La libertad también depende de la clase desde donde se mire

Por André Abeledo @loboroxo

El capitalismo y la prostitución del lenguaje.

Palabras como “libertad” en el lenguaje de la oligarquía, en el diccionario de la democracia burguesa se refieren a privilegios cuando se traducen al idioma de la clase obrera, por ejemplo la “libertad de comercio” es causa directa de la esclavitud del obrero.

Uno de los karmas que más repiten cuando atacan al comunismo acusándolo de ser un sistema totalitario, es que no respeta la llamada “libertad de comercio” o el “libre mercado”, o traducido al lenguaje de clase, la libertad de explotar a otros para obtener un beneficio, la libertad para comerciar con los productos básicos, la libertad de enriquecerse a costa de la miseria de los pueblos.

mineros

Se refieren también a libertades como la de “pensamiento”, dicen que en el sistema capitalista uno puede pensar y decir lo que quiera, pero todos sabemos que no es así, porque normalmente nadie te escucha y queda en inútil derecho a pataleo, o tu voz es apagada mediante la violencia de las leyes o de la represión del estado, leyes como la llamada “ley mordaza” que criminaliza la protesta son una prueba palpable.

Hablan de la “libertad de prensa”, porque cualquier millonario o multinacional pueden tener un canal de televisión o un periódico a su servicio, al servicio del pensamiento único, los medios de la oligarquía tienen patente de corso para mentir, difamar, ocultar la verdad, siendo realmente herramientas para desinformar a las masas, para confundir a la clase obrera. Son muy pocos los medios de comunicación que se atreven a publicar este tipo de artículos, o que no están al servicio del amo que pone el dinero y decide la línea editorial.

Los grupos de poder son los que controlan los mercados mientras gobiernan el mundo con mano de hierro y crueldad psicópata, son ellos los que controlan los gobiernos que nosotros creemos elegir

También nos dicen que en su democracia burguesa podemos votar y eso es verdad, en el estado español podíamos elegir antes entre los de la rosa y la gaviota y ahora tenemos hasta el naranja y el morado, pero esta democracia está basada en el control de las masas mediante el miedo, la represión y la desinformación que convierte la verdad en mentira y la mentira en dogma de fe, en este sistema corrupto los que realmente dirigen nuestro destino no son elegidos en una urna mediante sufragio,  esas personas y esos poderes no se someten a elecciones, sus fortunas multimillonarias les permiten controlar los hilos, están organizados en grupos terroristas como el Banco Mundial, el FMI, el Club de París y tantos otros grupos de poder a los que nadie vota, pero deciden casi todo, desde guerras a hambrunas hasta golpes de estado, esos grupos de poder son los que controlan los mercados mientras gobiernan el mundo con mano de hierro y crueldad psicópata, son ellos los que controlan los gobiernos que nosotros creemos elegir.

Tratan de confundirnos comparando a la “dictadura del proletariado” con regímenes dictatoriales a los que ellos apoyan y financian, pero el verdadero significado de la dictadura del proletariado es poner el poder en manos de la clase obrera, es un sistema donde los intereses de la minoría están subordinados a los intereses de la mayoría, donde los explotadores no tienen la libertad de explotar ni enriquecerse con el trabajo del pueblo trabajador, donde los poderes económicos son puestos en manos del estado, donde estos grupos de poder son tratados como organizaciones criminales, como lo que realmente son.

El comunismo básicamente trata de establecer un sistema donde cualquier persona por el hecho de haber nacido tiene derecho a una vida digna y a tener sus necesidades básicas cubiertas, éste es el primer paso hacia la libertad con mayúsculas, el comunismo es el único sistema donde esa justicia social con la que soñamos puede hacerse realidad.

En estos tiempos de prostitución del lenguaje, donde se niega hasta desde ciertos partidos mal denominados de izquierda la vigencia de la lucha de clases, tiempos donde se inventan palabras para desterrar el lenguaje de la clase obrera de sus discursos, en estos tiempos la izquierda con mayúsculas debe decir las cosas en un lenguaje claro, sin tapujos, ni complejos, tratando a las trabajadoras y trabajadores como adultos con plenas facultades mentales y no como a niños incapaces de entender un discurso de profundo contenido ideológico.

Los comunistas debemos organizarnos y dar un paso al frente con audacia, debemos recuperar con nuestro discurso y sobre todo con nuestro ejemplo el prestigio del comunismo entre la clase obrera.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies