Mercaderes de voluntades

Por Joaquín Isaac @j1isaac

Parece que después de 37 años de una democracia en la que dos grandes partidos se han repartido el gobierno, el poder político, el económico y el social, sin necesidad de mirar a ningún otro lado porque no había más actores de por medio, de repente ante la posibilidad de incorporar nuevas sensibilidades aparecidas por el cambio natural y evolutivo de la sociedad, han sido totalmente incapaces: primero, de ver los cambios que se avecinaban; segundo, de prestarles ninguna atención y pensar que ignorándolos ellos solos desaparecerían; y tercero, cuando se los han visto al lado, cara a cara, han creído que podían incorporarlos al mismo juego que ellos ya dominaban, ganándoles tranquilamente la partida sin más, el resultado ha sido que tras unas elecciones y meses de intentos para acordar y pactar, no lo han conseguido, quedando todo en una nueva cita electoral en la creencia de que así podrán resolver las dificultades anteriores.

Celebración

Sería muy inocente pensar que solo han participado en todo este juego las fichas que veíamos en el tablero, cuando resulta evidente que también participan las manos que mueven esas fichas y las cabezas que le dicen a las manos lo que tienen que hacer. Y esas cabezas pensantes son, sin lugar a dudas, los mercaderes de voluntades. Pero para ser mercader de algo primero tienes que poseer ese algo, y en este caso lo poseído son personas, seres humanos cargados con una vida, unas ilusiones, unas emociones etc.

La pregunta es: ¿cómo han conseguido ser los dueños de personas que eran libres al nacer? Bueno, pues lo consiguen mediante un método que podemos denominar “adiestramiento humano” y por lo visto se divide en tres partes diferenciadas que son muy parecidas al adiestramiento canino o de cualquier otro animal.

El primer paso es la doma o domesticación. Esta es la parte más dolorosa, pues consiste en arrebatar esa libertad inicial utilizando el castigo duro ante la desobediencia o el error y ofreciendo una pequeñísima recompensa después del acierto. En resumen, es conseguir hacerlo obedecer mediante el miedo. Esto se logró en este país con un golpe de estado militar y una dictadura impuesta durante 40 años. Después de una cruenta guerra, todo esto sirvió para delimitar perfectamente las cuotas de poder y dividir al pueblo entre vencedores y vencidos. Durante esos años se inició la segunda fase el adiestramiento en sí y la educación encaminada a normalizar la obediencia debida y el conformismo obligado, hasta conseguir interiorizar mediante repeticiones sin fin, aquello de “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”. Con esto perfectamente controlado se entró en la transición y la democracia conocida hasta nuestros días. Durante estos años tan aparentemente democráticos se ha desarrollado la tercera fase, consistente en obtener el resultado perseguido y mantenerlo mediante el trabajo del encantador o encantadores, que simplemente mantienen al humano domesticado y adiestrado bailando al son de la música que ellos interpretan. Esta es la parte más sutil y delicada desempeñada por los llamados medios de comunicación. Ellos con su melodía dirigen todas las tendencias de opinión y pensamiento hacia el objetivo indicado por aquellos que iniciaron todo el proceso y que siguen acaparando todo el poder y gobernando sin ni siquiera presentarse a las elecciones. En este momento nos encontramos en el punto de que está ocurriendo algo que escapa al control musical establecido y es que comienzan a filtrarse otras músicas que están fuera del guión oficial. Esto hace que la página del adiestramiento comience a dar error y la información empieza a llegar a través de medios mas rápidos y difíciles de controlar (por ahora).

No me gustaría terminar sin antes recordar a una gran persona como José Luis Sampedro, que con la tremenda lucidez que le caracterizaba ya nos dejaba reflexiones como esta: “ser libre consiste en tener libertad de pensamiento. El poder se asegura de que no tengamos libertad de pensamiento. Para eso nos educa, para que pensemos lo que él quiere que pensemos”.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies