Juego de tronos y pactos, por Filosofía Perdida #EspecialNR26J

Por Filosofía Perdida @FiloPolitics | Ilustración de El último mono @_elultimomono


No se me da bien hablar del futuro, siempre soy optimista y pienso que los votantes sabrán castigar la corrupción, y luego me encuentro a los corruptos siendo la fuerza más votada. Ya he fallado muchas veces, así que antes de ver qué ocurrirá, voy a narrar un poco qué está pasando y qué ha pasado, para intentar entender qué harán los políticos a partir del próximo lunes.


ELECCIONES

Partido Popular

Salpicados recientemente por el último escándalo de corrupción, un Watergate contra los partidos catalanes (si bien no es de extrañar cuando hemos visto cómo el PP cada vez que toca el poder lo utiliza con fines partidistas como acostumbraban antes de que tuviéramos democracia en el país), la manera como han afrontado el descubrimiento de sus delitos es síntoma de cómo afrontarán el resultado electoral: ell@s siempre se ven como “los buenos”, un lenguaje tan infantil como sus campañas dirigidas a unos votantes que, con su sobre en la urna (l@s de los sobres en el bolsillo solo son l@s dirigentes) demuestran ser precisamente tal y como los trata este partido.

La corrupción no lastra al PP, ya expliqué cómo es su votante medio y cómo la afición al partido de Gürtel y Púnica va por delante de los razonamientos tan elementales como evitar ser robado o engañado. Esto no solo explica que el PP sea el más votado, también explica que sea el más corrupto, porque saben que su corrupción les sale totalmente gratis. Sí, pueden perder el voto de quien no es fiel, y sabe razonar, vota a quien le parece, cambiando según lee programas, ve cómo actúan y simpatiza poco con colores y más con verdades, pero una vez perdida la sensatez, el gran resto que mantiene al PP ciegamente se ha demostrado tan grande que ni siquiera piden perdón por todo el mal que han hecho.

Siendo así, la propuesta que llevan ellos para hacer pactos es muy sencilla: quieren gobernar. El PP exigirá al resto de partidos que ignoren la corrupción sistemática de todos los sitios donde han gobernado, sus innumerables tramas, todos los recortes y la destrucción del estado del bienestar que llevan haciendo desde que tienen oportunidad. Cualquier negociación que ponga algún tipo de exigencia al PP se tachará de radical, y Rajoy, en otro nuevo alarde de infantilismo, podría hasta repetir el gesto de no darle la mano a Sánchez para ver si así arranca más aplausos entre sus aficionados infantiles. En este tiempo el PP no se ha movido de su posición de Narciso ante el espejo, como tampoco lo hace a la hora de atacar su corrupción interna e institucionalizada, a la hora de tratar a sus votantes como los ignorantes que demuestran ser al votarlos, a la hora de acusar a todos de ser malos.

Ciudadanos

Desde que dieron el salto a la política estatal, hemos asistido a todo un proceso de marketing que, a tenor de las urnas, parece costar mucho más de lo que vale, y es que el partido al que situaron como segunda fuerza en infinidad de encuestas, demuestra convocatoria tras convocatoria que tiene más apoyo en las empresas de opinión que entre la ciudadanía. Por mucho que moderados medios como Libertad Digital, OkDiario y El Mundo les estén haciendo gratuitamente campaña, y periodistas ponderados, serios y neutrales como Eduardo Inda o Federico Jiménez Losantos decidan darles un apoyo de manera acrítica, ciega y permanente, el partido poco a poco se va arrinconando en apoyo popular, como le pasó a UPyD, al que desbancaron como pretendían.

Albert Rivera quiso ser el Suárez de la nueva transición, un hombre capaz de hablar mucho y bien para evitar que la izquierda llegara al poder, mantener a raya la indignación, garantizar la modernización y extinguir cualquier tipo de revolución. El partido pretendía ser una llamada a tod@s l@s desencantad@s con el bipartidismo, que aglutinara el apoyo de quienes temen un cambio verdadero, para acoger votos prestados de Psoe y PP, con el fin de que, tras el castigo, serían mejores el partido de la Gürtel y el partido de los EREs. Aspiraba a ser el partido Whig inglés, pero acabó como el partido Whig americano, y, como bien anuncié hace tiempo, quiso ser el Suárez de UCD en el 79 y acabó siendo el Suárez del CDS, un partido de corto recorrido, con escasa relevancia, nula proyección, nula capacidad de gobierno y solo resistente gracias al apoyo de quienes ya hablé en el párrafo anterior.

De cara a los resultados, es evidente que el pacto con el Psoe le va a pasar factura, principalmente porque el grueso de sus votantes viene del PP, y aspiraban a que Rivera forzara la salida de Rajoy y un gobierno de derechas pero sin corruptos, que los fieles del PP vieran sus votos dando apoyo a un Sánchez al que jamás soportarán, va a llevar a que la repetición de comicios les de resultados incluso peores que los de diciembre.

De cara a los pactos, Rivera volverá a hacer valer el papel de segundo Suárez con que él mismo ha querido vestirse: volverá a dar su apoyo a aquel que designe el rey (sí, en nuestra democracia el poder de designar presidente lo otorga alguien que no ha sido elegido por nadie), salvo que el rey designe a Pablo Iglesias, y es que, como buen lacayo del Ibex 35 y la banca que le ha llevado a ser lo que es, Rivera pacta con PP o con Psoe solo a cambio de que Podemos esté fuera del gobierno y de que el programa de gobierno sea liberal, como firmó con el Psoe en la legislatura fallida pasada. Ciudadanos, desinflado y apagado, será como el partido de María Antonia Munar en Baleares, mientras Podemos sea vetado, apoyará a quien sea.

 

Partido Socialista Obrero Español

Sí. Todavía se llama así. En este tiempo el Psoe no ha conseguido hacer algo que sus votantes deberían exigirle antes de ir a votar: definirse. Si bien este partido tiene una masa de votantes muy parecida a la del PP, que le prestan apoyo incondicional sin que importen sus casos de corrupción, sus errores, sus desmanes o su incongruencia, no es menos cierto que, a diferencia del PP, sí han hecho notar una caída cada vez más acusada de apoyo y simpatías que les puede llevar a conducir a una tercera posición. Desde que Zapatero comenzara a recortar derechos y servicios, el partido ha ido perdiendo credibilidad y viviendo de un pasado que, cada vez es más lejano y apagado, mientras que el presente es más incongruente e incierto.

Pedro Sánchez, tras una llamada de atención por parte de sus barones por su viaje a Portugal, debió negarse a la oferta de Iglesias de hacer un gobierno como el de Ximo Puig en Valencia. Si bien García Page o Fernández Vara deben sus gobiernos a Podemos, no tardaron en exigir a Sánchez que no pactase con la izquierda, mientras Susana Díaz y constante amenaza interna le exigió que dejara gobernar a Rajoy, como luego se filtró. Sánchez intentó de todo esto hacer la cuadratura del círculo: pactar un programa de derechas con Ciudadanos y exigir a Podemos que apoyara ese gobierno de derechas, mientras echaba en cara a Podemos que tuvieran principios y Rivera al PP que no los tuvieran.

De cara a las próximas elecciones el resultado se intuye entre malo y pésimo. Mucha gente renunciará a dar el voto a un Sánchez incapaz de entenderse con la izquierda pero rápido a entenderse con Rivera. Al igual que le ocurre a Ciudadanos, pero de manera diferente, la pérdida de credibilidad del Psoe les hace estar mucho en los medios de comunicación pero poco en la ilusión de una gente que, incluso aunque les voten, confían poco en el modelo que quieren desarrollar.

Lo interesante sería saber qué quiere hacer Sánchez, y es que ha prometido que no habrá terceras elecciones, que no apoyará a Rajoy y que no hará presidente a Pablo Iglesias. Si las encuestas no fallan, es evidente que tiene pocas ganas de afrontar lo que va a ocurrir el domingo, sin embargo, convendría analizar bien sus intenciones: Sánchez tendrá por un lado la Gran Coalición que Felipe González ha pedido en varias ocasiones, donde PP y Psoe, por un supuesto bien del país, que en realidad es el bien de las oligarquías, hagan un gobierno de concentración frente a la izquierda y los nacionalistas periféricos, como Fraga pidiera en 1979 a la hora de pedir el voto para Alianza Popular. Por otro lado, Sánchez podría apoyar un gobierno como el portugués que, a causa de su demora, ya no le tenga a él como presidente sino como vicepresidente. En medio de todo esto, no sabemos si el pacto firmado con su amigo Rivera se compromete a que ninguna de esas opciones pueda llegar a buen puerto, y tendrían que repetirse (una vez más) las elecciones hasta que nos cansásemos de votar.

La indefinición de Sánchez lleva a pensar que, de ser fiel a sus palabras, podría exigir a Podemos otro presidente, o exigírselo al PP, o bien dimitir antes de provocar unas terceras elecciones. Sea cual sea la opción que suena en su cabeza, lo cierto es que no merecería el apoyo de sus votantes si no les está tratando como adultos y no les pusiera claro lo que va a hacer.

 

Unidos Podemos

Tras múltiples ataques, calumnias y tramas que hoy conocemos como la que Fernández Díaz orquestó en Catalunya para atacar en los despachos lo que no pueden vencer en las urnas, Unidos Podemos viene a las elecciones con un gran apoyo popular y una mayor esperanza de dar, por primera vez en muchos años, un triunfo a la izquierda en unas elecciones generales. Mientras los periodistas exigen a los partidos políticos diálogo, este conjunto de partidos ha demostrado saber dialogar, saber estar a la altura de las circunstancias y rechazar rencillas y conflictos para acudir juntos a las generales. Es cierto que no tod@s han quedado satisfech@s dentro, pero no lo es menos que la democracia exige el esfuerzo en que muchas veces se pierde algo para tener un bien común superior.

De cara al apoyo popular, parece que este partido va a acabar segundo, con una clara subida durante toda la campaña electoral, y, si bien eso no garantiza nada, no es menos cierto que consigue tener una posición más firme de cara a las negociaciones, donde el Psoe se verá obligado a retratarse ante sus principios, para desaparecer o emerger. Ya sabemos que el veto del Ibex y los bancos rescatados a Unidos Podemos es más que mutuo, por lo que no se entenderán con la formación naranja, y el rechazo a las políticas de Rajoy hará imposible que Unidos Podemos pueda negociar con Rajoy algo que no sea la vuelta del registrador a su despacho en Santa Pola. Quedaría solo saber si el Psoe tomará la mano que lleva tendiéndole UP desde que comenzó la campaña, para que, soltando la de Rivera y sus políticas neoliberales, pueda hacer un gobierno progresista. Quizás, con un UP más fuerte que el Psoe, este retrato sea la incógnita que, a la vez de tenernos a todos en vilo, resuelva el futuro de la formación de la rosa, que cada vez parece aspirar más a ser un partido socialista obrero andaluz que otra cosa, pero no hay que desesperar.

El próximo domingo votamos el futuro, como si el Karma nos hubiera dado una oportunidad antes de actuar por el desastre de haber votado a Rajoy, el país tiene la posibilidad de cambiar el rumbo hacia el precipicio que nos viene imponiendo Merkel desde 2009. Esperemos que los partidos estén a la altura y que Pedro Sánchez se pueda definir antes de saber dónde acabarán los votos de quienes lo apoyan. Esperemos que se pueda cambiar a mejor nuestro país.

 

2 thoughts on “Juego de tronos y pactos, por Filosofía Perdida #EspecialNR26J

  • 25/06/2016 at 12:30 pm
    Permalink

    Buen artículo,aunque me temo que el Psoe hace tiempo que decidió su estrategia.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies