La realidad que nos oprime

Por Miguel Ángel Martínez @mangel_bona | Ilustración por ElKoko @Elkokoparrilla


Tras más de dos años de agitación política, cuyo génesis se sitúa en las elecciones europeas en las que Podemos comenzó su labor de resquebrajamiento del bipartidismo, al fin nos encontramos –al parecer- en una situación de cierta tregua en la que va tomando fuerza la opinión en favor de permitir gobernar a un Partido Popular que, incomprensiblemente, ha recuperado un terreno que lo legitima para encabezar esta legislatura.

El Koko

El 26J dictaminó que este país, hastiado de la confrontación entre politicastros, no está preparado para un cambio drástico, y ha optado por un progresismo moderado que deberá abrirse camino entre las fauces de un liberalismo abusivo, corrupto y que desprecia profundamente a sus gobernados.

A pesar de la herida de muerte asestada al bipartidismo, sus dos pilares sobreviven con desigual grado de resistencia. La realidad ha constatado que la ilusión que los votantes de Podemos nos hicimos de defenestrar al partido más corrupto de nuestra democracia no podía darse de manera tan brusca como deseábamos. Ahora, a toro pasado y derribados de esa nube en la que nos habíamos instalado junto a nuestros anhelos de cambio real, es cuando vemos con claridad nuestra ingenuidad: el progreso, esa tendencia natural que configura la existencia en todos sus ámbitos (físico e intelectual, individual y colectivo) no se da de un día para otro, pues requiere un proceso gradual que ayude a que toda la sociedad lo asimile usando los tiempos precisos. En otras palabras: no parece sensato creer que España pueda pasar de una mayoría absoluta del PP en 2011 a un gobierno de izquierda real en 2016.

La enorme proyección de Podemos, tan necesaria como deseada para airear un sistema nauseabundo, hizo disparar nuestras expectativas. Sin embargo, tras el varapalo electoral se verifica que los morados ya han capitalizado todo el voto ideológico. Ninguno de los votantes de izquierdas críticos con el bipartidismo, los que lo somos por convicción y sin aferrarnos a bandera o himno alguno, los que hoy vemos en Podemos la opción más afín y los hemos apoyado en base, precisamente, a esa confianza ideológica, ninguno, digo, hemos requerido que gobiernen la nación para confiar en ellos. Somos su voto ideológico.

Fuera queda el voto pragmático, desconfiado, el de los que no creen sin ver, el de los que prefieren lo malo conocido. Ese espacio mayoritario es el que se disputan PP, PSOE y Podemos (y del que se aleja, afortunadamente, Ciudadanos). El tiempo dará la victoria a los de Iglesias, lo que no los exime de realizar el supremo y constante esfuerzo de demostrar, ahora con hechos, que no son hijos de Chávez y Maduro, que sus propuestas económicas no son tan descabelladas o que la paz social pasa indefectiblemente por el respeto y reconocimiento de la diversidad nacional (elemento éste utilizado vilmente de forma sempiterna por los partidos clásicos como arma arrojadiza). Este ejercicio de acumular méritos que ofrendar al país se debe hacer desde una oposición parlamentaria firme, sensata, fiel a los principios básicos, aunque más flexible que rígida cuando ciertas batallas no ofrezcan mejores posibilidades.

Es turno de gobierno de los populares. Que se desgasten en una legislatura en la que no van a poder amedrentarnos con los decretazos que permite una mayoría absoluta (aunque sólo los indignos son capaces de usar tan absolutistamente semejante ventaja); una legislatura en la que la presión de la UE va a castigar a un ejecutivo cada vez más acorralado por su intransigencia y más aislado por el despotismo practicado.

Servirá para que la ciudadanía compruebe, por un lado, la injusticia intrínseca a la derecha y sus políticas de corte oligárquico; por otro, verificará que Podemos ni es el coco, ni el hombre del saco, ni Stalin, ni vive en los mundos de Yupi, ni nada de aquello que se les acusa.

La política está evolucionando y toca hablar abiertamente y sin subterfugios, que se superen de una vez la infantil y deplorable escenificación del todos contra todos.

Hoy no deberían valernos ‘tacticismos’ hipócritas inspirados en ese corporativismo tan arraigado en los partidos mayoritarios. La política está evolucionando y toca hablar abiertamente y sin subterfugios, que se superen de una vez la infantil y deplorable escenificación del todos contra todos. Tratándonos como a niños (en mi opinión aún somos inmaduros social e intelectualmente) retrasan gravemente nuestro aprendizaje.

No quiero ‘tacticismos’ de partido, sino negociaciones formales en torno a cuestiones políticas. No quiero circos ni espectáculo, sino políticos serios con propuestas serias. No quiero, en definitiva, a esos comerciales de sí mismos a los que nos ha acostumbrado este rancio bipartidismo, sino honrados y comprometidos representantes públicos.

La campaña del miedo ha mostrado el trato de evidente desprecio intelectual por parte de los poderes económicos (en ellos van todos los demás, incluidos los políticos) hacia el pueblo. Nos han tratado como a niños y hemos respondido como tales. Si elevaran el nivel intelectual, propositivo y pedagógico del debate, sin duda estaríamos a la altura. Esto depende, como tantas cosas, de la voluntad de los dirigentes.

Evidentemente ese tránsito sólo podrá darse tras un período temporal más o menos significativo; la buena noticia es que ese proceso ya ha comenzado. Las circunstancias mandan, pero lejos de olvidar el ideal que nos mueve y atrae, debemos perseguirlo desde la realidad que nos oprime. El camino que queda por recorrer, al igual que el que dejamos a nuestras espaldas, es absolutamente apasionante.

3 thoughts on “La realidad que nos oprime

  • 07/07/2016 at 11:04 am
    Permalink

    Hola, interesante artículo, pero todo es infinitamente más complejo…la masa es manipulable y los medios de comunicación están al servicio del vil metal, de que nada cambie…Se necesitan personas con espíritu crítico, más formación…en fin, otra sociedad mejor que el establishment no pueda controlar…lo veo complicado y utópico…

    Reply
  • 06/07/2016 at 10:27 am
    Permalink

    Me hace gracias ahora lo de la pinza que decían de Podemos con el PP. La pinza ha sido del PP, Psoe, Ciudadanos, el Ibex 35, los medios de comunicación, etc. para evitar la victoria de la izquierda real.

    Reply
    • 06/07/2016 at 10:46 am
      Permalink

      Me temo que lo peor de todo es que nosotros mismos hicimos la pinza. No yo, me refiero al pueblo. 8 millones de votos al PP son la PINZUM-MAXIMUM

      Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies