Economía | Los municipios: base del cambio

Por Xavier Tarazona @XavierTarazona

Como podemos comprobar en nuestro entorno económico del primer mundo, a estas alturas parece que sólo hay un pensamiento económico y político único y verdadero que se está aplicando, con más o menos intensidad, en todos los países de esta área de influencia, que es la doctrina neo-conservadora. Esta política económica profundamente reaccionaria, injusta, elitista a favor de los ricos, privatizadora de bienes públicos, está condicionando nuestras vidas sin que se divisen alternativas a corto plazo. Es la doctrina económica de la derecha extrema elaborada por la Escuela de Chicago con Milton Friedman a la cabeza, aplicada por primera vez en el Chile de Pinochet a partir del año 1973 como campo de experimentación con un resultado social y económico devastador para las personas y el Estado y extendida por el primer mundo con Thacher y Reagan en los años 80 en Inglaterra y EEUU que significó el fin de las políticas keynesianas post II Guerra Mundial, arrasando a las clases trabajadoras y el estado del bienestar. A partir de aquí el neoliberalismo (o neo-conservadurismo) se declara doctrina única, puesto que la izquierda socialdemócrata, gobernante en muchos países, no es capaz de enfrentar una alternativa económica y muchos de los nuevos “teóricos” gobernantes de izquierda abrazan con la fe del converso las doctrinas económicas neocons (la Tercera Vía inglesa, el SPD alemán, el PSOE español comandado por Boyer y Solchaga en materia económica), desde esta época el pensamiento económico de izquierda ha sido desterrado de los partidos llamados socialistas o socialdemócratas, arrinconando a sus más preclaros pensadores. Las consecuencias las estamos pagando muy caras ahora y los últimos acontecimientos políticos no auguran mejores perspectivas de futuro.

pensar-la-ciudad

Ir contra las políticas económicas de los Estados dominados por los oligarcas del dinero y sus medios de comunicación es un trabajo de grandes dimensiones, de grandes esfuerzos, de grandes movilizaciones, también de tiempo, que nos puede parecer demasiado largo, y que necesitará de muchas personas con formación y capacidad ideológica para ir apuntalando una alternativa al modelo económico y social actual para cambiarlo a favor de las personas. Es más fácil para solucionar problemas globales empezar a trabajar desde el ámbito local, el más cercano para plantear propuestas, el más receptivo por la proximidad y el conocimiento directo de las personas y con muchas posibilidades de aplicar las propuestas y que se vea su resultado inmediatamente o a corto plazo. Ahora que muchos ayuntamientos han cambiado de gobierno es posible iniciar este cambio, pero para eso hacen falta algunas premisas previas: primero que las personas que estén dispuestas a este trabajo entiendan que son servidores públicos (no están para servirse de lo público), que su trabajo está destinado a cambiar la vida de las personas, desterrando de una vez para siempre la visión que ha prosperado hasta ahora en muchos ayuntamientos de creerse sus regidores que están por encima del resto de su vecindario; segundo que para cambiar el modelo económico y social actual se tiene que tener claro el modelo al que se quiere llegar, por lo tanto hay que tener un modelo definido y la forma de desarrollarlo. Lo que vamos a desarrollar a partir de ahora es una propuesta de modelo municipal planteado como un modelo global, puesto que un municipio es una globalidad (no se puede hablar de educación sin hablar de dinero, ni sin hablar de integración, ni sin hablar de pobreza, ni sin hablar de orden público, ni sin hablar de terrenos, ni sin hablar de medio ambiente, y así como este ejemplo todos los demás), que puede favorecer el cambio social y económico que necesitamos a favor de las personas.

Para cambiar los municipios a favor de las personas primero hay que definir los derechos y deberes que estas han de tener. A estas alturas, en nuestro espacio físico y en nuestra sociedad del primer mundo, hay que ir más allá y adaptar los derechos básicos definidos por la Agenda Hábitat de la ONU a nuestra realidad a través de los derechos complejos o de cuarta generación, definidos por Jordi Borja.

  • No basta con el derecho a la vivienda, hay que afirmar el derecho a la ciudad.
  • No basta con el derecho en la educación, hay que exigir el derecho a la formación continuada.
  • No es suficiente con el derecho a la asistencia sanitaria, hay que apuntar al derecho a la salud y a la seguridad.
  • No hay que reivindicar sólo el derecho al trabajo, sino que es necesario impulsar el derecho al salario ciudadano.
  • Es necesario complementar el derecho al medio ambiente con el derecho a la calidad de vida.
  • Tenemos que superar el derecho a un estatus jurídico igualitario para llegar al derecho a la inserción social, cultural y política.
  • Tendremos que batallar para pasar de los simples derechos electorales al derecho a una participación política múltiple, deliberativa, diferenciada territorialmente, con diversidad de procedimientos y mediante actores e instrumentos diversos.

 

Todos los derechos citados comportan, evidentemente, los deberes correspondientes por parte de sus titulares, sin los cuales aquellos pierden eficacia para el conjunto de la ciudadanía. El derecho en la ciudad supone el civismo y la tolerancia en el espacio público, el derecho a la formación continuada supone el esfuerzo individual para asumirla, el derecho a la calidad de vida supone un conjunto de comportamientos para respetar el derecho de los otros, etc. Sin deberes no hay derechos. Sin derechos y deberes, no hay ciudad.”

Nuestra propuesta para poder llevar adelante esta tarea es un trabajo en dos grandes áreas: económica y social, puesto que una tiene que ser el apoyo de la otra, partiendo de las siguientes premisas básicas de intenciones.

  • Conseguir una educación pública de calidad, con valores sociales y generalizada para toda la población.
  • Conseguir la integración de todo el mundo, sin ninguna discriminación por ningún motivo.
  • Erradicar la pobreza, la exclusión económica y social garantizando los derechos básicos para todas las personas: alimentación, vivienda, educación y sanidad.
  • Cohesionar la estructura urbana, con dotaciones de servicios adecuados y distribuidos racionalmente en el territorio.
  • Mejorar la calidad urbana, controlando el crecimiento y el mantenimiento del magro patrimonio arquitectónico y natural. Aumentar las zonas verdes y de esparcimiento.
  • Aprovechar las experiencias de los diversos colectivos que trabajan en el municipios así como la de los mayores. Conseguir la recuperación la vida social, en tanto en cuánto sociedad civil participativa y crítica.

La actuación económica en los ayuntamientos tiene que cumplir la premisa básica de solucionar los problemas actuales y futuros del municipio en una situación de decremento de ingresos extraordinarios y un incremento de los gastos. Hay que blindar la economía municipal para que esté capacitada para soportar el peso económico de los servicios, actuales y futuros, que se tienen que dar a la población desde una institución pública, como es el ayuntamiento, garante del bienestar de las personas que habitan en su término. Las premisas de actuación económica tienen que pasar por hacer una gestión económica real y posibilista, no gastando más delo que se tiene, buscando financiación externa para cualquier proyecto de inversión, al tiempo que se buscan nuevas formulas de financiación y aumento de los ingresos, basadas en la participación de agentes económicos tanto públicos como privados. Se tiene que propiciar que toda la maquinaría municipal esté a disposición de trabajar a favor de las ciudadanas y ciudadanos de la forma más eficiente, tanto garantizando la seguridad, como garantizando los servicios administrativos y de gestión de los recursos humanos y técnicos de los ayuntamientos. Las actuaciones urbanísticas tendrán que ir encaminadas a intentar enderezar la situación urbana e intentar reconducir el municipio hacia la sostenibilidad que propicie el aumento de la calidad de vida, siendo imprescindible la planificación anticipada de los servicios necesarios y, previamente, la dotación de los actuales servicios deficitarios. Las actuaciones medioambientales se irán introduciendo aprovechando las necesidades de recambios, para ir cambiado hacia la aplicación de nuevas energías renovables, así como también hace falta, por sentido común, controlar y planificar todas las actuaciones municipales que pueden favorecer o perjudicar el medio ambiente.

Toda la gestión económica de los ayuntamientos tiene como único objetivo servir de vehículo para conseguir la única razón de ser de una institución pública de servicios como es la corporación municipal: procurar el bienestar de las personas que conviven en el municipio. Para esta tarea hay que coordinar todas las actuaciones sociales emanadas del ayuntamiento para armonizar los servicios con las demandas reales de la población. El municipio es el ámbito básico de armonización de las distintas prestaciones y servicios sociales. La participación es la clave para poder llevar a cabo la regeneración y la reorientación de los municipios. Las tareas a acometer son demasiado grandes para un gobierno municipal sin el consenso y la participación activa de la población. El diseño del futuro, la reflexión sobre las distintas alternativas en temas que influyen en la educación, la cultura y la integración social en los municipios no son funciones especializadas de ninguna institución sino responsabilidad de todas las personas, de todas las instituciones, el objetivo es implicar en esta tarea a la población. Para empezar hace falta que definir, en cada área, los conceptos globales que las armonizan. La educación es un concepto amplio y vital para la supervivencia de las personas, es un proceso que dura toda la vida de la persona, en el cual se combinan la transmisión y la generación de conocimientos y de valores con la socialización de las personas. Es el que nos marcará la sociedad del futuro, es la base para empezar a construir y/o reconstruir el edificio social o por el contrario, quizás, el plantel de la cosa que nos llevará a la destrucción social. La acción social tiene que servir para su objetivo básico, integrar socialmente y económicamente a las personas, este es el punto de referencia. Como institución pública, los ayuntamientos tienen que garantizar la integración social de todas las personas, así como impedir la discriminación y la exclusión social por cualquier motivo. La integración de nuevos habitantes con culturas y hábitos diferentes tiene que propiciar el enriquecimiento social e intelectual de la población, única forma de huir de la intolerancia y la violencia. La acción social tiene que conseguir eliminar las barreras de marginación que, día tras día, van levantándose para más personas y erradicar la pobreza en su ámbito de actuación municipal, garantizando todos los derechos básicos para las personas enunciados por la ONU y consignados en la constitución: trabajo, vivienda, educación, sanidad. La cultura es la parte de los usos y costumbres que propician y facilitan un ambiente de relación entre las personas, favoreciendo la ascensión, con su avance positivo, a un peldaño superior de la sociedad. La actuación cultural tiene que ser complementaría y multiplicadora de la actividad educativa y social de la población, tanto se trate de personas en edad escolar o de personas más mayores.

En base en estos enunciados quizás será posible desarrollar el modelo de municipio que deseamos y estar en disposición de que sean los municipios los impulsores de cambios en el modelo neo-conservador que nos está llevando a la ruina económica y social, puesto que puede propiciar dos cuestiones importantes, la creación de una conciencia crítica e informada y la posibilidad del impulso de nuevos modelos de trabajo al margen de la dinámica económica establecida abriendo el campo del autoempleo, el cooperativismo y la economía social.

One thought on “Economía | Los municipios: base del cambio

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR