La derecha, la prensa y tu cuñado | Fallo de sistema

Por Filosofía Perdida @Filopolitics

La prensa del sistema y el cuñadismo.

En nuestro día a día, quienes defendemos un proyecto que tenga como meta el respeto a los Derechos Humanos, y que tenga como medio un sistema protector, con leyes que lo garanticen y con políticas que, lejos de moverse por los dictámenes de los mercados, lo hagan por un proyecto más humano, nos vemos con frecuencia como Heracles, pasando por graves penitencias por nuestro pecado mortal de pensar. Toda una suerte de gente que se cree informada, de personas que han visto la prensa, o al menos han leído los titulares y han escuchado las dos primeras noticias del informativo, nos hablan desde una especie de superioridad intelectual a la que nuestra formación no puede aspirar para contradecirlos, porque si tuviéramos razón, saldría en las noticias que ellos escuchan.

…para conservar un puesto de trabajo que, además de tener siempre la espada de Damocles encima, cada vez se encuentra peor pagado, más reducido y, aunque vivamos supuestamente en la era de la información, se le exige más un titular que enganche que una noticia contrastada. Filosofía perdida.

Conviene señalar que, en realidad, los medios de comunicación transmiten la información que interesa a sus inversores y accionistas, o al menos no transmiten la que les perjudica, ponen el foco sobre lo que quieren que interese al ciudadano medio, y quitan cobertura a lo que no desean que se sepa demasiado. De paso, los gobiernos que se han encargado de subvencionar a la prensa (tanto amiga como supuestamente enemiga) obtienen todo un terreno abonado de gente que les ve como solución o como “menos malos” para resolver los problemas de un sistema podrido, y, finalmente, quienes pensamos algo distinto a lo que se impone masivamente, debemos enfrentarnos a una batalla dialéctica, en campo contrario, con un terreno de juego inclinado hacia nuestra portería, donde no importa tanto tener razón como saber fingir que se tiene.

Los diversos periodistas, mejores y peores, se deben enfrentar al drama de un paro agudo en su profesión, que les hace tener que seguir la línea editorial del lugar donde trabajan, repetir lo que les digan o callar lo que les pidan silenciar, para conservar un puesto de trabajo que, además de tener siempre la espada de Damocles encima, cada vez se encuentra peor pagado, más reducido y, aunque vivamos supuestamente en la era de la información, se le exige más un titular que enganche que una noticia contrastada. Al final se tiene que participar de la mentira colectiva, o purgar por el pecado con el destierro del paro con que se invita a meditar a quien no supo obedecer a la banca que le hablaba a través de sus jefes. En el mejor de los casos, algun@s periodistas críticos pueden aspirar a enfrentarse en un plató por unos pocos segundos a analizar la realidad, o también participar en un programa de radio, pero ¿cuánt@s periodistas contrarios al sistema conoce ud. dirigiendo un programa en una televisión o radio de máxima audiencia en el estado? Siempre un segundo o tercer lugar, cuando se requiera, para aparentar una pluralidad que, en realidad, es dar diversos enfoques a la noticia que el propio medio señala como prioritaria.

De esta prensa salen las noticias con que se bombardea a quienes solo sobrevuelan la actualidad, sin ningún interés por conocer qué ocurre en el mundo. Los que solo le piden a la vida una seguridad económica que les evite problemas, una justicia que les respete y unos impuestos que no les agobien, a duras penas discriminan entre lo que les dicen y la realidad, y finalmente se unen a esa prensa que es vocera del poder, y abrazan el liberalismo que fundamenta la ideología de sus explotadores, apoyan a los políticos que les causan daño y atacan a aquellos con proyectos que mejorarían sus propias vidas.

En los últimos años el humor popular ha creado la figura del “cuñado”, normalmente alguien ajeno a la familia, con quien nos vemos obligados a compartir mesa, que parece tenerle miedo a una conversación que él no lleve, que siempre tiene una palabra para todo, que no admite un análisis diferente al suyo, y que nos expone miméticamente lo que ya hemos oído a ciertos periodistas que al menos cobran por mantener una postura casi cómica en un debate televisivo donde juegan el rol de saber algo mientras hacen el bufón para subir audiencia. Quizás no tenemos un cuñado así, pero sí a alguien cercano que siempre enarbola la bandera del liberalismo-conservador, y sabe repetir las consignas que el Gran Hermano le ha impuesto.

Manipulación

Cuba-Irán-Venezuela.

¿Quién iba a pensar que ser periodista era contrastar un programa de gobierno trabajado durante meses con la letanía de tres países, en lugar de mostrar qué dice y luego defender si es o no acertado? Así vemos diferentes tertulias en las que estos tres países, a veces con Corea, la Unión Soviética o Grecia, sirven para cerrar cualquier debate callando al oponente sin siquiera escucharlo.

Sin defender a ningún país por el hecho de que se dirija desde un sistema u otro, cualquiera sabe que el nuestro ha tenido gobiernos de similitud ideológica con otros gobiernos europeos, y no por ello Rajoy o Aznar nos han transformado en la Alemania de Helmut Kohl o Merkel, como González no nos transformó en la Suecia de Olof Palme. Un modelo no implica copiar un país, pero los errores que puedan vivirse en un país parecen servir a la prensa para imponer que un sistema es malo. Ya se hizo con el comunismo, vendiendo como malísima la URSS, ¿era mejor un feudalismo en que los agricultores pasaban hambre para alimentar a soldados en guerras absurdas? ¿Es mejor ahora que tantos rusos pasan hambre mientras los recursos de Rusia se los han repartido entre familias? La simplicidad con que se analiza un tema ayuda muy poco a conocerlo.

Los cuñados nunca han estado en Cuba, pero saben que allí se está muy mal. Quizás podrían saber algo de Haití, que estando al lado y con un sistema diferente, tiene una vida bastante más pobre, pero al no molestar a EEUU, no interesa señalarlo como malo. Nuestro “cuñado” sabrá identificar todos los males de Venezuela, pero ignorará que según la FAO no hay hambre en Cuba o Venezuela, mientras sí la hay en Colombia, un país poco socialista. Los cuñados saben enumerar todos los males económicos de Grecia, pero a penas le dejan a uno explicar cómo ha llegado Grecia a esta crisis, gracias a gobiernos corruptos de partidos similares a los dos que tenemos aquí, mientras que Syria sí tiene una “herencia recibida” de la que no es responsable en modo alguno.

Nuestro “cuñado” sabrá identificar todos los males de Venezuela, pero ignorará que según la FAO no hay hambre en Cuba o Venezuela, mientras sí la hay en Colombia, un país poco socialista. Filosofía perdida.

Recientemente escuchaba a un periodista entrevistando a Monedero que ignoraba el nombre del presidente de Portugal, pero repetía los países anteriores como si fuera un experto en economía y política internacional, decir que Podemos no debería gobernar España por su trato con gobiernos de otros países. No sé si la ignorancia de ese periodista era tan grande que no sabía la buena relación de nuestro jefe de estado con dictaduras como la Saudí, o la buena relación de Rajoy con México (país con muchos más problemas que Venezuela). El problema es que este periodista podría haber pasado fácilmente por esa figura de cuñado que repite como un mantra nombres de países, pero a duras penas conoce algo tan simple como la jefatura de estado de nuestro vecino, y es que hoy es más importante compartir el discurso dominante que saber explicarlo.

El dinero del contribuyente debe estar en su bolsillo

Las consignas neoliberales se abren poco a poco paso entre nuestros círculos gracias a la reiterada manía de estos periodistas de repetirlas, y al vicio de nuestros “cuñados” de aprenderlas. Así, siempre hay quejas de pagar impuestos, y se repite que cada cual tendría más dinero si no fuera porque se lo quita el estado para hacer absurdos aeropuertos, llenarse los bolsillos con corruptelas y vivir muy bien a costa del país. Sorprende que luego vote a quienes se llenan el bolsillo así, y han hecho esos aeropuertos. Al mismo tiempo, se queja de la administración pública, y cree que todo sería mejor si se privatizara. Poco importa que la sanidad y la educación sean derechos humanos, si su medio de confianza le impone eso, hay que repetirlo.

Privatizar - Elteto
Viñeta de El Teto @Eltetoytu

El cuñado cree firmemente en los políticos que exigen privatizar todo lo público (lo que les queda por privatizar, lo más rentable ya se lo regalaron a sus amig@s hace lustros), y cita a economistas subvencionad@s por esos por es@s mism@s polític@s, que dicen justo lo mismo; dos clases de vividores a costa de lo público diciendo lo malo de lo público y la necesidad de venderlo a quien quiera comprarlo (normalmente gente muy rica) para que haga un negocio con lo que pertenece hoy a todo el mundo. Brillante ¿no? Luego, si lo privado no funciona, como las autopistas innecesarias y absurdas que se construyeron para que las empresas de siempre sean aún más ricas, siempre se puede rescatar con el dinero de todo el mundo, y cuando se tengan que subir los impuestos para ello, otra vuelta de tuerca para privatizar más sanidad, construir menos colegios y empeorar nuestro ya dañado sistema de bienestar, becas, dependencia y otros derechos.

Qué malos los nuevos políticos

La prensa, ante la oleada de nueva política, ha tenido que redoblar sus esfuerzos por hacer comprensible su absurdo mensaje, exagerar todo lo negativo que se ha podido sacar a la nueva política y equipararlo a lo que ya conocemos de los políticos que nos han arruinado. La prensa parece acceder a informarnos superficialmente de las corruptelas que tenemos (aunque en realidad solo lo hace con las más escandalosas) pero a cambio nos señala excentricidades o errores de los nuevos políticos para que los veamos iguales. A duras penas explican cómo nos han arruinado, cómo el sistema es injusto y jamás podremos pagar una deuda que se ha generado porque los recursos estatales están privatizados, pero para evitar una forma diferente de hacer política, no dudan en mostrar el enfado de un alcalde, una cabalgata alternativa o una denuncia falsa que será archivada sin luces ni cámaras, para que pensemos ese famoso “todos son iguales”.

Todos deben parecer iguales, los de los miles de casos aislados que pueblan toda España, y los que han generado cuatro titulares por contratar a unos titiriteros o hablar en valenciano en la Comunidad Valenciana. Filosofía perdida.

No faltarán cerca de nosotros personas que sabrán enumerarnos los diez o veinte fallos de la nueva política, sea cómo visten, sea cómo dicen los medios que las nuevas leyes no son tan buenas, para que quien nos ha estado robando durante mucho tiempo pueda seguir haciéndolo. No se trata de razonar el voto, sino de que no le razonemos el nuestro haciéndole pensar, porque todos deben parecer iguales, los de los miles de casos aislados que pueblan toda España, y los que han generado cuatro titulares por contratar a unos titiriteros o hablar en valenciano en la Comunidad Valenciana.

La peor de las peores sensaciones en este tema, es verificar cómo los políticos se prestan a ello, y muchos repiten las consignas que les han regalado periodistas que no son más que palmeros de su partido. La prensa cada vez fomenta más un “cuñadismo” al que se prestan políticos que, lejos de explicar su programa o defender una manera de ver la política, prefieren tratar por ignorantes a sus votantes para beneficiarse de un medio abonado para la ignorancia y la simplicidad, mientras que ir contracorriente requiere un esfuerzo cada vez mayor. El Gran Hermano es el inventor del “cuñadismo” que permite a los políticos del sistema estar anclados en el poder.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR