Las bicicletas no son para las mujeres (en Irán)

Por Jordi Vázquez @JordiVazquez

Hacía meses que se rumoreaba. Se iniciaron campañas en las redes sociales publicando fotografías de mujeres en bicicleta. Dicha imagen era una heroicidad en Irán. A partir de ahora no solo eso, será un delito. Sin embargo, mujeres encapuchadas continúan publicando fotografías con la maléfica bicicleta. “No vamos a dejar de ir en bicicleta. Tenemos absoluto derecho”, claman las opositoras de la nueva norma que publicitan sus acciones con el hashtag #IranianWomenLoveCycling. “De cara a llevar una vida normal, como mujer, debo afrontar, cada día, una guerra. ¿Soy una criminal por amar la vida y amar el ciclismo?”, añade una “disidente”, si es posible denominar así a alguien que, simplemente, quiere ir en bicicleta.
1490239

No opina igual el ayatollah Alí Jamenei, y su opinión, en un estado teocrático basado en la hokumat-i islami o gobierno islámico es clave. La fiqh-e-velat1, tutela de los juristas religiosos, teorizada por el líder revolucionario Ruhollah Jomeini, aboga por un gobierno de los sabios, a la manera de Platón. Sin embargo, los sabios de Platón eran seculares, los mejores filósofos o científicos. Los sabios de Jomeini solo han de conocer profundamente el Corán e interpretar a Dios, Alá. Toda la sociedad gira entorno a la religión. Dicha piedra angular es interpretada por clérigos. Y ahí radica una de las principales diferencias del gobierno, chií, frente a sus hermanos suníes. Para el Estado Islámico también gira todo en torno a la religión musulmana, sin embargo no son los ayatolás quienes decretan sino la comunidad liderada, aunque no guiada por un mulá o ulema.

“En mayo aparecieron señales de tráfico en las ciudades de Irán que lo prohibían expresamente pero el código penal no concreta ninguna pena.”

Khamenei emitió un edicto religioso o fatua el 19 de septiembre en el que considera que las bicicletas no están hechas para las mujeres. Aparentemente inofensivas, las bicicletas son perversas: “Montar en bicicleta a menudo atrae la atención de los hombres, dejan a la sociedad a merced de la corrupción y, además, contraviene a la castidad de las mujeres”. La campaña para poder ir en bicicleta se suma a la de My Stealthy Freedom, de la escritora Masih Alinejad, que defiende los derechos femeninos en Irán. El principal: no llevar hijab. En dicha campaña algunos hombres iranís se han hecho en fotografías con los pañuelos obligatorios para las mujeres con una pregunta demoledora: ¿Por qué los hombres no tenemos obligación de llevar los pañuelos? Los ayatolás no tienen respuesta.

El ciclismo femenino no es perseguido ahora. En mayo aparecieron señales de tráfico en las ciudades de Irán que lo prohibían expresamente pero el código penal no concreta ninguna pena. Por ello, la policía religiosa se dedicó a perseguir mujeres en bicicleta penandolas por otro motivo. El de siempre: no vestir según la norma. En julio hubo las detenciones más numerosas y las mujeres capturadas por el terrible crimen de ir en bicicleta admitieron su culpa y afirmaron públicamente que jamás volverían a circular con las dos ruedas.

Todo ello se suma a la detenciones de centenares de jóvenes los últimos meses por celebrar fiestas. El delito es que los eventos son mixtos. O inclusive detenciones de ocho modelos, en mayo, por “anti islámicas”. En este caso fueron acusadas de publicar fotografías sin hijab. El gobierno cerró sus perfiles así como el de más de medio centenar de estilistas en instagram y facebook. Entre elles Elham Arab, icono entre las modelos persas, que fue forzadas a comparecer ante un tribunal revolucionario islámico. Ataviada con hijab lamentó en un acto de contrición haber publicado fotografías sin cubrir su cabello con hijab. La alternativa era la prisión. Por ello, ahora todo el mundo es consciente que las bicicletas se han acabado para las mujeres en Irán. Durante unes semanas publicaran algunas fotos para luego esfumarse, una vez más, proscritas por ser mujeres. Ante el silencio cómplice de gran parte del feminismo occidental. Perseguidas, solo en Teherán por más de 7.000 agentes de la policía religiosa cuyo único cometido, cada día, es vigilar como visten las mujeres en la capital.

Aunque no lo parezca, estamos en el año 2016.

1-Velat, en persa o farsi, significa simultáneamente cercanía a Dios, cooperación y protección. En un hadiz se define al velat como “íntimos de Alá y herederos de los profetes”. En la doctrina de Jomeini se asimila a los velat, líderes espirituales, como alfaquíes, garantes jurídicos cuya principal cabeza es el imam o guía.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies