La España Revolucionaria

Por Miguel Carranza Guasch @MiguelCarranz10

Las insurrecciones son tan viejas en España como el gobierno de los favoritos de Palacio contra los cuales han ido últimamente dirigidas. Así, a finales del siglo XIV, la aristocracia se rebeló contra el Rey Juan II y su valido Don Álvaro de Luna. En el XV se produjeron conmociones más serias aún contra el rey Enrique IV y la cabeza de su camarilla, Don Juan de Pacheco, marqués de Villena. En el siglo XVII, el pueblo de Lisboa despedazó a Vasconcellos, el Sartorius del Virrey Español en Portugal, lo mismo que hizo el de Barcelona con Santa Coloma, privado de Felipe IV.
A finales del mismo siglo, durante el reinado de Carlos II, el pueblo de Madrid se levantó contra la camarilla de la reina, compuesta de la condesa de Berlepsch y los condes de Oropesa y de Melgar, que habían impuesto un arbitrio abusivo sobre todos los comestibles que entraban en la capital y cuyo producto se repartían entre ellos. El pueblo se dirigió al Palacio Real y obligó al rey a salir al balcón y a denunciar él mismo a la camarilla de la reina. […]El acontecimiento que provocó el levantamiento insurreccional en el siglo XV fue el tratado Alevoso que el favorito de Enrique IV, el marqués de Villena, había concluido con el rey de Francia, en virtud del cual Catalunya debía ser entregada a Luis XI. Tres siglos más tarde, el Tratado de Fontainebleu produjo una insurrección popular en Madrid contra Godoy, la abdicación de Carlos IV, la subida al trono de su hijo Fernando VII, la entrada del ejército francés en España y la subsiguiente guerra de independencia. Así, la guerra de independencia española comenzó con una insurrección popular contra la camarilla personificad entonces en Don Manuel Godoy […] Asimismo, la revolución de 1854 ha comenzado con el levantamiento contra la camarilla personificada en el conde de San Luis
.”

Así describía en 1854 Karl Marx a nuestro país, un país que se ha caracterizado por su sangre revolucionaria, un pueblo que reclama derechos, un pueblo que se cansa del servilismo y los privilegios de los de siempre, pero es curioso como esta sociedad española pasa de revolucionaria a reaccionaria, tal cual pasa a fecha de hoy, vemos cómo, si antaño eran los medios religiosos los que cambiaban el rumbo social del país, hoy en día son los medios de comunicación, y es que no hace falta ir muy atrás en el tiempo para ver cómo los medios describían el 15-M como algo inédito, como la bandera de la indignación, que los mismos medios defendían, aquel fenómeno único en el mundo y que, a día de hoy, ya crecido aquel feto y convertido en un niño que siente con dolor cómo le crecen los huesos ha tomado la forma de PODEMOS, los medios en lugar de buscar la regeneración inicial, tornan a la población reaccionaria en contra del cambio, en contra de la Revolución.

Comparando, las situaciones con dos siglos de diferencia, tenemos lo siguiente:
“Todas las guerras de independencia sostenidas contra Francia tienen de común la impronta de la regeneración unida a la impronta reaccionaria; pero en ninguna parte tanto como en España. El rey aparecía en la imaginación del pueblo con la aureola de un príncipe novelesco agraviado y encarcelado por un bandolero gigante. Las épocas más fascinadoras y populares del pasado estaban envueltas en las tradiciones sagradas y milagrosas de la guerra de la cruz contra la media luna; y una gran parte de las clases inferiores estaba acostumbrada a vestir el hábito de los mendicantes y a vivir del santo patrimonio de la Iglesia. Un autor español, don José Clemente Carnicero, publicó entre los años 1814 y 1816 la siguiente serie de libros: “Napoleón, el verdadero Quijote de Europa”; “Sucesos principales de la gloriosa revolución de España”; El justo restablecimiento de la Inquisición”. Es suficiente mencionar los títulos de las obras para comprender este aspecto de la revolución española que vemos en los diferentes manifiestos de las juntas provinciales, todos los cuales clamaban en pro del rey, de la santa religión y de la patria y algunos incluso decían al pueblo “que la salvación de su alma está en juego y en peligro inminente”. (Karl Marx, New York Daily Tribune, 25 de septiembre de 1854)

Tristemente, la historia se repite, o mejor dicho ¿dejamos que se repita?, podemos, mirando al texto anterior, datado de 1854 apreciar las similitudes en nuestra sociedad actual con la “anticuada” sociedad española, y es que nos encontramos en una sociedad enferma, una sociedad que, si antiguamente (hace dos siglos ya) veían al rey con una aureola de príncipe novelesco y agraviado y encarcelado, la sociedad de hoy aplaude en una mística aureola de ignorancia y servilismo a los líderes del Partido Popular que se encuentran frente a la mirada del poder judicial, líderes que les han robado a ellos, y han hecho del servicio público la empresa privada, igualmente podemos seguir apreciando la poca salud de la sociedad, que recibe inyecciones de periodicina, se mete líneas de televisonaína, por no hablar de las borracheras de Mass Media, embriagados, drogados, enfermos ante la manipulación y los efectos secundarios de dichas drogas cuando vemos cómo se aplaude una 
pantalla gigante
, una pantalla gigante que incumple con normativa Europea en lo que a contaminación lumínica se refiere, se aplaude y alaba, esto mientras el sistema educativo es cada vez más deplorable, y el abandono escolar va in crescendo, a la vez que se refleja esta ausencia de educación, o prominencia de ignorancia cuando salen los defensores de la tauromaquia a luchar por “las matanzas de toros libres”, portando como bandera una manta con tantas faltas ortográficas como neuronas faltan a esta sociedad enferma.

Así como Marx analiza la evolución de los textos del momento en España, que reflejan el quehacer de la iglesia en el momento, con los títulos evolucionando en el nivel de aterradores conforme se hacía mella en la conciencia del pueblo, del mismo modo podemos ver los titulares respecto del 15-M y PODEMOS, cómo comienza con alabanzas hacia dicho movimiento, y en sus inicios hacia el partido, para terminar demonizándolo, y esto a fuerza de la manipulación, de la enfermedad que los medios de comunicación pronuncian en la mentalidad de los ciudadanos, ciudadanos que desarrollan tumores cerebrales con metástasis hacia la ignorancia y el odio, vemos y escuchamos cómo el discurso del odio – antes patente y elemento diferenciador del Partido Popular y ahora en boca de los mismos socialistas – se incrementa, cómo la falsedad de los medios en la aportación de datos genera una conciencia reaccionaria en gran parte de la población, población que antes estaba indignada, ahora sabe más de la política venezolana que de la de su país vecino, o cómo curiosamente ha dejado de aparecer Grecia en los telediarios, así, la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid CristiNA ZIfuentes entra en el juego de la desinformación colgando carteles de apoyo enormes en la puerta del Sol, apoyo a alguien que ha sido encarcelado por… manifestarse!, justo como el 15-M que ella penaliza, pero entre la doble moral y la manipulación ciudadana nada puede hacerse.

​Para finalizar, destacar el hecho de que quien desconoce su historia la repite, así aplaudimos la llegada de los valores de la Revolución Francesa, y terminamos gritando “vivan las cadenas, VIVA Rita Barberá y el Partido Popular”… aaaahhh no, que era viva Fernando VII.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies