Liberalismo: ¿ideología o religión? | Fallo de sistema

Por Filosofía perdida @Filopolitics

Desde que comenzase a gestarse en el siglo XVII hasta nuestros días, mucho ha cambiado el corpus ideológico de la tradición liberal, pasando por diversas etapas hasta llegar al actual neoliberalismo que pretende ser hegemónico no solo en las facultades económicas, sino también en una masa que está llamada a aceptarlo para que el sistema pueda funcionar conforme desean las élites beneficiarias de ese sistema.

Podríamos resumir las aspiraciones de toda esta nueva ola ideológica en: poca intervención del estado (limitada a seguridad y garantía de la propiedad privada), proclamación de la propiedad privada como derecho máximo, individualismo y rechazo a la redistribución. A partir de estos pilares se edifica un proyecto económico y social basado en unos presupuestos falsos como que la libertad de empresa podrá ser aprovechada por cualquiera aunque carezca de dinero, como que el beneficio del empresario terminará recayendo algún lejano día sobre el explotado o la explotada, como que la carrera abierta de méritos hará que si alguien tiene talento (indistintamente de su condición económica) llegará a donde quiera, o que se puede salir de la pobreza si uno lo desea.

Muchas personas que defienden este sistema, aprenden con cuatro lecturas y dos conferencias, suficientes consignas como para convencer a los poco conocedores de la materia, mientras que, cuando dan con personas formadas que no comparten sus ideas, abren un pequeño abanico de respuestas que van desde el insulto hasta el desprecio, pasando por un diálogo de sordos donde se ignora la evidencia, se niegan los fallos del liberalismo como los que está poniendo nuestra eterna crisis sobre la mesa, y se termina de manera más o menos pacífica una conversación más infructuosa que las clases que recibió Pantuflo de ética periodística sobre la objetividad de las noticias. Cada vez que reflexiono sobre esto, pienso cómo es posible que se pueda negar la evidencia, insultar a quien la muestra, despreciar sus conocimientos y salir de una conversación igual que se ha entrado. Finalmente di con la clave: ¿y si el liberalismo es una religión?

God-money

Credo:

Lo primero que necesita una religión para funcionar, es tener un credo, una base sólida, incuestionable, de la que no caben interpretaciones que la cuestionen, cuánto menos que la nieguen, mientras en torno a este credo de la deidad se edifica el corpus religioso. ¿Cuál sería el credo? Como leí hace poco, “el dinero es el único dios que no tiene ateos”, el dinero es dios, o su dios es el dinero, en torno al cual se descubre su trinidad: dinero- beneficio- crecimiento. A esta trinidad le corresponde la adoración suma. La deidad necesita sacrificios humanos, y se le dan en las minas de coltán africanas, o se le dan sacrificando un país entero por beneficios petrolíferos para facilitar la hegemonía capitalista en algún lugar del planeta. La deidad necesita adoración y culto, y se le da en las bolsas internacionales, se le rinde homenaje en todas las tertulias económicas y se le adora en cada sucursal bancaria.

El beneficio y el crecimiento pueden justificar cualquier atropello a la vida de los empleados, incluso se hacen consignas para que favorezcan ellos mismos el ritual de enriquecimiento de la empresa, haciéndoles creer que ese dinero les beneficiará a ellos, que si la empresa gana, ellos también ganarán, como tod@s l@s emplead@s que son despedidos de empresas con beneficios millonarios, de empresas que se deslocalizan para esclavizar fuera de países occidentales, creando paro en el lugar del que salen y miseria en el lugar donde van a realizar el mismo trabajo pero peor pagado.

El credo no se limita solamente a la divinidad, sino también establece los cauces por los que se debe regir la religión. En el caso del liberalismo, el dinero-beneficio-crecimiento es posible por el libre mercado que, en una prostitución de la palabra libertad, se da como la única manera de alcanzar los objetivos religiosos que la divinidad exige. Libertad no significa que los anhelos y deseos de la humanidad sometida puedan llevarse a cabo en todos los países, si fuera así el liberalismo habría prohibido participar a China de la economía, como a otros países asiáticos; el liberalismo habría prohibido a los saudíes tener trato comercial con todo el mundo occidental hasta que respetasen las libertades individuales y colectivas, pero la libertad existe solo para el capital, no para las personas. La libertad es solo libertad económica, con la que exige la religión que no se controlen la manera de producir, contratar, moverse el capital y nunca se exija un pago al mundo del que recoge sus beneficios, contamina o destruye esa misma empresa. Libertad para ricos, sometimiento para los que quieran vivir en este mundo “liberal”.

En el mundo que ha conquistado esta religión, la razón es rechazada por el dogma. Poco importa que el dinero, por muy dios que lo tengan los liberales, no deja de ser una creación humana, algo no solo artificial como el becerro de oro, sino además sin más actividad que la humana detrás. El beneficio no deja de ser en función de unas leyes que podrían bien compararse a las normas para jugar al Monopoly, que se inspiran en la economía, o al revés, pero podrían ser otras leyes si todos jugásemos a creernos otra ficción. Al fin y al cabo, lo que da valor a un billete es que todos creamos que lo que dice ese billete es cierto, y que lo que los mercados dicen que dice ese billete, es verdad. En el momento en que todo el mundo negase que esa ficción es cierta, se acababa la mentira que todos nos creemos para funcionar. En cuanto al crecimiento, lo más parecido que hay en la naturaleza a algo que crece de manera ilimitada es un cáncer, y dudo que una economía llamada a ser un cáncer para sobrevivir pueda aspirar a ser algo positivo para la humanidad a la que está destrozando desde que existe.

El problema del dogma, es que hay que creerse que dando plena libertad a lobos y corderos, habitaran en una paz maravillosa para siempre; se nos obliga a creer que si desregularizamos toda la economía, la ley de la selva va a suponer que el león transformará a todos los animales en leones, y queda prohibido pensar que se los va a comer, como de hecho ocurre. Con la libertad de mercado actual, mientras África es una región sólo útil para extraer de ella recursos y Asía es una región de esclavos, nos hacen creer la necesidad de dar más libertad para que no tenga freno su falta de humanidad, y el despropósito de estas economías crezca tanto como su avaricia.

Profetas, sacerdotes,

La religión liberal goza de personas que utilizaron todo su potencial intelectual en predecir las mieles de un sistema que, a día de hoy, todavía se esperan. En una religión espiritual, podemos entrar dentro de planos más o menos internos y personales sobre el fenómeno de la gracia y del espíritu individual y colectivo, pero en la religión liberal hay un hecho indiscutible: los pronósticos han fallado, sencillamente porque todo se basa en una especulación y una ingenuidad que, más allá de lo que le gustaría que ocurriese a quien nos la vende, está muy lejos de ser el paraíso de riqueza que se nos vendía: el liberalismo funciona para que los ricos sean cada vez más ricos y quitamos de la ecuación a los pobres para que parezca que lo anterior es el bien común.

Esta religión goza de profetas que hacen proselitismo. Economistas que son la voz de sus amos y periodistas cuyos amplios sueldos les hacen bendecir a sus pagadores, difundir el mensaje de bondades de la economía que oprime a sus oyentes, telespectadores o lectores y atacar a quien tenga ideas diferentes. Lanzando consignas fáciles de aprender y repetir, ocupan puestos de máxima audiencia para convencer en las ondas a quien sufre la economía capitalista de que el mejor sistema posible es el que le está oprimiendo.

La realidad no puede chafar el sueño, ni el dolor mundial producido por la economía liberal puede ser escuchado en la parte del mundo que la ha inventado. La doctrina liberal perdonará o justificará todos los pecados a los sacerdotes de su religión, esos lobos de Wall Street que llevan el dinero a paraísos fiscales, contaminan el planeta para tener más beneficio, deslocalizan sus empresas para poder tener esclavos y destruyen regiones enteras del planeta gracias a esa libertad que ellos mismos exigen para ser ellos mismos ricos.

Para difundir el mensaje liberal que ha hecho de la especulación una forma de vida de un sistema destructivo, siempre se señalan los errores del sistema socialista en algunas experiencias estatales históricas, para decir que crea pobreza, como si fuera falsa la pobreza que exporta el capitalismo a todos los países que forman parte del sistema; los datos se esconden, o se nos hacen digestivos a partir de una prensa que los da como irresolubles y desconectados de sus máximos responsables, para que en occidente el 1% que controla la economía pueda hacerlo sin la oposición del pueblo informado y con conciencia.

Herejías y demonios.

Como buena religión, el liberalismo tiene sus protestantes, llamados socio-liberales, que entienden que el beneficio debe repercutir en los que han contribuido al mismo, que la redistribución es necesaria, que una igualdad de oportunidades implica favorecer a los más desfavorecidos, que se respete el medio ambiente y que se construya desde la justicia un mundo mejor. El liberalismo social no ve con malos ojos la participación del estado como regulador para evitar que pisotear los derechos humanos sea permitido, pero el liberalismo puro sí ve con malos ojos que alguien le lleve la contraria.

Para la última mutación del liberalismo, el neoliberalismo, el estado es un demonio contra el que se debe luchar para salvar a quien económicamente no puede estar mejor. A partir de los errores y pecados del estado (como deuda de países, corrupción o burocracia) se pretende acabar con cualquier sistema que favorezca errores tan graves como una seguridad social que permita a la gente acceder a sanidad sin importar su apellido o cuenta corriente, un sistema educativo accesible para esa misma gente, un sistema social que permita que a una edad en la que se hace imposible trabajar, una persona pueda dejar de trabajar y vivir con dignidad… Los liberales ven con malos ojos que los pobres puedan recibir un dinero que les impida morir de hambre, y mientras proclaman a pobres que les ven en televisión que “el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los contribuyentes” pretenden convencer a quien cobra el SMI que Amancio Ortega no debe pagar impuestos.

El capitalismo es un mal, basado en una red de mentiras que atrapan a quien no se protege de la constante campaña publicitaria a la que nos someten. La mano invisible de Adam Smith no existe, la carrera abierta de talentos es un fraude, y la responsabilidad solidaria con que pretenden negar un sistema social, es en realidad una excusa de buenas voluntades para evitar la solidaridad quien ha aumentado su fortuna a base de avaricia. Tendremos que construir un sistema más justo, buscando el bien común y los derechos humanos, pero antes tendremos que hacer un esfuerzo mayor: renunciar a un liberalismo en el que hemos sido adoctrinados a lo largo de décadas de mentiras.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR