Historia de una abstención anunciada

Si a alguien le ha cogido por sorpresa es porque no vive en la realidad, sino en una especie de “Matrix”.  Después de lo sucedido, algunos despertarán de su sueño, y otros continuarán consumiendo la droga “Es lo mejor para España”, o esa otra, “Se necesita una estabilidad”. Son drogas duras y crean una terrible adicción.

Lo anunciaba en mi entrada “Algo huele a podrido en el PSOE”, y, por desgracia, no me equivocaba. La abstención ya está firmada, y un nuevo gobierno del PP se cierne sobre nuestras cabezas. Es duro, pero es así. Nuevos recortes se avecinan, un nuevo aumento del malestar social, más crispación en la ciudadanía y más desconfianza en la política y sus representantes. Esa es su estabilidad.

tumblr_oeo46eeb5k1qdhhm4o1_1280

Con tanto tiempo de gobierno en funciones, de intentos de acuerdo, de pactos fallidos, y de revueltas internas en el segundo partido del país, uno escucha de todo. Por ejemplo esta frase: “el PSOE es de izquierdas en lo social y de derechas en lo económico”. Desde luego, parece una frase del club de la comedia, pero quien la dijo lo hizo como si dijera “el numero pi es aquel que representa la relación entre la circunferencia y su diámetro”, es decir, una verdad irrefutable. Pues sería interesante que ese alguien nos explicara cómo se puede ser de izquierdas en lo social y de derechas en lo económico, porque la derecha piensa exclusivamente en favorecer el capital, mientras que el objetivo de la izquierda es favorecer a las personas, en especial a los que se encuentran en peor situación, tratando de reducir las diferencias entre las distintas capas sociales.

El PSOE ha evolucionado a lo largo de estos años, y dejó de representar a la izquierda en el momento en el que se alejó del marxismo y renunció a la República como forma de estado. Para los militantes, para los simpatizantes y para sus votantes será duro admitirlo, pero el PSOE se ha convertido en la desaparecida UCD. Y habrá militantes, simpatizantes y votantes que, de pronto, se sientan huérfanos. Pero otros tratarán de buscar formaciones políticas que se aproximen o defiendan más sus ideales. Y siempre quedarán los que viven del partido, y se aferrarán a él como un náufrago a un madero: muchos se ahogarán en el naufragio.

Es el momento de que el PSOE deje de autoproclamarse de izquierdas y empiece a darle forma a su verdadera identidad. Que aglutine a los desencantados del PP, la derecha moderada, permitiendo que en el PP se aloje la derecha extrema, que es quien tiene actualmente las riendas del partido.

Personajes como Felipe González y “los barones”, no hacen sino teñir de inmoralidad unas siglas de más de cien años de historia y una ideología que no tiene nada que ver con la que ellos defienden.

El PSOE votará la abstención, aunque muchos de sus representantes tengan que tragarse ese sapo, y votarán también los presupuestos, porque el gran problema de estos viejos partidos políticos es que han hecho de la política una profesión, y del partido una empresa. Por tanto, a los militantes, simpatizantes y votantes del PSOE, les queda aún mucha quina por tragar y mucha indignación con la que desayunarse cada mañana. Pero ya es tarde, ahora queda esperar cuánto va a poder aguantar esta frágil legislatura.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies