De los Presupuestos Generales

Por Alba Martínez

Me remonto al pasado para tratar el tema de los Presupuestos Generales del Estado: sí, esos que requerían de la colaboración de todos los partidos políticos y de un gobierno estable para ser aprobados. Pues bien, ya están aquí y ¿para qué?

La inversión sólo ha subido en Canarias, que recibirá 270 millones, un 3,2% más que en 2016, mientras en el resto de España ha descendido, siendo las comunidades más afectadas la andaluza (1.156 millones, 36,5% menos que en 2016) y la valenciana (589 millones de euros, un 33% menos que en 2016).

Hay un dato irónico en las partidas presupuestarias de la Comunidad Valenciana: Rajoy ha destinado 36 millones en centros penitenciarios. Parece que el PP se preocupa por los nuevos residentes de las cárceles valencianas.

El Conseller de Hacienda, Vicente Soler, tacha de “vergonzosa” la actitud del gobierno y los acusa de “querer esconder la caída de las inversiones presupuestarias” y los “recortes” que ya realizaron el pasado año. Por su parte, la vicepresidenta, Mónica Oltra, afirma que esto es un castigo para los valencianos por parte del PP:“Rajoy sigue insultándonos y marginándonos a los valencianos y valencianas”.

Pero esto no es todo. El PP valenciano tampoco está de acuerdo con la dotación del gobierno a la Comunidad Valenciana. Isabel Bonig, Presidenta del PP de esta comunidad se ha sumado al rechazo del Presupuesto General del Estado. Junto a los cinco grupos con representación en la cámara ha elaborado un documento con el título “Declaración institucional ante la marginación de los valencianos y las valencianas en los Presupuestos Generales del Estado 2017”. Parece que Rajoy ha conseguido unir a todas las fuerzas políticas de la Comunidad Valenciana.

Los presupuestos de las comunidades son decididos por el gobierno central y este lo único que hace es entorpecer la salida de la crisis. El tripartito de la Comunidad Valenciana (PSOE, Compromís y Podemos) no le gusta al gobierno central y los está castigando utilizando como yugo los presupuestos.

En general, y en base a los PGE de 2017, el modelo del PP sigue siendo precario. Se han recortado 5000 millones en comparación con 2016. Es curioso que esta cantidad sea la misma que reclaman las empresas que explotan las autopistas privadas en quiebra .

La estructura de estos presupuestos cada vez potencia más la desigualdad. En 2007 los impuestos directos (aquellos que se aplican sobre la obtención de rentas o el patrimonio del sujeto pasivo, es decir cada persona contribuye en base a lo que tiene) ocupaban casi el 60% de la recaudación, frente a los indirectos (aquellos que gravan el consumo de bienes y servicios y las transmisiones de bienes y derechos en general. Es decir, depende del producto y no de las características o posesiones del contribuyente). En 2017 la recaudación en base a los impuestos directos está por debajo del 53%. El PP con estos presupuestos actúa como un buen gestor para los privilegiados.

El PIB español ha recuperado los niveles anteriores a la crisis, pero esta estadística no se refleja en las personas. Tenemos 5,7 millones de parados y el gasto social sigue siendo apretado. Solo aumenta el gasto de las pensiones. Esto último es debido a que cada vez es mayor el número de jubilados y los pensionistas de la última década tienen buenas bases de cotización.

Por su parte la educación sigue sufriendo. Los fondos destinados a dar apoyo educativo a los estudiantes más desfavorecidos, que sufrió un recorte en 2015 del 90%, ha bajado aún más hasta quedarse en 4,9 millones, un 10% menos que en 2016.

El sector cultural sigue sin recuperarse. El dinero que se destina hoy a la Cultura es un 41% menos (en términos reales) de lo que se invertía en 2008.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa ha aumentado su presupuesto un 32%. Pero para entender esto hay que remontarse al predecesor de Cospedal en el Ministerio de Defensa quien nos dejó con una deuda de 20.000 millones en armamento. Vamos a estar muy seguros, eso desde luego. Este aumento de gasto en Defensa ya lo pidió Trump, a quien el gobierno ha hecho caso.

Los intereses de la Deuda Pública, incrementada a nivel de récord por Rajoy, se llev 32.447,7 millones; más del 9% de los presupuestos. Para las hucha de las pensiones se va a emitir deuda pública: Rajoy nos saca de la indigencia, pero nos deja pagando intereses.

Para terminar la casa del Rey aumenta su presupuesto (43000 euros) mientras que la ley de memoria histórica no recibe nada.

En definitiva, más saqueo a la ciudadanía, precariedad y recortes. La brecha social no se cierra. 10 años después de la crisis se sigue repartiendo miseria y no garantizan un empleo de calidad. El gasto de los ajustes de estos presupuestos recae principalmente en la mayoría social.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies