Opinión | Marruecos y la homosexualidad

Por Javier F. Ferrero @SrPotatus

Estos días ha saltado a los medios un vídeo en el que unos cinco hombres irrumpían en casa de una pareja gay en la ciudad marroquí de Beni Melal. Los dos hombres fueron agredidos brutalmente y arrojados a la calle desnudos, después de quitarles la sábana que los cubría. Toda la escena fue grabada, subida a las redes sociales y difundida en televisión y prensa.

La homosexualidad en Marruecos está castigada con penas que pueden ir de 3 meses a 6 años de prisión y multas de 120 a 1200 dirhams. El artículo 489 del código penal de Marruecos, introducido el 26 de noviembre de 1962, criminaliza «actos licenciosos o contra natura con un individuo del mismo sexo».

Además del código penal, la normalización por parte de la sociedad y el reconocimiento de los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales en Marruecos se encuentra también un bache en su religión, ya que la visión de la homosexualidad en el país africano está íntimamente relacionada con el islam. Tanto el Corán como los hadices la condenan. También la sharia, la ley musulmana, considera la homosexualidad un delito, aunque no se mencione una pena concreta.

Los sectores más conservadores y tradicionales insisten en que la homosexualidad es «ajena a las costumbres y tradiciones locales»,  situándola al mismo nivel que la delincuencia y el terrorismo. Las autoridades marroquíes han aumentado la presión sobre la comunidad LGBT, aunque no suele haber juicios por el artículo 489, posiblemente, debido a las presiones internacionales que provoca. Se prefieren las acusaciones de «escándalo público», con menor repercusión internacional y, por lo tanto, menos señalada por los medios de distintos países. Desde la independencia de Marruecos en 1956, más de 5000 homosexuales han pasado por los tribunales por delitos relacionados con el artículo 489.

En general, la policía suele hacer la vista gorda mientras los homosexuales sean “discretos”, aunque la situación ha cambiado en los últimos años debido, en parte, a las presiones antes mencionadas de los estamentos más tradicionales del país. Como consecuencia, no existe ningún tipo de protección contra discriminación o abusos para los homosexuales, ni reconocimiento de ningún tipo ni individual ni colectivo.

La Asociación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Marruecos (Kifkif),  una ONG marroquí constituida como asociación sin ánimo de lucro,  lleva una lucha pacífica por los derechos de los homosexuales en Marruecos. Kifkif invita a toda la sociedad civil a condenar esta agresión y solicita al Estado marroquí que investigue y castigue a los agresores.

El reconocimiento de la sociedad marroquí a la existencia de la homosexualidad, así como la adquisición de los legítimos derechos de la comunidad LGBT, continuará siendo un sueño imposible mientras que el estado marroquí, mediante el artículo 489 del código penal, siga discriminando todo acto vinculado a la homosexualidad.

2 thoughts on “Opinión | Marruecos y la homosexualidad

  • 04/04/2016 at 11:19 am
    Permalink

    En África en general, mucha gente suelta con la mayor tranquilidad del mundo “a los homosexuales hay que matarlos”. Es increíble, pero así anda el planeta, y son opiniones aceptadas entre la “gente normal”. Como que hay trabajillo por ahí.

    Reply
  • 29/03/2016 at 7:58 am
    Permalink

    Los hay valientes, más valientes, más valientes aún, y quien muestren de algún modo ser gay en un país árabe, o al menos musulmán. Los que habéis visitado alguno de estos paises sabéis que el conservadursimo se respira en cada esquina y cada café sin necesdiad de entrar en ninguna mezquita.

    Saludos.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies