSOE y en Murcia y Madrid, a PP.

elkoko-Jaque

Lo que sí han extrañado son esos diez votos anónimos –que todos adjudican a CDC- que han servido para reforzar el pacto entre PP y Ciudadanos para colocar sus candidatos a la mesa del Congreso.

Sonará a falsa modestia, pero honestamente debo decir que a mí, al contrario que a mi admirado Pablo Iglesias, no me ha sorprendido lo más mínimo.

No desvelo ningún secreto cuando afirmo que la Convergencia de Mas y Pujol es a Catalunya lo que el PP de Aznar, Fraga, Rajoy, Rato, Bárcenas, Rita -y tantos otros- a España. A su ideario liberal, católico, clasista y conservador sólo los diferencia sus respectivos ámbitos de acción.

Traigo lo dicho a cuento para plantear mi hipótesis, ‘conspiranoica’ donde las haya, y que trasciende estas evidencias para introducirse en cloacas más recónditas. En mi opinión, el partido político que menos desea la independencia de Catalunya, con el permiso del Partido Popular es, precisamente, Convergencia Democrática de Catalunya.

Y no me avalan arduas investigaciones de campo ni contactos en las intimidades de unos u otros que me hayan revelado inconfesables confidencias. Tan sólo me baso en la observación.

No negaré mi instintiva desconfianza hacia la mal llamada clase política, si bien considero que tal actitud es la más sensata a este respecto. Con estos ingredientes, ¿qué me hace afirmar taxativamente algo que contradice nada menos que los idearios políticos de CDC? Indicios, nada más.

La pugna permanente entre PP y CDC, entre españolistas y catalanistas, tiene tintes de escenificación, de artificiosidad, de búsqueda de conflicto.

Aplico la máxima a río revuelto, ganancia de pescadores. Pasando por este filtro mis observaciones acerca de las actuaciones nacional-catalanas y nacional-españolas de ambas formaciones veo muy claro, desde hace ya un tiempo, que cada movimiento de unos y otros sólo tiene la intención de alimentar la agitación social. La pugna permanente entre PP y CDC, entre españolistas y catalanistas, tiene tintes de escenificación, de artificiosidad, de búsqueda de conflicto que desvíe la atención de una mayoría social que ponga el foco en unas diferencias que, en base a un origen histórico cierto, son envenenadas desde ambas partes con la finalidad de quitar el foco que pudiéramos poner sobre sus prácticas políticas, en muchos casos delictivas.

Exactamente esto es lo que vimos en la campaña para las elecciones catalanas de septiembre de 2015, que orbitó casi exclusivamente alrededor de la independencia de Catalunya: unos a favor, otros en contra. Así, la marca con la que Podemos se presentó, Catalunya sí que es pot, se quedó muy descolgada al centrarse en propuestas sociales, pagando muy caro su negativa a entrar al trapo que supone semejante planteamiento, reducido al mínimo absurdo: sí o no.

La acritud que el PP ha mostrado históricamente frente a todo atisbo de nacionalismo ha alcanzado, con la pasada mayoría absoluta, cotas insufribles para un catalanismo que ha crecido de modo inaudito. Por su parte, desde el antiguo principado no dudan en recrudecer la confrontación, acotando entre todos la cuestión a Catalonia sí o no, constriñendo a la ciudadanía a aceptar tales simplismos, que tristemente acepta en una penosa muestra de ‘borreguismo’. No se ofrecen estudios argumentados ni razones prácticas o convenientes que defiendan una u otra postura, sino que se apela a un rancio sentimiento de orgullo patriótico que raras veces sirve para otra cosa que para desunir y enfrentar.

Río revuelto, repito. Un río contemplado plácidamente desde su ribera por los dos bandos que, bajo aparente y pactado antagonismo irreconciliable, se dedican a cebar a esos peces que representan al pueblo llano, de manera que, entretenidos con el pan recibido, ni siquiera reparamos en nuestros cebadores.

Ni a Mas, ni a Homs ni a nadie de quienes organizaron la controvertida consulta del 9N les va a caer nada más allá de sanciones administrativas que herirán bien poco su patrimonio. Para eso tenemos un sistema judicial poco caracterizado por su independencia (política, en este caso).

Por eso CDC ha dado, al menos, cinco ‘síes’ al pacto PP-C’s por el que Ana Pastor será presidenta del Congreso, porque necesitan grupo propio, y porque no tienen el menor reparo moral en traicionar a su electorado apoyando a sus enemigos políticos naturales. Al fin y al cabo no trabajan para la gente, sino para sí mismos.

A Convergencia no le interesa que en España gobierne un partido que plantee en serio el ansiado referéndum, pues se cargarían ese fin inalcanzable en cuya persecución basan su ideario.

Todo es un teatro. Pan y circo, reza otro dicho muy aplicable a este terreno. A Convergencia no le interesa que en España gobierne un partido que plantee en serio el ansiado referéndum, pues se cargarían ese fin inalcanzable en cuya persecución basan su ideario, aunque en realidad no suponga más que la excusa para arengar a los de su parcela mientras se dedican a hacer políticas para las élites económicas.

Cambian las tácticas y cambian las técnicas, pero quienes detentan el poder siguen buscando el sostenimiento de las clases altas a costa de sus bases.

La culpa sigue siendo nuestra, del pueblo, pues todo lo consentimos.

One thought on “Nacionalismos ibericos

  • 24/07/2016 at 10:51 pm
    Permalink

    Creo que eres honesto al afirmar que lo relatado es fruto de tu subjetivismo.
    Asimismo, creo que no habitas, vives ni convives en Catalunya.
    Creo que no conoces sus medios de comunicación, ni la cantidad de simposiums, conferencias, tertulias y encuentros donde todas las opiniones son puestas en blanco sobre negro.
    Creo que sólo conoces lo que los medios españolistas exhiben, y que desde Catalunya vemos como totalmente partidarios, incapaces de profundizar en el tema, y con vocación de dirigir opiniones, no de crearlas.
    Por esto, y algunas cosas más, creo que estas profundamente equivocado. Pero, como tu, esta es sólo mi opinión.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies