Ni me alquilo, ni me vendo

Por Alba Martínez

Ciudadanos registró la semana pasada su ley para legalizar la gestación subrogada en España. Esta ley fija la edad para poder ser madre de alquiler a los 25 años y Ciudadanos lo define como “modelo altruista” y rechaza la denominación de ‘vientres de alquiler’.
Las mujeres tendrán que haber tenido un hijo sano anteriormente y sólo podrán gestar dos veces.

 

Albert Rivera, como acostumbra, elige siempre buenas palabras en sus discursos, y a primera vista esta proposición de ley parece una manera de acabar con las parejas que se van al extranjero a llevar a cabo estas prácticas. Sin embargo, las bonitas palabras de Rivera tienen un trasfondo: la gestación subrogada se traduce en un beneficio económico, una industria disfrazada de derechos a ser padres que sólo sirven para regular unos derechos económicos.

Gestar y parir sólo podemos hacerlo las mujeres. La gestación subrogada aprovecha el cuerpo de las mujeres, lo controla para conseguir un fin, que además conlleva un beneficio económico. Con la prostitución se vende el cuerpo de la mujer de forma sexual, con esto de forma reproductora.

De igual forma que está mal visto la venta de bebés, la gestación subrogada sigue siendo eso. La madre de alquiler está disponiendo de una persona para venderla o regalarla. Eso no es ético. Ese bebe es un ser humano.

Con la prostitución se vende el cuerpo de la mujer de forma sexual, con esto de forma reproductora.

Los derechos de maternidad o paternidad nunca pueden violar los derechos de mujeres o menores. Se alega al derecho de elección de la mujer a la hora de prestarse a estas prácticas, pero se omite que al aceptarlas, durante el embarazo y después de él no puede cambiar de idea sobre ese embarazo. La maternidad subrogada no solo impide a las mujeres la capacidad de elección, sino que además contempla medidas punitivas si se alteran las condiciones del contrato.

En definitiva, esta ley tiene un alto contenido machista, pues pretende ejercer control sobre el cuerpo de las mujeres para un fin que termina siendo económico. Las mujeres no son máquinas reproductoras que crían hijos según el deseo de ser padres de terceras personas. Las mujeres, en contra de lo que dice la religión, no son “seres para otros” ni su labor es el servicio a los demás.

No es ético el hecho de utilizar a las mujeres como contenedoras y comprar sus capacidades reproductivas.

Margaret Sanger dijo que “ninguna mujer puede llamarse a sí misma libre cuando no tiene el control sobre su propio cuerpo’. La gestación subrogada parte de una decisión previa de la mujer con su cuerpo, pero que no puede ser modificada en el proceso. Es una forma de explotación.

Un embarazo conlleva cambios físicos y psicológicos en el cuerpo de la mujer. Pero esto no se tiene en cuenta. El liberalismo habla de ese altruismo de la mujer que se presta a tener un hijo para otros, normalmente ricos.

¿Existen mujeres ricas y famosas que gestan para hombres de la clase trabajadora? ¿Las personas pobres pueden permitirse la opción de la gestación subrogada? Si la respuesta a estas preguntas es negativa, nos lleva a la conclusión de que existe una parte oprimida y una parte privilegiada en este tema.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies