La educación, “arma letal” contra la homofobia

Por Manuel Tirado Guevara @manologandi


Escuchar ciertos discursos sobre lo justos y avanzados que somos como sociedad a veces me da náuseas. Vivimos en la entelequia de creer que somos una sociedad libre, igualitaria, que ha superado toda clase de prejuicios sociales, y en ciertas ocasiones – más de las que me gustaría – la realidad nos constata que no nos hemos movido un ápice de esos tiempos oscuros y dictatoriales que se vivieron en ciertos episodios de la historia de nuestro país.

ninos

Esta reflexión surge al ver cómo hace días saltaba a los medios de comunicación la noticia de que la diputada socialista en la Asamblea de Madrid, Carla Antonelli, ha denunciado que sigue recibiendo amenazas de muerte en la red social Twitter por su defensa del colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB). Uno de esos tuits amenazaba incluso con matar a la diputada y “violar a su hija de paso”. Lo dicho, la realidad da una bofetada en pleno rostro a los que de manera ilusa creen y predican desde sus púlpitos parlamentarios que la discriminación y persecución de ciertos colectivos – en concreto el colectivo LGTB- es cosa del pasado.

Hay que reconocer que en la últimas décadas se han dado pasos de gigante en lo referente a la promulgación de leyes en defensa del colectivo LGTB y contra la homofobia, pero la realidad es que, como decía el actor Denzel Washington en la película Filadelfia, “por desgracia, su señoría, no vivimos en la sala de un tribunal”, y la calle nos muestra la cara más dura, implacable y real de nosotros mismos y de la sociedad en que vivimos. Leyes hay, lo que falta es justicia; yo diría que justicia social. Las leyes, desgraciadamente, no hacen totalmente libres a hombres y mujeres.

El objetivo de cualquier construcción ideológica que tiene como fin mantener un sistema de sometimiento es, precisamente, parecer natural. Este heterosexismo social conduce inevitablemente hacia la homofobia”

Leía recientemente un artículo de Jorge Gracia de la Universidad de Zaragoza sobre homofobia, transfobia y derechos humanos donde se apuntaba que “la sociedad sigue siendo fuerte y persistentemente heterosexista, es decir, mantiene y hace perdurar la convicción de que lo natural o normal en sociedad es ser heterosexual. La heteronormatividad, el régimen de la heterosexualidad obligatoria, como buen sistema represivo, oculta así, de manera casi perfecta, el armazón sobre el que se construye. Ya que el objetivo de cualquier construcción ideológica que tiene como fin mantener un sistema de sometimiento es, precisamente, parecer natural. Este heterosexismo social conduce inevitablemente hacia la homofobia”.

Al leer el párrafo anterior debemos hacernos una pregunta: ¿Qué estamentos, qué instituciones, qué sectores sociales están perpetuando ese régimen de la “heterosexualidad obligatoria” que hace que el propio sistema sea represivo y discriminador y que llamen “distinta” a la persona que no es diferente un ápice a las demás, sino que ha elegido o está inclinada de forma natural hacia una orientación sexual determinada?

Aquí tendríamos que dirigir en primer lugar el dedo acusador hacia la Iglesia, institución que sin ningún género de dudas es uno de los pilares fundamentales de ese discurso del odio hacia “el imperio gay” y el feminismo “destructor”, como los llamó el cardenal Cañizares, y que según la iglesia son los enemigos del “bien precioso de la familia cristiana”. Pero sería muy fácil sólo acusar a la iglesia de ser la responsable única de ese discurso de la heterosexualidad obligatoria y de su implantación en la sociedad, porque a veces de manera inconsciente o bien con nuestro silencio ante ciertas actitudes sociales, somos nosotros mismos los que alentamos ese discurso y también lo normalizamos.

Por ejemplo, hay una situación que, generalmente pasa inadvertida o se le presta escasa atención mediática y que puede ser el germen de que vivamos en una sociedad con muchos tintes homófobos. Me refiero, y lo digo porque lo observo a diario en mi trabajo como profesor de instituto, a la discriminación de los adolescentes hacia sus compañeros y compañeras homosexuales.

La Iglesia es uno de los pilares fundamentales de ese discurso del odio hacia “el imperio gay” y el feminismo “destructor”

Colectivos como COGAM (Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid) vienen señalando este problema a través de estudios como el realizado en 2014 “Homofobia en las aulas: ¿educamos en la diversidad?”, donde se denuncia la existencia de una auténtica ley del silencio y también del rechazo, mas grave cuanto cada vez es mayor el número de adolescentes que deciden vivir abiertamente su sexualidad. Sin embargo, esta mayor apertura, que lleva a los y las adolescentes LGBT a no querer esconderse durante más tiempo, no va acompañada de cambios en el sistema educativo, sino que más bien, con la implantación de la LOMCE y la importancia que dicha ley otorga a la religión en las aulas, se dará, a mi parecer, mayor cancha a actitudes homófobas, ya que la religión católica intrínsecamente en su discurso irradia ese mensaje de patriarcado exclusivo, de sometimiento de la mujer al varón y de considerar diferente, a lo que no se ajusta a la norma o, más bien, a su norma.

Otro gran problema de que se produzca esta situación en las aulas es que el profesorado no recibe la formación pertinente en esta materia, por lo que carecemos de los instrumentos necesarios para actuar de manera correcta y actuamos a veces por intuición y sin la seriedad y rigor que este asunto requiere. Por otro lado, sin esa formación, es muy difícil educar en estos valores a nuestro alumnado. No somos héroes ni heroínas, nos especializamos en matemáticas, biología, inglés o literatura, por eso la administración debe afrontar este problema mediante protocolos específicos y formación del profesorado en esta materia.

Decía Confucio que donde hay educación no hay distinción de clases. Yo añadiría que ni de sexos, ni de orientación sexual. La ignorancia sólo nos lleva hacia la servidumbre y también hacia actitudes como la del individuo que amenazó de muerte a Carla Antonelli. La educación es el “arma letal” contra la homofobia. La “buena” educación, claro está.

2 thoughts on “La educación, “arma letal” contra la homofobia

  • 09/09/2016 at 5:05 pm
    Permalink

    Y contra muchas otras cosas…

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies