La Iglesia, contradicción o modelo de negocio. (Parte 1)

No quiero juzgar las creencias de la gente, que cada uno crea lo que quiera. Sin embargo yo también tengo derecho a creer, y creo que nos están timando a todos los españoles. Según cuentan, hace más de dos mil años vivió en Medio Oriente un activista pacifista que predicaba amor y que “murió por nuestros pecados”, que salvó prostitutas de ser lapidadas y que siempre criticó el lujo e hizo escarnio de la codicia, aunque algunas veces demostró aceptar el Status Quo y dejar hacer. Eso es al menos lo que cuentan los que difunden su palabra cada domingo en cientos de versiones diferentes de una misma historia a lo largo del planeta.

Algunas de esas versiones, como por ejemplo la más común en España, dicen que su madre era virgen, y aunque eso de manera científica con la historia de los manuscritos encontrados, se ha descubierto que fue un error de traducción. La ciencia aun no ha podido probar si el tipo existió; tan sólo que los manuscritos encontrados de menos de cien años al pasarlos al griego, alguno tradujo mal y se extendió que la madre era virgen. En la versión original de esa traducción y en todas las encontradas anteriores el texto decía que la madre era joven. De todas formas esa versión de que era virgen antes de nacer el niño, impactó más y creció más en la población pobre de Europa.

Cuando la Iglesia salió de las catacumbas y empezó a celebrar concilios, la gente con espíritu político llegó a consensos para aunar las diferentes sectas, y decidieron creer todos una versión (No fue sólo a base de política, también a base de guerra, pero vale, puedo llegar a aceptar una versión romántica de la historia: Lo que importa es el presente, no el pasado). Lo dicho, a pesar de saber que la madre de Jesús no tenía porque ser virgen, la versión ya había calado por estos lares. Quizás por eso la virgen sólo se aparece por aquí. Si alguien tiene tiempo me gustaría que buscase las similitudes y diferencias entre el caso de Ezkioga y el caso de Salem, a ver que encuentra.

A lo mejor te cuestionas las visiones a la Virgen, o te cuestiones su virginidad, pero no se puede negar que el amor a la Virgen por parte de muchos españoles existe y he dicho que no iba a cuestionar las creencias, sólo las pruebas. Comparando las practicas religiosas de los católicos españoles con otros países, podemos observar en otros países de “la cristiandad”, que no le dan tanta importancia a la Virgen como aquí.

¿Cómo medir la importancia?
Es fácil. Medir las fortunas que se gastan en los mantos de una imagen de esa Virgen a lo largo y ancho de la geografía española (aunque cada pueblo le ponga un nombre para tenerla más cercana y sentirla más propia, no debemos olvidar que madre sólo hay una, independientemente de la religión que tengamos) y todos los obsequios que le hacen, con el escaso capital que invierten en ella en otros países. Claro, que me podéis decir que el gasto materialista no es lo mismo que la importancia que le dan, que el fervor de la gente por gastar en la Virgen no indica literalmente que aquí importe más que en otros sitios. Sin embargo es una percepción y como esta es mi hipótesis, hablaré de que aquí, en España, la Virgen importa más que en otros sitios.
Cuando marcas la casilla de la Iglesia en Hacienda, el dinero no va a la Virgen, eso se paga con donaciones privadas. Los mantos suelen comprarlos, por lo general la gente que ha tenido un buen año para agradecérselo a la Virgen, lo que me recuerda un poco a la costumbre del Potlach de cierta tribu americana precolombina.


El dinero de la casilla de la Iglesia va a otras cosas como mantener el complejo de la sede episcopal, cercano al Bernabeu, el ático lujoso de Rouco, los medios de televisión que defienden a capa y
espada el Concilio del Vaticano, y los abogados que exigen las leyes “provida” (o abogados “antiabortistas”, que cada cual aplique el adjetivo que prefiera, repito, no me voy a meter con las creencias de la gente, ni con los provida ni con los que creen en el derecho a decidir por parte de la mujer lo que hace con su cuerpo).
En otros sitios tienen otras peculiaridades, y como aquí, las peculiaridades no se pagan con lo que saca Hacienda, porque esas se pagan con las visitas y los souvenirs, sino que el dinero va a la manutención del clero y actividades más pragmáticas y funcionales. Las peculiaridades son diferentes, por ejemplo, como ya dije, aquí la Virgen. Por poner otro ejemplo: En una región de centroeuropa abundan las presuntas reliquias más contradictorias de la historia, es el Santo Prepucio, que con todos los restos de la presunta divina circuncisión que existen podrías hacerle una bufanda de piel a una jirafa. Pero los sitios que aseguran tenerlo, no cobran de Hacienda por mantener sus lugares de peregrinación de visita a la sagrada reliquia, como ya dije, eso se paga solo.

El chiringuito está bien montado, lo básico lo cubre el Estado y lo especial de la zona se paga con el turismo… La Iglesia no tiene problemas de ERES en ningún lado. Entonces ¿Por qué se están haciendo las inmatriculaciones de territorio?¿Por qué están adjudicándose propiedades sin pagar un duro en los últimos años? ¿Cuál es la divina razón para que una vez pagadas las obras de la Mezquita de Córdoba por parte del Estado, ahora se queden los beneficios del turismo en las arcas de la Iglesia? Los ayuntamientos callan, muchos alcaldes que han jurado su cargo tras poner la mano en una Biblia, no se atreven a decirle nada a los curas, por si acaso estos han escuchado la voz de Dios que decía “te agenciaras todo lo que puedas, harás un tesoro expoliando al pueblo”.

Porque una cosa es que por Concilio, el Estado pague a la Iglesia “por número de fieles”; que no se corresponde con la realidad, pues dime el porcentaje de chavales que una vez hecha la comunión, por los regalos, no vuelven a misa en su vida. Todos esos siguen apareciendo en las listas, salirse del censo de fieles es mas difícil que darse de baja en Movistar. La mayoría silenciosa, aunque no es religiosa, se calla y ni intenta borrarse, “porque no le cuesta nada”. Los pocos que la odian con todas sus fuerzas, envían cartas de apostasía al Vaticano. Y mientras las cartas de apostasía de otros países, como por ejemplo Austria, cuentan, (a los austriacos que mandan la carta de apostasía les reducen los impuestos inmediatamente) aquí en España esa carta es meramente una formalidad vacía, y eso si te contestan… De todas formas, a veces mandan la carta de que ya no formas parte de su lista de fieles y luego resulta que sigues figurando, porque lo que está escrito, va misa, y del libro no te borran.

Lo dicho, mas difícil que darse de baja de Movistar. Otra cosa es añadirle a ese dinero por número de fieles lo que sacan de la casilla de la Iglesia, pues se supone que es lo supletorio que le quieren dar los ciudadanos. Con eso, da para una fiesta del socialista Antonio Cerrillo y de la popular Rita Barberá y de toda la banda de las tarjetas black. Pero ese dinero es lo que llaman en economía “el fijo”.
Y volviendo a los mantos de la virgen, que son parte del “variable”, son una clara contradicción. Porque representa todo lo que criticaba el hijo de su Dios a los fariseos. El amor de Dios no se compra ni se usa para sacar beneficio, les decía. Grandes donaciones de terratenientes, se invierten en que una imagen de madera que representa a la Virgen, no pase frío. Esa gente se pasa las horas mirando a la imagen con el manto que les han regalado, y de vuelta a casa esquivan a los mendigos. Estoy seguro de que si ese activista pacifista, del que hablábamos apareciese de repente, se habría parado a hablar con el mendigo, y habría entrado al templo a patalear a los “nuevos fariseos”, o al menos llevarle el manto al mendigo para que no pasase frío. Aquí es donde llega la contradicción, mas evidente, si el hijo del Dios del que habla el cristianismo, se volviese a aparecer, como los cristianos esperan que pase, acabaría muerto a palos por sus propios feligreses, por tocar el manto de la santísima.

El propio pueblo que le adora lo volvería a crucificar sin dudarlo. Esa es mi creencia. Me tacharan de loco, pero pásate por la Iglesia de cualquier pueblo, mira el fervor con el que miman la imagen de la virgen y a ver si tienes narices de sacarle alguno de los lujosos trapos a los mendigos de la puerta cuando tienen frío. Si te atreves, cuando estén a punto de sacudirte, grita “¡Padre, no saben lo que hacen!”, lo siento, si aún así te pegan es que yo tenia razón.
O cuestiona por un momento a los provida, cuando se ponen a gritar y abuchear a la pobre adolescente embarazada que sale de una clínica de información sobre la aborto. Grítales, “¡Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra!” Se lo tomaran como una sugerencia y empezaran a lanzar cosas, ya veras. Y es que las religiones cambian, pero la gente sigue igual. Y por mucho que esta gente se crea la existencia de un Dios, y se crean el mensaje de amor de Jesús y lo pregonen, en el fondo no lo llegaron a comprender del todo.
¿Cómo puedes pegar una paliza a un gay bajo el presunto mandato de una religión que te pide amar al prójimo? Quizás los estigmatizados de hoy no sean los mismos que en la época que narra el libro que habla del joven activista pacifista, quizás la gente no deja a los leprosos en una cuneta, quizás la gente no apedrea a las prostitutas, pero no me negarás que la gente ha parafraseado mucho para seguir pensando lo que le da la gana. Luego sí, luego se confiesan y todo queda olvidado. Creo que esto último necesito aclararlo un poco mas.

image

Si los que se consideran cristianos intentasen seguir más el camino del presunto activista pacifista, y no los dogmas elegidos por una estructura política millonaria para explicarte lo que tienes que pagar para alcanzar el perdón, el mundo iría mejor.
Porque la fe del cristiano medio español no se basa exclusivamente en el mensaje de un solo individuo. Según dicen los propios cristianos, Jesús dijo que nos amasemos, y que su Dios nos quería a todos por igual, que no apedreásemos a la gente y que cuidásemos del enfermo. Todo lo demás no lo saben ni muchos de ellos de donde sale, por eso voy a hacer un breve resumen de la historia de que hay detrás de todo lo demás.

Continúa en parte 2…

Viñeta de ElKoko (@ElKokoParrilla)

Escrito por Alfilo de La Brecha (@LfilodelabrechA)

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies