Los cínicos no sirven para este oficio | Contrainformación

Por Eme de Mister @EmeDeMister

El periodismo en España tiene un problema serio de actitud, se ha creado la ilusión de que los periodistas y los mass media son intocables. Creen que pueden mentir sin que haya repercusiones, sin que nadie les reclame nada y sin que nunca se tomen medidas para subsanar esa actitud deleznable y sumamente dañina.

No me malinterpreteis, soy un firme defensor del derecho a la información, del periodismo, de los medios de comunicación y de la libertad de prensa. Pero jamás defenderé el libertinaje de prensa, entendido como la violación de la ética periodística. Jamás defenderé que las opiniones y creencias personales, e intereses particulares o corporativos influyan al redactar una noticia o se usen para fabricarlas.

El periodismo tiene unas normas, dichas normas incluyen el deber de informar de forma veraz; el deber de rectificar las informaciones falsas; el deber de no permitir bajo ningún concepto la eliminación de informaciones esenciales para el conjunto de la ciudadanía; el deber de nunca condicionar al lector o espectador con el uso del lenguaje de forma tendenciosa. En definitiva, el deber de no mentir, distorsionar e intoxicar. Si rompes esas reglas, tarde o temprano repercutirá mermando tu credibilidad.

J.R.Mora-Manipulación
Viñeta de J.R. Mora @JRMora

Nunca una ley fue tan clara: Acción-Reacción-Repercusión 

El problema del periodismo patrio es precisamente ese, la libertad de la que se han apropiado para difamar. El derecho que creen tener de constituirse como jueces y verdugos, y el derecho que creen tener de no aceptar ninguna réplica, atribuyéndola siempre a ataques contra la libertad e intentos de censurar.

Al periodismo actual no le gusta que se le desmienta, odia con todas sus fuerzas que se señale a los traficantes de información que diseñan noticias por encargo de intereses políticos o económicos. Lo normal es que si alguien miente sobre un hecho o una persona o grupo, se le llame mentiroso y pierda credibilidad.

Lo normal es que si usas un medio de comunicación para atacar, tarde o temprano los agredidos se defiendan y te señalen como autor de esa agresión. Lo normal es que si más del 80% de periodistas declara haber recibido presiones en 2014 por parte de sus jefes para que modifiquen sustancialmente sus informaciones y todos se quejan de falta de Independencia valorándola con un 4,3 sobre 10, nosotros los ciudadanos (o profesionales del sector) percibamos que los mass media ya no cumplen un rol informativo y que esos mass media, poco a poco, también pierden credibilidad.

Lo lógico es pensar que la sensación de precariedad en la redacción de ‘El Mundo’ es tan grande, que después de tres ERE y un cuarto en camino con reducción del 26% de la plantilla, hayan sido los propios periodistas los que se plegaron al discurso editorial agachando la cabeza y guardando el código deontológico en un cajón, para así evitar ser prescindibles y poder seguir desarrollando su profesión.

Lo que no es coherente es la actitud cínica del gremio periodístico en respuesta a las críticas de Pablo Iglesias a Álvaro Carvajal, periodista de ‘El Mundo’, insinuando que éste acepta inventar noticias por comodidad laboral, durante la presentación del libro “En defensa del populismo” en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid. Son ellos mismos los que se quejan de la falta de independencia en los medios donde trabajan, son ellos mismos los que se quejan de la precariedad laboral que sufren a diario. Todas sus quejas quedaron reflejadas en el informe anual que la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) presentó en Diciembre de 2014. Quejas tan alarmantes y desalentadores como que un 76,3% ha visto reducido su salario. O que el 49,1% del 70,6% que ha recibido modificaciones laborales, declara tener menos tiempo para realizar bien su trabajo. ¿Cómo no pensar que la reacción del gremio responde más a intereses propagandísticos que a una sincera indignación?

Intereses propagandísticos que, por ejemplo, Eduardo Inda conoce muy bien. Él es el típico periodista que nos hace cuestionarnos la libertad de prensa y la libertad de los medios de comunicación. Ya no es tanto porque sea incisivo, sino porque miente. Es un periodista incendiario y muy repetitivo, que se empeña en camuflar el ruido que crea la propaganda en información y periodismo de investigación.

Información vs. Propaganda: Okdiario como ejemplo de mala praxis

Hay una delgada línea que separa la información de la propaganda. Información es cuando se exponen los hechos importantes sobre un tema de forma objetiva e imparcial, sin caer en juicios de valor y cumpliendo los procesos de verificación para ser veraz. Propaganda es todo aquello que se tergiversa, se manipula o se sesga ocultando datos para favorecer un punto de vista determinado.

En España tenemos casos muy conocidos de mala praxis periodística. El juicio paralelo que los medios de comunicación llevaron a cabo contra Dolores Vázquez, durante la cobertura diaria que dedicaban a la investigación del asesinato de Rocío Wanninkhof, fue de todo menos ajustada a la deontología periodística y un ejemplo de todo lo que nunca hay que hacer al cubrir un suceso o redactar una noticia. No sé si lo recordáis, pero los medios se centraron en la personalidad y orientación sexual de Dolores Vázquez para directamente señalarla como sospechosa del asesinato y posteriormente como culpable.

Otros casos conocidos son los tratamientos informativos que dedica ‘La Razón’ a Manuela Carmena, aquella famosa portada mintiendo sobre las vacaciones de la alcaldesa o la famosa flor prohibida que no lo era y donde la retrataban como un peligro ecológico, se estudiarán en las facultades de Periodismo de España.

Pero sin duda es Eduardo Inda, y su digital Okdiario, los que se llevan el Oro en difamación, tergiversación, manipulación, fabricación y sesgo informativo. El falso informe de la UDEF sobre la supuesta financiación ilegal de Podemos y la posición de acusación y veredicto usada para contarlo son ejemplos clarísimos. La no cobertura o cobertura anecdótica de noticias relacionadas con Ciudadanos es otra evidencia de la finalidad del digital que dirige: Propaganda contra Podemos. No en vano en su sección “El OK y KO de OKDIARIO” es habitual encontrar a alguien de Podemos o relacionado con Podemos como KO, incluso cuando Ciudadanos tenía graves escándalos de dimisiones en su partido era Podemos quien aparecía.

Sucede igual con el reciente descubrimiento de la doble facturación del delegado territorial de Ciudadanos en Murcia, el digital incluye KO a Mario Gómez por separado, sin generalizar como sí hace con Podemos y sin tener en cuenta que no es la primera vez que en Ciudadanos hay un escándalo relacionado con las finanzas de la formación. Sin embargo sí sitúan OK a Albert Rivera por decir (a colación de la reciente polémica derivada de las críticas de Pablo Iglesias al periodista de ‘El Mundo’) que Podemos usa “las artes del chavismo”.

La mala praxis de ‘Okdiario’ es algo sistemático, en la portada de la edición del sábado 23/4/2016, hay 7 artículos negativos dedicados a Podemos, a sus miembros y a su entorno político. También hay un artículo en el que acusan a Rafael Correa, presidente de Ecuador, de usar el devastador terremoto sufrido hace poco para subir los impuestos y que tildan de “excusa para una ofensiva impositiva”. Entre medias nombran a Hugo Chávez y recurren a ciertas barrabasadas de las que hablaremos otro día.

La obsesión que muestra Eduardo Inda por Podemos no tiene otra función que la propagandística, induciendo a los lectores a posturas desfavorables hacía Podemos y hacia sus miembros y entorno. No leeréis noticias centradas en los aspectos positivos de Podemos o de sus propuestas e iniciativas. Leeréis más que todo noticias prefabricadas por encargo o invenciones que al ser desmontadas ni se retiran ni se rectifican.

Como la noticia falsa publicada el 23/10/15 titulada “Carmena seguía a Zapata en Twitter cuando el edil se mofó del Holocausto”, acusándola de ocultarlo y que hoy sigue disponible en la web del digital sin ningún tipo de rectificación. Es falsa porque Carmena creó su cuenta en Marzo del 2015, y los tuits de Zapata son de 2011.

                            Imagen Carmena

Todo eso hace que sea inevitable cuestionar a muchos medios y su palpable cinismo. Pocos medios cubrieron la publicación del estudio periodístico de la Universidad de Oxford en el que se decía que los medios españoles son los menos fiables. Pocos medios cubrieron el amplio reportaje del ‘The New York Times’ donde alertaban de la falta de independencia en las redacciones de ‘El Mundo’, ‘RTVE’ y ‘El País’. ¿Sabéis cómo reaccionó ‘El País’? Pinchad aquí si queréis saberlo.

¿Cómo no cuestionar a los medios después del famoso “Nos van a dar pero bien”? ¿Cómo no cuestionar a los medios si ‘Antena 3′ fue capaz de alterar la voz de la diputada Anna Gabriel para presentarla temerosa y dubitativa ante las cámaras mientras le preguntaban sobre su viaje “secreto” a Venezuela?

 

¿Cómo no cuestionar a los medios si se han inventado toda una polémica con Ada Colau por no autorizar la colocación de pantallas para transmitir los partidos de la Selección Española en la Eurocopa tachando la medida de antiespañola?

¿Cómo no cuestionar a los medios al escuchar a un periodista llamar “puta y mal follada” a una diputada o cuando descalifican a miembros de Podemos usando términos como zarrapastrosos o piojosos al redactar una noticia?

¿Cómo no cuestionar a los medios si la prensa se dejó comprar las portadas por el Banco Santander para evitar publicar determinadas informaciones?

                       Imagen portadas

¿Cómo no cuestionar la reacción del gremio periodísticos si han mostrado pasividad ante situaciones que sí pueden catalogarse de atropellos, dónde estaban cuándo apartaron a Jesús Cintora, por qué no reaccionaron de igual forma ante las amenazas de Javier Maroto de “llamar la atención” a Javier Ruiz?. ¿Dónde estaba esa solidaridad que sí manifestaron a Álvaro Carvajal?. ¿Por qué esa incongruencia entre reconocer que hay manipulación en los medios donde trabajan, pero poner el grito en el cielo cuando se les recuerda?.

Es imposible no cuestionar la reacción y la motivación real. Y es imposible no hacerlo porque como decía Ryszard Kapuściński: los cínicos no sirven para este oficio.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies