La política es fácil de entender gracias al fútbol

Por Anibal Garzón

Como un docente de la sociología estructuralista nos dijo en una clase; “la mejor manera de entender como funciona una sociedad y su organización política es ejemplificando con un partido de fútbol”, y eso me ha llevado a intentar entender, y poder explicar mediante el deporte rey, la coyuntura política española y catalana con esa metodología. ¿Lo intentamos?

Se iniciará en breve la gran final de fútbol tan esperada. Una final con siglos de historia detrás. Por un lado tenemos al equipo español. Un equipo con muchas debilidades en la identidad interna como selección pese a su furia torera y su imagen internacional como frente unido. Al otro lado el equipo catalán, con el único objetivo de la victoria frente a España pero con futuras, y no lejanas, rivalidades de liderazgo entre sus jugadores. Y como no, nunca olvidarnos del arbitraje. Un arbitro que siempre busca la legalidad, la moralidad, que gane el más aclamado, pero siempre con deportividad. Un arbitro que sabe que el fútbol no es un deporte justo y por ello se debe perfeccionar su justicia. Y la gradería está a rebosar. Miles de aficionados de un bando y otro. Aclamando su equipo para vencer. Desde aficionados con el máximo respeto a su rival, con la intención de ver un partido en su máxima decencia y audiencia, hasta aficionados donde al “enemigo ni agua” como aclamó el entrenador argentino Bilardo en un encuentro entre el Deportivo de la Coruña y el Sevilla en 1993. Y sin olvidar, un palco lleno de empresarios que más allá del fútbol, de sus identidades nacionales, está su capital y su corporación como primer “valor deportivo” y nacional.

En la alineación de la selección española está su capitán, el Partido Popular. El más poderoso futbolista del equipo. Su posición de juego en su juventud fue en el extremo derecha pero actualmente, para intentar tener una posición más directa a la portería, hace ver que juega entre el centro y la derecha del campo como delantero. Un gran goleador, pero su exceso de individualidad provoca grandes deficiencias al equipo. Es un experto en la provocación de penaltis y faltas para engañar a los árbitros, y sus constantes protestas y agresividad le ha llevado a sufrir algunas grandes sanciones. Aunque muchas tarjetas amarrillas, pero pocas rojas, pese a su merecido. Aún así, sigue siendo el líder para la afición española.

Otro destacado jugador, es Ciudadanos. Un joven jugador que ha aprendido todo de su maestro en la banda derecha, el Partido Popular. Intenta hacerse ver como goleador independiente para competir el prestigio de la ambición de su profesor, pero finalmente siempre le busca al final para que el Partido Popular haga el gol de la victoria.

Otro futbolista histórico, el más veterano de la selección española, es el Partido Socialista. En sus años de juventud jugó en el carril izquierdo, dando grandes patadas y revolucionando el fútbol en los partidos de calle en los barrios obreros e industriale. Una vez se profesionalizó fue todo un líder, jugando más hacia el centro del campo. Marcando goles de victoria que han pasado a la historia de la selección. Pero sus lesiones internas, sus años en el banquillo por su incompetencia, y con ello su baja autoestima y crisis de identidad, le ha llevado a ser recordado en la historia como un futbolista segundón que no llegó donde muchos finalmente esperaban.

El joven arbitro principal o colegiado se llama Unidos Podemos. Está acompañado por dos árbitros asistentes, Mareas que nació en Galicia, Compromis de la Comunidad Valenciana, y un cuarto arbitro llamado En Comú Podem. Sobre el arbitraje todavía hay algunas polémicas

Y por último, otros destacados jugadores de la selección son los laterales defensores o jugadores periféricos. El PNV es un jugador fuerte en la banda derecha. Crítico con los errores de sus compañeros de equipo, PP y PSOE, pero a la vez muy motivador para que mejoren. Es rápido y robusto como defensa, con muchos años de experiencia, pero una vez dispone del balón en los pies lo pasa rápido porque no sabe ni que hacer con él.

La banda izquierda actualmente es casi un vacío en el equipo, su mayor debilidad. Antes jugaba Izquierda Unida de carrilero, tanto defendiendo como atacando, pero algunas de sus incoherencias, como obedecer al Partido Socialista cuando este lideraba el equipo, le hicieron perder su magia con el balón. Izquierda Unida fue el jugador que más prometía en su juventud, cuando se le conocía con el mote de Partido Comunista Español. Pese a sus limitaciones económicas al ser de familia de clase obrera, en su juventud siempre tuvo la motivación de llegar a lo más alto y convertirse en el capitán de la selección española, pero poco a poco fue desgastándose. Hoy está en el banquillo a la espera de su retirada.

En el otro equipo, la selección catalana, hay un trío muy poderoso en la delantera. A la derecha está el Partit Demócrata Catalá (PDECAT). Un jugador que tiene una compleja y contradictoria historia. Jugó hace unos años en el equipo del principal rival de la selección catalana, el actual contrincante de la selección española. Su salida, pese haber sido el mayor asistente del Partido Popular en sus goles y un buen apoyo del PSOE en sus jugadas, no fue bienvista por la afición española, y por ello hoy sufrirá una gran pitada desde la gradería española. Además, la pitada no es solo por su salida de la selección española sino porque es hoy un rival temido al ser el principal asistente del mayor goleador de la selección catalana, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

Ciudadanos es un joven jugador que ha aprendido todo de su maestro en la banda derecha, el Partido Popular. Intenta hacerse ver como goleador independiente para competir el prestigio de la ambición de su profesor

ERC es quien se juega el balón de oro contra el PP y este encuentro puede decidir quién lo acariciará. ERC es el delantero centro de la selección catalana, a veces jugando más hacia la izquierda y otras hacia la derecha, según donde vaya la jugada. Es el más querido de la afición catalana, sobre todo por sus tiempos fuera del campo, marcando grandes goles con el Twitter.

Y el tercer delantero, más joven pero con mucho futuro, pese algunos de sus errores por falta de experiencia, es la Candidatura d’Unitat Popular (CUP). Tiene resistencia, con mucho fondo y fuerza, mirando al equipo como un todo por delante de las acciones individuales, sin liderazgos. Su única posición es el extremo izquierda dada su brillante zurda. La pierna derecha es casi inútil en su juego, la usa porque la debe utilizar para poder jugar en un partido oficial, pero si fuera por él correría solo con una pierna, cueste lo cueste. La CUP, por su amonestación judicial tras quemar banderas de España y fotos del Rey Felipe VI hace unos días, no podrá jugar este partido. Un partido que tampoco quería jugarlo criticando que no era legítimo que España estuviera en esta final porque se dice que hubo cierta tongo en sus encuentros anteriores de clasificación que habría que investigar. Por ello, seguramente al no estar la CUP sea ERC quien juegue hoy en la banda izquierda de la línea atacante. ERC, parece, que saldrá con muchas ganas de hacer goles.

El joven arbitro principal o colegiado se llama Unidos Podemos. Está acompañado por dos árbitros asistentes, Mareas que nació en Galicia, Compromis de la Comunidad Valenciana, y un cuarto arbitro llamado En Comú Podem. Sobre el arbitraje todavía hay algunas polémicas. Desde si al nacer Unidos Podemos en Madrid se decantará por la selección española y no será objetivo en su labor, o por su conocida simpatía juvenil con el jugador español, casi jubilado, Izquierda Unida. Otras polémicas anunciadas es sobre el cuarto arbitro. Al contrario, si por ser catalán será generoso con la selección catalana. También se ha conocido estos días en la prensa morbosa deportiva española que En Comú Podem tiene un hermanastro, llamado Podem Catalunya, que estuvo apoyando en un bar a la selección catalana en la semifinal. En definitiva, esto parece que en el fondo es más un conflicto personal entre la compleja organización del equipo arbitral, Unidos Podemos, Mareas, Compromis y En Comú Podem, que vaya a tener alguna repercusión en el resultado del encuentro. Como siempre y en cualquier encuentro, quien tiene siempre el poder de decisión es el arbitro principal, o sea Unidos Podemos. Algo criticado por el mismo Unidos Podemos, como otros tantas cosas sobre el fútbol, pero que dada la normativa central del fútbol lo sigue practicando como colegial. Aún así, no hay que olvidar que hace unas semanas Unidos Podemos estuvo en una movilización del Sindicato de Árbritos para cambiar algunas de las reglas del juego en el fútbol. Entre varias reivindicaciones estuvo:

– Que en una final de fútbol cuando haya empate el público tenga derecho legal a decidir quien es el ganador, y no por la injusticia de los penaltis.

– Que haya un televisor para corregir errores. Por ejemplo conseguir evitar los engaños del Partido Popular, experto en manipular penaltis y faltas.

¡Las aficiones están en su máxima motivación! El estadio parece que estallará en cualquier momento. Banderas españolas y catalanas inundan las graderías. Mientras suenan los himnos -el español de los pocos del mundo que no tiene letra – las aficiones contrarias no paran de silbar. Hay jaleo y mucho ruido en las graderías. A la contra, la tribuna presidencial está tranquila, cumpliendo sus manuales diplomáticos, y con poco espacio mediático sobre sus negocios. En la tribuna están las grandes empresas catalanas y españolas, desde Banc Sabadell, como Iberdrola, Telefónica, La Caixa, BBVA, Banco Santander, Repsol,… y en definitiva una suma de 35 autoridades que después del partido de fútbol irán a cenar al hotel IBEX para analizar el partido y hablar sobre qué jugadores han jugado bien y quiénes mal. Quiénes deben seguir en los equipos y quiénes deben ser vendidos. Y sobre todo, evaluaran al equipo arbitral, el principal sujeto a analizar y ver si es necesario recurrir a la Real Federación Española de Fútbol, la última institución jurídica del deporte, sobre si su comportamiento fue profesional y cumplió con las normas arbitrales, las que tanto quiere cambiar el árbitro Unidos Podemos.

¡Se inició el partido! Quedan 90 minutos para saber el resultado final. El reloj empieza a correr. ¡Puede pasar de todo! ¿Ganará España? ¿Ganará Catalunya?… La afición chilla, los jugadores corren,…. pero parece ser que hay problemas en el campo, una fuerte lluvia ha empezado a caer. El poder de los fenómenos externos. Una lluvia que nos puede dejar, una vez más, en la duda sobre quién será el ganador final. España exige suspender el partido por miedo a perder el encuentro dada su complejo de debilidad. La tribuna poderosa de los 35 apoya la decisión de España sabiendo que suspender el partido es beneficioso para sus intereses comerciales. Catalunya pide seguir jugando a pesar de la lluvia por sus ansias de jugar, gane quién gane. Y el equipo arbitral piensa si es legal o no hacer un partido con esta tormenta. ¿Se suspenderá? Diga lo que diga el equipo arbitral la última palabra la tiene siempre un gran aficionado de España, y buen amigo de los 35, la Real Federación España de Fútbol. Por lo tanto, nada más que decir, partido suspendido. España se salió una  vez más con la suya. ¿Cuando el siguiente encuentro?

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies