Murcianas de dinamita: La lucha vecinal por el Soterramiento del AVE contada por sus mujeres

Por Juan Pedro Navarro

Dice el refranero popular de esta parte del mundo que “el murciano es manso como su río, pero pobre de aquel que tenga que enfrentarse al despertar de su coraje y bravura”. El dramaturgo Lorenzo Martín Iniesta utilizó esta definición para reseñar la fiereza con la que en 1873 el pueblo murciano, ansioso de hacer pueblo y patria, se constituyó independiente en forma de Cantón (Murciano o de Cartagena, según la preferencia) frente a un gobierno, el de la I República, que no supo estar a la altura en la construcción de un estado federal. El pulso de las fuerzas cantonales duró menos de un año, pero sentó un precedente en la Historia de la construcción del Estado Español. Ahora, en 2017, mientras España y su gobierno se concentran en otro conflicto secesionista, la ciudadanía  murciana ha vuelto a levantar el puño.

Orígenes de un problema mayúsculo

El soterramiento (o no) de las vías de los trenes de Alta Velocidad Española (AVE) puede parecer una banalidad para aquellos que observan el problema desde fuera. De hecho, el propio gobierno de la Región de Murcia y del Ayuntamiento de la ciudad (ambas instituciones dirigidas por el Partido Popular) pretenden restar importancia al conflicto. Sin embargo, la cuestión murciana es un problema estatal y regional. La negligente actuación del Ministerio de Fomento, que pretende introducir “por arriba” el tren de alta velocidad en El Carmen, el barrio más castizo de la capital del Segura, no solo dividiría la ciudad en dos, dejando las vías sin pasos a nivel, sino que bloquearía la entrada a la ciudad a los vecinos y vecinas de los barrios de Santiago El Mayor, San Pío X o las pedanías de Nonduermas y los Dolores.

La opinión pública y los medios de comunicación han prestado una atención mínima al conflicto murciano. De hecho, los noticiarios se han preocupado esencialmente por la DUI catalana por encima de otros problemas mayores como los devastadores incendios en Galiza y Asturies. Mientras, y más allá de las bromas pesadas del Mundo Today, solo Late Motiv y La Vida Moderna han hablado abiertamente del tema, aunque sea en forma de chapa (con el lema “¡MURCIA SOTERRADA YA!). Hoy, como todos los días desde hace casi dos meses, los vecinos se reunirán para manifestarse sobre las vías.

Ana Jiménez, la abuela de las vías murcianas, frente a la Estación del Camen

No es nada nuevo. La ciudad de Murcia, y muy especialmente las asociaciones vecinales del sur, llevan desde los años ochenta movilizándose pacíficamente para que se soterraran las vías habilitadas para Media Distancia y Cercanías. Poco después surge la Plataforma Pro-Soterramiento, una congregación transversal y pacífica que ha tenido como cabeza visible a Joaquín Contreras. La noticia de la llegada de la Alta Velocidad a la Región en el año 2006 vino acompañada de la falsa promesa de un soterramiento del conjunto vial, aprobado en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (Nº167, 2006). Siete años después, sin que aún se hubiera proyectado el nuevo modelo vial, el por entonces presidente de la Comunidad Autónoma, Ramón Luís Valcárcel anunciaba que “El AVE en 2015 y soterrado no puede ser, mejor tenerlo así (sin soterrar) que nada”. El no soterramiento supondría uno de los mayores desastres urbanos de Europa, segregando los barrios humildes, obligando a los habitantes del sur el tener que tomar la autovía si desean acceder al centro de su propia ciudad, y por supuesto, dificultando el acceso de estos a los servicios públicas que ellos mismos pagan (hospitales generales, administración pública local y regional, universidad…).

La caída del Muro

Las casas de la zona afectada, además del insoportable ruido producido por los motores de los trenes, tendrán que soportar los grandes muros dispuestos por ADIF que se colocarían frente a los hogares, encerrando el barrio en una burbuja de hormigón. Pero el mayor problema para uno de los barrios con mayor densidad de población de la ciudad es la colocación de catenarias eléctricas por todo el tramo, lo que supone un peligro continuo junto a varios centros educativos.

Las obras se proyectan finalmente para 2017, momento en el que la Plataforma y toda la ciudad de Murcia se vuelcan en el problema, con las manifestaciones multitudinarias que han tenido lugar en estos últimos meses. A pesar del carácter pacífico de las marchas por el soterramiento, la Policía Nacional no dudó en usar la fuerza para acabar con el derecho legítimo a manifestarse. La violencia policial ejercida el 13 de septiembre (la 3ª concentración vecinal) dejó decenas de heridos, uno de ellos grave y a veinte activistas detenidos. El pleno del Ayuntamiento del 28 de septiembre supuso un punto de inflexión. A pesar de la negativa del partido mayoritario en el consistorio, el PP, todas las fuerzas políticas en la oposición aprobaron el soterramiento. Sin embargo, los vecinos y vecinas, que llevaban desde 2006 esperando el AVE soterrado, desconfiaron de la promesa. Es entonces cuando tiene lugar la impactante de las manifestaciones del 30 de septiembre por la Gran Vía del Escultor Salzillo, que sobrepasó las expectativas de la propia Plataforma y que puso contra las cuerdas al alcalde y al presidente autonómico. José Ballesta prometió a la ciudadanía cumplir con su compromiso de soterrar el AVE según se había acordado con el Ministerio y aprobado en el ayuntamiento. Una obra de dos años y medio que ya se había llevado a cabo en otras capitales como Vigo, Bilbao o Córdoba (financiadas enteramente por el gobierno central) y que supondría el fin del miedo y de la exclusión social  a la que se veía abocado el barrio. Máxime si se tiene en cuenta la gran cantidad de muertes por atropello que han habido en los pasos a nivel, la última en 2016.

Mujeres encabezan la movilización del 13 de septiembre

Solo dos días después de la multitudinaria manifestación, los vecinos del sur se despertaron con las obras. Pero lejos de preparar el terreno para enterrar el tramo vial, ADIF estaba construyendo un muro (a ochenta centímetros de las fachadas de las casas) que pudiera soportar los embates de un tren de alta velocidad. Porque el AVE llegaba a Murcia, pero no soterrado. La portavoz popular excusó las malas artes de Fomento, ADIF, el consistorio y su propio partido en la CC.AA señalando que era una medida temporal que sería sustituida por un soterramiento a medio plazo, ya que primaba que llegase la Alta Velocidad a Murcia en 2018. Pero las asociaciones y la vecindad en general, no esperaron a que el muro se terminase, y literalmente provocaron su “caída”. Jóvenes y no tan jóvenes demolieron buena parte de la tapia colocada esa misma mañana, para llevarle un trozo a la puerta de casa al alcalde.

El ayuntamiento y Fomento respondieron de forma tajante: Violencia policial comparable a la que se ha vivido recientemente en Catalunya, la detención de seis activistas y multas de seiscientos euros a las vecinas “colaboracionistas”. Pero Murcia no se para, y el día 28 de octubre, los murcianos y murcianas de dinamita van a llevar su lucha a Madrid, y van a dejar otro trozo de muro en las puertas del Ministerio.

Lucha vecinal y mujeres

No es ningún secreto que un conflicto de esta envergadura resulta transversal, afectando a toda la ciudadanía. Sin embargo, en este tipo de problemáticas, la incidencia real de la lucha de algunos colectivos contrasta radicalmente con la imagen pública que se proyecta. Dicho de otro modo, mientras que las mujeres se movilizan tanto o más que los hombres, son estos últimos los que se los que lideran las movilizaciones y encabezan los diálogos con los políticos, en su mayoría, también hombres.

“A la mujer en general le diría que tomen la calle, que la calle también es nuestra, que no se queden en casa pasivas”  Viky, vecina y activista de la Plataforma Pro-Soterramiento

Sin embargo, en el fragor de las protestas vecinales y la violencia policial de este “Gamonal murciano” encontramos una figura serena, casi etérea, sentada en una silla plegable frente a las hormigoneras de ADIF. Ana Jiménez Meseguer, la abuela de las vías como la han bautizado en las redes sociales, es una mujer fuerte de las que se curtieron en la posguerra y han sacado a sus familias adelante. Ahora no está dispuesta a que conviertan su mundo en un gueto. “Cuando vea otra vez que empiezan otra vez (a construir el muro) me pongo delante de la hormigonera” señalaba la anciana en la entrevista que le hicieron en el programa radiofónico La Cafetera. “Parece que la gente ha despertado y nos hemos tirado a la calle a defender lo que es nuestro (…) no quiero que estemos divididos y tenemos que conseguir que el AVE llegue soterrado” declaraba para el periódico La Opinión.

“La gente en la calle, sin tener que ser dirigida ni guiada por nadie (…) es algo que nos está dando una alegría y una energía para seguir luchando y para conseguirlo”  Loli, vecina y activista de la Plataforma Pro-Soterramiento

No es la única que ha dado la cara. El partido Cambiemos Murcia (la candidatura de unidad popular en la ciudad de Murcia) ha querido dar voz a estas mujeres que siguen en la lucha por el soterramiento. Algunas mujeres integradas en el sistema educativo del barrio, bien como educadoras bien como miembros de AMPAs,  se preocupan por la cercanía de los centros escolares de las catenarias de 25.000 voltios: “Pienso que si los hijos de Ballesta (el alcalde) vinieran al colegio, no pasaría esto” dice María Dolores frente al colegio Gabriel Pérez Cárcel. Otras, como Ana o Isabel, se sienten aisladas del centro de la ciudad. La primera es una joven estudiante universitaria que verá incrementado en más de cuarenta minutos su viaje a la facultad; la segunda es una mujer con discapacidad física, incapaz de sortear el obstáculo que le pone ADIF.

El paso a nivel del barrio de Santiago el Mayor durante una de las manifestaciones contra el muro

“Las mujeres somos muy luchadoras (…) somos muy fuertes, más que los hombres” corea la abuela de las vías, Ana Jiménez. Ellas se sienten integradas en la Plataforma y en la lucha vecinal. Encabezan las manifestaciones y destacan la constancia y entereza femenina: “(Los hombres) se guían en nuestras decisiones y como democracia se hace siempre lo de la mayoría”. También destacan la necedad de los políticos: “Me siento engañada, me siento frustrada y me siento ninguneada por nuestros políticos” señala Loli, la primera activista entrevistada.

Zagalicas, zagalas o zagalonas (como gusta decir por aquí), estudiantes, trabajadoras, paradas, del barrio o forasteras, son treinta años los que las mujeres del sur de la ciudad pelean, codo con codo con sus homónimos varones. La lucha, como Murcia, tiene nombre de mujer.

Aquí el vídeo:

 

Fuentes:

-LATE MOTIV. (2017-10). “El soterramiento llega al programa de Buenafuente”. La Opinión de Murcia. http://www.laopiniondemurcia.es/multimedia/videos/murcia/2017-10-11-130397-soterramiento-llega-programa-buenafuente.html

-López, Rafa. (17/10/2017). “Los vecinos de Murcia trasladan a Madrid la protesta contra el muro del AVE”. ElDiario.Es. http://www.eldiario.es/murcia/sociedad/Murcia-trasladan-Madrid-protesta-AVE_0_698180852.html

-Conteras, Joaquín. (08/08/2017) “El soterramiento, la próxima gran pifia”. La Opinión de Murcia. http://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2017/08/08/soterramiento-proxima-gran-pifia/851033.html

-Redacción. (7/08/2013). “Valcárcel: “El AVE en 2015 y soterrado no puede ser, mejor tenerlo así que nada”. MurciaEconomía. http://murciaeconomia.com/not/17584/valcarcel-el-ave-en-2015-y-soterrado-no-puede-ser-mejor-tenerlo-asi-que-nada-

-Rivas, Pablo. (29/03/2016). “Un fallecido, el último episodio de la lucha por el soterramiento del tren en Murcia”. Diagonal. https://www.diagonalperiodico.net/global/29837-ave-levanta-muro-murcia.html

-Ruíz, Javier. (14/09/2017). “Graves incidentes, heridos y detenciones en la tercera concentración Pro-Soterramiento”. SER Murcia.

-Redacción. (09/10/2017). “Ana Jiménez, la abuela del soterramiento del AVE en Murcia que se plantó frente a la hormigonera: No tengo miedo”. La Cafetera. Radiocable. http://www.radiocable.com/ana-jimenez-la-abuela-del-soterramiento-del-ave-en-murcia-que-se-sento-frente-a-la-hormigonera-no-tengo-miedo-589.html

La lucha sigue. Si quieres saber más sobre lo que se cuece en las vías murcianas, visita el blog del escritor Javier García y a sus capítulos dedicados a la “Guerra de las Vías”: https://javierlgarciaescritor.wordpress.com/

 

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies