Les perdono la corrupción

Por Hernán Tiseyra @HTiseyra

Tendría que haberme dado cuenta al ver el cartel  “DEB4TE” de que la idea más original para juntar a los cuatro candidatos la habían utilizado en cambiar una “A” por un “4”. Nada nuevo en un descafeinado mitin en el que cada uno esquivó las balas que, con pésima puntería, se fueron lanzando casi tímidamente para que la revancha no fuera excesivamente dura.

Ilustración de Javier F. Ferrero @SrPotatus

Lo dicho, nada nuevo. Sin embargo, mientras los periodistas, comentaristas, politólogos y opinólogos varios basaban sus disquisiciones en cuanto se nombró la corrupción (que si la Gürtel, que si los ERES, que Cháves y Griñan, que Barcenas o Barberá o esa supuesta financiación ilegal) yo me preguntaba: ¿De verdad esto es lo que tiene que definir mi voto?

Que quede claro: creo en la justicia y aborrezco cualquier tipo de corrupción. Deseo de corazón que estén cien años presos, que devuelvan hasta el último céntimo robado y sean claro ejemplo de que el desprecio de la población no tiene miramientos por la formación política a la que pertenece el ladrón. Pero existe algo peor (permítaseme creer). La maldita avaricia que viene aterida al poder, no es la (única) báscula por la que debo decantar mi voto. Considero que la clase de medidas económicas que intentan desarrollar algunos partidos políticos es terrible y es lo que realmente me atemoriza.

Para intentar dejar claro mi pensamiento, me voy a ayudar de un ejemplo: como dijo Pablo Iglesias, los ERES de Andalucía costaron 140.000 matrículas universitarias a los españoles, ahora bien ¿cuánto nos costó la reforma laboral del Partido Popular?, ¿cuánto la amnistía fiscal?, ¿cuánto la subida del IRPF o el quitar las ayudas a la vivienda, la subida del IVA, los recortes en educación, en sanidad, en dependencia y los miles de etc. que hicieron que de media el poder adquisitivo anual de cada español cayera en más de dos mil euros?

Con las medidas políticas se afecta a toda la población. Jóvenes preparados tienen que marchar para tener oportunidades laborales trabajos cada vez más precarios crearon “pobres con trabajo”; con las facilidades para el despido, las empresas pudieron deshacerse de las personas que llevaban mayor tiempo trabajando y ahora, con cuarenta y tantos, son incapaces de entrar en un mercado laboral tirano. Se generó un empresariado sobre-explotador al que se le permite jugar con la necesidad ciudadana: pagar en negro,obligar a realizar más horas de las estipuladas e incluso dejar sin vacaciones a los trabajadores con la simple mención de la palabra “paro”, etc.

Por eso desconfío de los debates a la “española” donde la mentira sobrevive, las discusiones sobre medidas efectivas son inexistentes y cada candidato se preocupa más por salir indemne que airoso.El mayor indicador para la selección de presidente en la nueva votación no es, por lo tanto,quién roba más o quién menos, sino quién tiene las políticas socio-económicas pensadas para el beneficio de la sociedad y quién no. Lamentablemente, para eso hay que leerse los programas de cada partido y es un esfuerzo que la mayor parte de la gente no hará.

Esperanzado (es lo último que se pierde) espero los resultados del 26 de Junio.

6 thoughts on “Les perdono la corrupción

  • 22/08/2016 at 7:29 pm
    Permalink

    Lo que se intenta decir (torpemente quizás) en el artículo es que existe una visión diferente que adoptar por aquellos que no analizan más que los comentarios de tertulianos peleando por quién o qué partido es más corrupto, mientras que de las políticas sociales y las propuestas apenas son planteadas.
    Gracias a cada uno por los comentarios.

    Reply
  • 17/06/2016 at 7:32 pm
    Permalink

    Sino emigraste todavía no sé a que esperas. Despertad que os siguen robando la vida.
    En España sólo se puede ir de vacaciones, volver a España es cometer una estupidez por que la mayoría de la población en diciembre todavía no entiende el rollo NeoCom y puedes hacer dos cosas:
    Emigrar, trabajar, tener una vida digna y desde la distancia, lejos del virus de la ignorancia sorprenderte de las cosas que siguen ocurriendo cada día y tratar de fomentar la cultura política o:
    Perder la vida, años han pasado desde que los traficantes de dinerodroga y palurdismo social infectaron España con sus adictivas políticas neocom y su indiferencia social, por lo que el hecho de estar sumergido en esa sociedad ya te lastra y contamina. Lo peor de ello es que se te va la vida, pasan los años… y cuando te des cuenta ya será demasiado tarde. La vida se te escurrió entre los dedos. Triste y desolador.
    Activismo si, pero desde la distancia. El tiempo es muy caro.

    Reply
    • 17/06/2016 at 7:49 pm
      Permalink

      Todo nuestro futuro está en el extranjero. Los mejores cerebros se fueron a Holanda, Alemania…

      Reply
  • 17/06/2016 at 10:57 am
    Permalink

    La corrupcion no es uno mas de los temas politicos. La corrupcion forma parte del todo y afecta e impregna al todo. La amnistia fiscal afecta a la aplicacion efectiva de politica social, merma su capacidad de accion. Los Erre’s sirven de canal para robar el dinero del trabajador. Bankia consume unos cuantiosos recursos que faltan en politica social. Gurtel estimula las vias de ineficiencia por sobrecostos que van a pagar financiaciones de partidos extrayendo recursos y mal-enfocando objetivos de desarrollo. La corrupcion es capaz de transformar en mala una buena politica social.
    Puedes implementar la mejor de las politicas sociales y la corrupcion puede hacer de ellas la mas absoluta de las ineficacias. La corrupcion contraresta la politica social y nos sume en el subdesarrollo.
    Yo, no perdono la corrupcion.

    Reply
    • 17/06/2016 at 11:06 am
      Permalink

      Creo que el escritor se refiere a que no podemos centrar todo en la corrupción, no hay que dejar de lado la precariedad, los jovenes exiliados, etc.

      Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies