Lo que debes aprender de Venezuela | Fallo de sistema

Por Filosofía Perdida @Filopolitics

Quería escribir algún artículo sobre todo lo que ocurre en Venezuela, principalmente para explicar qué ocurre de manera sosegada, y compartir impresiones con respecto a un país situado en el foco de los medios de comunicación y de los principales partidos, mientras podemos comprobar que se encuentra a más de ocho horas de avión de Madrid, mientras tenemos países más cercanos donde parece que todo es maravilloso.

No tengo suficientes elementos de juicio como para valorar lo que ocurre en Venezuela, pero sí los suficientes como para valorar la clase de periodismo que se está dando en los principales medios de comunicación de mi país; no tengo suficientes datos como para saber qué es lo mejor para Venezuela, pero sí tengo los suficientes como para saber qué políticos no me representan en España por mucho que manipulen la realidad; no daré un cheque en blanco a los excesos de ningún gobierno, pero comenzando por el que recurre a un país que dista miles de kilómetros del mío para atemorizar a la misma población que ha empobrecido y robado derechos pidiéndoles un voto del miedo desde la falacia y aprovechando la ignorancia general.

Dentro de pocos días partiré a América a pasar una temporada por motivos ajenos al artículo. Para mi futura estancia en diversos países, se me han dado varias advertencias de seguridad que, sorprendentemente, me llevan irremediablemente a pensar que voy a ir a países que se encuentran, como mínimo, igual que Venezuela, mientras que la prensa española parece ignorar lo que allí ocurre, si no lo está ocultando. Violaciones de Derechos Humanos, escasez, precariedad máxima, falta de seguridad y fuerzas del orden atacando a la población son algo que ocurre con mucha frecuencia en países del mismo continente que Venezuela, sin que ocupe en nuestros medios más de unos segundos (y esos solo los ocupa cuando la noticia es más que escandalosa). En Estados Unidos, sin ir más lejos, 1.134 personas murieron a manos de la policía en el año 2015, un dato como para pensarse si realmente el lugar donde poner el foco es Venezuela.

En las últimas semanas mucha gente me ha hablado de Venezuela como si hubiera estado allí, sabiendo que toda la culpa es del gobierno, como si la bajada del petróleo fuese algo irrelevante a un país exportador de petróleo. Cuando digo que viajo a América, en seguida me preguntan si iré a Venezuela, temiendo por los males que pasaré si se me ocurre ir a ese país que tanto conocen gracias a los medios españoles, porque jamás han pisado, y respiran aliviados o aliviadas cuando comento que viajo a otros países que, según Naciones Unidas, están pasando más necesidad, tienen más crímenes y se encuentran con los mismos problemas internos o más.

Cuando a personas de perfil conservador les he explicado la “ley mordaza” punto por punto, con mucha frecuencia me echaban en cara que las manifestaciones las hace “gente peligrosa”, que la “gente de bien” no tiene necesidad de salir a la calle e incluso llegan a aplaudir la violencia de las fuerzas de seguridad porque “garantizan la seguridad de todos de la mejor manera posible”. Estas mismas personas no dudan en apoyar a los manifestantes contra Maduro, usen la violencia que usen, y atacar las fuerzas de seguridad venezolanas porque reprimen las manifestaciones que, cuando se producen en España, son criticadas por ser de “antisistema”, “perroflautas”, “radicales” y otros insultos parecidos. En el colmo de la doble manera de ver esta realidad, los hay que aplauden a quien quiere acabar con la constitución en Venezuela, pero considera antidemocrático a quien propone cambiar algo de la nuestra.

Much@s periodistas, por darle algún adjetivo en que todos podamos englobar a quien se encuentra repitiendo consignas en medios de comunicación, atacan a Podemos por la relación de un puñado de sus líderes con el anterior jefe de estado de Venezuela. Esos mismos periodistas (con perdón) que apoyan a una monarquía con archiconocidos vínculos con los jefes de estado en Arabia Saudí o Marruecos, países que no solo se encuentran mucho más cerca del nuestro, sino que además tienen violaciones mucho más graves de los derechos humanos, a veces incluso contra español@s como la expulsión de juristas por querer ayudar al el pueblo saharaui. Los grupos de comunicación se encuentran, mientras escribo este artículo, dando toda la cobertura posible a una visita de Albert Rivera a Venezuela, un político que pide “más y mejor Europa”, una pérdida de soberanía del país en favor de un continente que está negando asilo a l@s refugiad@s y llevándolos a países donde los DDHH no son respetados. ¿Realmente interesan los derechos humanos a quien presume de un continente que, no solo consiente, sino que promueve una actitud que viola cualquier ley sobre asilo que tenga firmada nuestro país?

¿Realmente interesan los derechos humanos a quien presume de un continente que, no solo consiente, sino que promueve una actitud que viola cualquier ley sobre asilo que tenga firmada nuestro país?

Al mismo tiempo, much@s polític@s utilizan Venezuela como arma arrojadiza contra la izquierda en nuestro país. Como ya ocurriera con el gobierno de ZP, y ocurre actualmente bajo el gobierno del PP, se venden armas a Venezuela (también se venden a Arabia Saudí, que el negocio siempre está abierto), pero es más sencillo señalar un mal y un culpable de manera simplista, que hacer un serio balance sobre todo lo ocurrido, analizar qué hizo cada un@ y sacar conclusiones que sirvan para un análisis veraz. L@s polític@s pretenden echar todos los demonios posibles sobre Podemos, como hicieran anteriormente con Grecia, país arruinado por el bipartidismo empeñado en meterlos en una UE perjudicándolo, país destrozado por los recortes impuestos por la Troika y país que muestra el mejor ejemplo de los males de la Unión Europea. Política de discurso simplista llevada por l@s polític@s capaces de apoyar a quien causó la crisis y criticar culpando de la crisis a quien llega para solucionarla.

Particularmente significativo para mí es ver el trato que se da al opositor Leopoldo López que, sin ser líder de la oposición (lo es Capriles) sí ha protagonizado episodios violentos y fomentado y pedido un golpe de estado. Al mismo tiempo vemos cómo se critica que Otegi pueda ir a un parlamento, a pesar de haber pagado dos veces su deuda con la justicia (una de ellas por el grave delito de pedir a la ETA que abandone las armas y se una a su proyecto político). No seré yo quien se identifique con Otegi, pero tampoco quien lo llame “asesino” sin haber cometido ningún homicidio. Al final resultará que un político sí puede ir a la cárcel en España, pero no puede hacerlo en Venezuela, haya o no cometido crímenes o esté dispuesto a hacerlo.

Todo esto ocurre mientras en cuatro años hemos retrocedido de manera muy notoria en derechos y libertades. Mientras un tercio de nuestra población es pobre, los políticos responsables de ello nos hablan de Venezuela; mientras vemos desahucios de familias durante años a manos de policía equipada con más armas y protección que las que usan para acompañar una manifestación neonazi, asistimos a medios de comunicación cubriendo toda acción policial en Venezuela (no así de quien ha ejercido también la violencia contra las fuerzas policiales); mientras tenemos en el gobierno en funciones a un partido que deberá abonar 1,2 millones de euros de multa por su financiación en B, permitimos que se grite en tertulias acusando a Podemos de financiación venezolana, cuando ha sido archivada cuatro veces esa acusación en los tribunales; mientras nuestro gobierno apoya violaciones de DDHH a los refugiados, en contra de la legislación internacional que él mismo gobierno ha firmado, nos preocupa lo que hace el gobierno de Maduro, cuya responsabilidad no está en nuestra mano y al que no podemos cambiar desde Europa.

Como ya ocurriera antes de unos comicios, nos encontramos ante una campaña utilizando medios de comunicación contra las evidencias de la razón. Es evidente que España no es Arabia Saudí, por mucho que el rey de España, como ocurriera con su padre, tenga amistad con sus dirigentes; es obvio que España no es México, por mucho que Rajoy haya ido varias veces al país donde se asesina a polític@s y periodistas (sí, ocurre, aunque en España no quieran mostrarlo), y no ha transformado nuestro país en algo así. Igualmente evidente es a la razón, que por muy orgulloso que se mostrase el entonces presidente de gobierno Aznar al poner los pies sobre una mesa donde los tenía puestos Bush, hablando de sus logros deportivos, en realidad Aznar apoyó un genocidio en Irak por unas armas de destrucción masiva que no existían, para que Bush hiciera unos negocios en el país donde hoy se expande el Estado Islámico; y es que el PP se muestra siempre preocupado por los DDHH cuando le sirven para atacar a sus oponentes, pero no tanto cuando deben aplicarlos ellos, como muestra nuestra ley mordaza.

Quisiera acabar mostrando mi defensa de los derechos humanos en todo el mundo, empezando por mi propio país, donde los que hablan mucho de Venezuela parecen querer rectificar poco políticas similares contra prensa, manifestantes o población. Me gustaría que el país americano recuperase la calma que aspiro también para mi país, a pesar de que tampoco la tengamos, y pediría al lector o lectora que llegue al final de este artículo, que supere el titular sencillo y el análisis simplista, ya se trate de las noticias de Europa, de Asia o de América que nos hacen llegar, porque el conocimiento es poder, y por lo visto, en nuestro país tienen más ganas de quitarnos ese poder que de dar a Venezuela un futuro próspero y mejor.

Escrito por Filosofía Perdida @Filopolitics

Ilustración de Javier F. Ferrero @SrPotatus

3 thoughts on “Lo que debes aprender de Venezuela | Fallo de sistema

  • Pingback: El futuro, un camino de caídas donde se avanza levantándose | Flores de Acero - Nueva Revolución

  • 26/05/2016 at 10:09 am
    Permalink

    Bueno, un articulo lleno de “y tu mas” pero bien escrito. La pregunta que importa es: “¿tiene alguna responsabilidad el partido que lleva mas de una decada gobernando el pais en la situacion que atraviesan los venezolanos?”. No me refiero a la situacion politica, si no a la simple supervivencia, a tener medicamentos en las farmacias y comida en los supermercados.

    Si la respues a la pregunta es algun derivado de “hay que mirar los factores externos” entonces, analogamente, la culpa de la actual crisis que atraviesa España (con farmacias y mercados abastecidos) tampoco sera culpa del PP o el PSOE.

    O eso o es que aqui hay que aplicar una ley del embudo y todos tenemos que esperar la consigna del dia de Iglesias para saber cual es “la verdad” que hemos de repetir a pies juntillas.

    Reply
  • 25/05/2016 at 2:24 pm
    Permalink

    Es fácil saber que es lo mejor para Venezuela. Si de verdad la comunidad internacional quiere echar a Maduro, lo mejor es que se largue.

    Si de verdad es tan inútil ccomo pienso yo, es mejor que se largue. ¿Una muestra de su incompetencia? El 70% de su energía eléctrica es producida por una única cenral hidroeléctrica… Y cuando llegó la sequía, fin de la historia.

    Y por último, para detener la hiperinflación en la que están metidos deben cortar por lo sano y fabricar una nueva moneda. No les queda más remedio, o se van a hundir.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR