Manipulación pasada y presente electoral | Fallo de sistema

Por Filosofía Perdida @Filopolitics

Han pasado cuatro meses desde las pasadas elecciones, y todo parece indicar que nos dirigimos a otras nuevas a pesar de no haberse podido formar gobierno. Lo que nos ha llevado hasta aquí es, por evidente, muchas veces ocultado. El PP no se dispuso a formar gobierno, porque sus posibles socios habían obtenido gran parte del apoyo de electores del PP disgustados con una corrupción de la que no querían seguir siendo cómplices. El jefe del estado, para superar el bloqueo, pidió al PSOE que buscase formar gobierno, pero se empeñó en algo a lo que nos tiene demasiado acostumbrados: buscar a su derecha la identidad de su hipotético (y hoy ya imposible) gobierno. Ciudadanos, el partido surgido para garantizar que todo siga como siempre y nada cambie, apoyó al PSOE como habría apoyado al PP si hubiera buscado formar gobierno, y el resto de partidos fueron un poco más fieles a sus principios.

De cara a cómo se sitúan las diversas opciones, comprobamos que el discurso oficial de cada partido está muy lejos de lo que nos muestra la realidad. Resultaría absurdo pensar que el PP, con un resultado muy inferior al de sus derrotas en 1993, 2004 y 2008 tiene legitimidad para exigir gobernar, porque los electores que desean verlos fuera están divididos entre gente de derechas con ganas de votar a un partido con menos corrupción, y votantes de izquierdas divididos entre las diversas sensibilidades de la izquierda. El PP apela a ser la lista más votada, como podría haber hecho Hitler cuando asumió el poder, como si fuera ilegal que se pongan de acuerdo las diversas opciones que se oponen a su corrupción y su manera antidemocrática de gobernar saltándose todo el programa que les llevó al poder y dándole la espalda a la ciudadanía.

Ciudadanos, que surgió como partido del sistema para que los molestos con el bipartidismo no se salieran del orden establecido, nos ha vendido como regeneración y pacto de estado lo que no es más que repetición de lo conocido y pacto para salvar a los de siempre. La novedad que nos intentaron vender y que compraron muchos menos de lo que habían pronosticado las encuestas hechas por los mismos medios que los promovieron, terminó siendo algo tan viejo como mantener lo de siempre. En un esfuerzo por llevar a la derecha (bueno, aún más a la derecha) a un partido liberal que se disfrazó con las siglas de socialista y obrero, Ciudadanos encontró en Sánchez y su búsqueda desesperada de la Moncloa, el lugar perfecto en el que poner los huevos de las políticas neoliberales de su economista de cabecera y habitual de FAES. De todos aquellos fuegos artificiales, solo quedan las cañas humeantes de unos políticos ansiosos por tener el poder y una publicidad de una regeneración que se demostró, como la mayoría en este tema, totalmente fraudulenta.

El PSOE abanderó el cambio que no llegó, pero quizás no llegó porque de haber gobernado el PSOE no habría existido ningún cambio. Con un líder mediocre y un proyecto ambiguo y vacío, el PSOE añadió un nuevo récord de peor resultado a los que ha estado cosechando a lo largo del territorio estatal, desde que en Andalucía obtuviera Susana Díaz el peor resultado en su histórico banco de voto cautivo. La manera de combatir la ausencia de legitimidad como partido gobernando en solitario, fue ridiculizar una alianza con Podemos para gobernar juntos, y abrazarse con Ciudadanos (que había amenazado con quitar el apoyo a Susana en Sevilla) para lograr que aquellos que les convirtieron en una máquina electoral no se sintieran defraudados. Ya he explicado en reiteradas ocasiones por qué este partido no es de izquierdas, por sus obras ellos solos disipan mis dudas.

Todo quedaba pendiente de un Podemos que podía seguir las huellas del PSOE en el viaje a la derecha, o podía mantenerse fiel a lo que prometió. En dos ofertas pidiendo un pacto semejante al que el PSPV tiene en Valencia con Compromís, al igual que nuestros vecinos los portugueses, Podemos pidió que el cambio no fuera de caras o siglas, sino de políticas, y en dos sucesivas renuncias a partes importantes de su programa (como la subida del SMI o derogar la reforma laboral del PSOE), acabó poniendo de manifiesto lo que todos sospechábamos: el PSOE no iba a realizar ningún esfuerzo por lograr un pacto de izquierdas. Ciudadanos, que había sido inventado para anular a Podemos, no dudo en echarles en cara que no les apoyaran, mientras pedían al PP el apoyo para formar la gran coalición, y así, pretenden dañar a Podemos al acusarlo de no haberles dado apoyo, los firmantes de un pacto hecho para dañar a Podemos y marginarlo.

Ante las nuevas elecciones, parece que vamos a tener una nueva ronda de informaciones cruzadas, publicidad, campaña y mítines. A su vez, los medios de comunicación van a volver a darnos información sesgada para que nuestro pensamiento se amolde a lo que sus accionistas desearían o a lo que necesitan los bancos que los financian. Leí a Erich Fromm que “la mayoría de la gente está convencida de que, mientras no se la obligue a algo mediante la fuerza externa, sus decisiones le pertenecen”, algo que nos daría para varios artículos, pero aquí me refuerza lo que vengo viendo en los últimos meses: todo el mundo transmitirá lo que dice su medio de comunicación favorito para terminar presumiendo de entender todo lo que ocurre porque entiende perfectamente lo que su medio de comunicación favorito desea que piense. Por ello veo necesario atisbar qué nos vamos a encontrar en los medios dentro de poco, si no nos lo estamos encontrando ya.

Todos los medios de comunicación favorables al PP van a ridiculizar al PSOE por no haber pactado con el PP un gobierno que permitiera al amigo de Bárcenas permanecer en la Moncloa otros cuatro años, aumentando nuestra deuda por encima del PIB, precarizando (más si cabe) el empleo, para llamar trabajo a una especie de ocupación que reporta el suficiente dinero como para no morir de hambre sin salir de la pobreza, disminuyendo nuestros servicios públicos y destrozando nuestros derechos y libertades. Pedro Sánchez -dirán los medios ponderados de gente como el comisario Marhuenda o la cadena televisiva de la conferencia episcopal- “es alguien que es muy malo por obedecer el mandato del jefe del estado y buscar un acuerdo de investidura con los antisistema de Ciudadanos”. Y después de muchos sonrojantes calificativos en paupérrimos debates en lugares como el altavoz del hoy preso Mario Conde, se dirá que hay que seguir votando al PP, para ver si llegamos al millón de casos aislados.

Los medios favorables al PSOE defenderán la posición “céntrica” del Pedro Sánchez. El jugador de baloncesto que salió de la política para ir a Caja Madrid- Bankia (aunque se le olvidara al redactor de su currículum en la web de Ferraz), el autor de la tesis doctoral que no puede consultar ningún periodista o medio, como si del TTIP se tratara (será que como el PSOE es favorable al TTIP se le ha contagiado), gozará del aplauso de incondicionales medios en quiebra que, huyendo de la realidad con la misma velocidad que lo hacen del sentido común, aplaudirán lo que ha hecho un PSOE sin principios para criticar a un Podemos que buscaba un pacto para que hicieran por primera vez desde 1979 algo de izquierdas. No sabemos si algún aventurero pedirá a Ciudadanos y PSOE confluir juntos a las elecciones, pero la coherencia de pensamiento y obra no es el fuerte de estos medios que se hunden en lectores con la misma velocidad con que el PSOE lo hace en las urnas.

Ciudadanos gozará de nuevo de lo que viene teniendo desde que dio su segundo salto a la política estatal (aunque los medios oculten su ridículo electoral del año 20081): un total apoyo, cobertura mediática máxima y tesis que avalen lo que hizo, apoyar al que fuera para tener un gobierno sin que esté Podemos. Para ello, una vez más, hay que maquillar los errores que están teniendo, la corrupción que está aflorando, las cuentas en Panamá que se han descubierto a algunos políticos suyos, la financiación ilegal que se les ha descubierto en Murcia, los líos internos que le han estallado… Siempre se le dará una posición avanzada en las encuestas, se dirá que es el partido de moda, se le promocionará la campaña y se aplaudirá la valentía de haber evitado que una izquierda mayoritaria en la cámara llegara a gobernar.

¿Y los medios favorables a Podemos? -me pregunta mi cuñado cada vez que le enseño la manipulación que nos espera de cara a las próximas elecciones- ¿Qué decir de esos medios que están con Podemos? No estaría mal preguntarse antes qué medios son. La Sexta ha sido acusada de dar voz a Podemos, como antes hiciera Intereconomía (primer canal de televisión en que salió Pablo Iglesias), o también hiciera 13 tv; es cierto que medios como Antena 3 o Televisión Española (pagada con el dinero de todos para hacerle campaña a quien nos recorta en servicios sociales, sanidad y educación) tardaron mucho en dar un poco de cobertura informativa al partido que llenaba plazas y comenzaba a ser determinante en las encuestas, sin embargo, aunque digan que hasta la mala publicidad es buena, salir en La Sexta no es ser apoyados por La Sexta, Inda (fan de Esperanza Aguirre y Albert Rivera) y el comisario Marhuenda, comparten plató con todas las fuerzas políticas. Y solo hablamos de televisión, ¿qué periódico de papel tiene periodistas que miren con buenos ojos a Podemos? ¿Qué radio en este país tiene algo similar? Tendríamos que irnos a periódicos digitales, a los que acude la gente que busca saber más allá de los generalistas, que son los que mueven las grandes masas de opinión.

Supongo que esos medios favorables a Podemos podrán hacer un análisis más o menos exhaustivo de lo que ha ocurrido, y favorecer una visión de izquierdas que ayude a comprender qué ha pasado para la gente que desea todavía no entiende que Podemos no apoyara al PSOE en el pacto que hizo con la nueva derecha, que es igual que el PP, como dijo Pedro Sánchez.

En cualquier caso, debemos prepararnos para una buena dosis de campaña y publicidad, de manipulación y realidad virtual hasta que en las urnas volvamos a decir lo que dijimos en diciembre, salvo que alguien aprendiera algo nuevo de todo lo ocurrido, cosa que yo espero de los votantes del PSOE desde que empezaron a gobernar en 1982.

1 Muchos echan en cara a los que decimos que C’s es un invento mediático para atacar a Podemos que la formación naranja exista desde 2006. Precisamente no la atacamos de ser fundada con ese fin, sino haber sido lanzada, promocionada y protegida por la prensa afín al régimen desde que Podemos comenzó a tener un hueco en las encuestas.

4 thoughts on “Manipulación pasada y presente electoral | Fallo de sistema

  • Pingback: Manipulación pasada y presente electoral

  • 02/05/2016 at 1:33 pm
    Permalink

    Muy fan de esto sobre Pedro Sánchez: “El jugador de baloncesto que salió de la política para ir a Caja Madrid- Bankia (aunque se le olvidara al redactor de su currículum en la web de Ferraz), el autor de la tesis doctoral que no puede consultar ningún periodista o medio, como si del TTIP se tratara (será que como el PSOE es favorable al TTIP se le ha contagiado)”…

    Qué poco se habla del TTIP en los medios de comunicación de masas…

    Reply
    • 03/05/2016 at 3:02 pm
      Permalink

      Para eso está Vota y Calla y Nueva Revolución, Salva. Hablamos de lo que los Mass Media no quieren.

      Reply
      • 05/05/2016 at 11:42 am
        Permalink

        ¡Cierto! Ahí seguimos, diciendo lo que pensamos aunque nod apdieten la moddaza.

        Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR