Poesía política | Hambre y desigualdad

Por Javier DG @olduvay22 | Ilustración @SrPotatus 


Hace unos meses me cayó entre las manos un libro de los que no dejan indiferente. El autor se llama Martín Caparrós (traductor, entre otros, de Voltaire y Shakespeare). El título del presente artículo lleva el nombre del libro. El texto vio la luz tras un extraordinario viaje del autor por lugares tan distantes como India y EEUU, pasando por Níger, Kenia, Sudán, Madagascar, España, Argentina, etc. Pensando que algunos políticos patrios han demostrado un repentino “interés” por un país hermano como Venezuela, me parece oportuno (no oportunista) hacer un breve recorrido por el resto del planeta.

hambre

Casi mil millones de personas no comen lo que necesitan para subsistir cada día. Llama la atención comprobar cómo en la auto proclamada mayor democracia del mundo (India), con 1.200 millones de habitantes, 680 millones no terminan los estudios primarios; 950 millones no poseen cocinas de gas; 980 millones no tienen inodoro, y casi 200 millones forman parte de la casta “intocables”; la otra cara de la moneda son los más de 550 millones que poseen teléfono móvil. Nos gustará más o menos, pero un hecho objetivo es que la historia de las sociedades ha sido, es y será historia de la lucha de clases; libre y esclavo, patricio y plebeyo, señor y siervo. El hilo conductor consiste en sustituir las viejas clases y formas de opresión por otras nuevas, con la tarea de diluir la dignidad del ser humano y sus libertades legalmente adquiridas por la “única” libertad, la de un comercio sin escrúpulos. A día de hoy, el trabajo ya no protege contra la pobreza. Vivimos en una sociedad que margina a los poco productivos, y el binomio riqueza-pobreza distingue una escandalosa división entre “un arriba y un abajo”, fenómeno este conducente a lo que el profesor Luis de Sebastián llamaba “la internacionalización de la pobreza”. Los datos son estremecedores. Según Intermón Oxfam, la riqueza mundial se divide en dos, donde el 1% controla el 46% de la riqueza (resulta fácil escribirlo, pero entenderlo…) El Foro Económico Mundial observa en esta circunstancia un grave riesgo para el progreso de los pueblos en vías de desarrollo. La desigualdad económica extrema y el secuestro de la soberanía de estos países por parte de las élites están conectadas con el mismo nexo: la corrupción. Por experiencia propia (tenemos un partido político imputado por este asunto) sabemos que la corrupción distorsiona de raíz el papel de las instituciones, porque algunos las usan como terreno de intercambio político entre peticiones clientelistas y prestaciones de los gobernantes, de modo que se impida la realización del bien común.

The Lancet, en un estudio publicado en 2011 expone que ese año murieron más de 3 millones de niños (uno cada 15”) Según el último informe de la ONU sobre el hambre en el mundo (2015), esta lacra afecta ya a unos 795 millones de personas. Mientras, en el resto del “mundo civilizado”, las grandes empresas financieras compran deuda de los Estados para especular con ella, acuden a los mercados para sacar tajada de la subida de materias primas imprescindibles como el trigo y el arroz, etc. A todo eso, debemos añadir el poderoso lobbie de empresas de armas. Poniendo un ejemplo cercano, El País informa (17.03.2015) que España es el séptimo mayor vendedor de armamento (entre cuyos clientes destaca Arabia Saudí, esos que alimentan monstruos como Daesh… y tal).

Vivimos en una sociedad que margina a los poco productivos, y el binomio riqueza-pobreza distingue una escandalosa división entre “un arriba y un abajo”

Hace poco descubrí una viñeta que retrata a la perfección la deriva de nuestra especie. En la escena aparece un hombre en pie (desde arriba), bien vestido, dirigiendo gestos y mirada hacia el suelo (abajo), donde se puede ver lo que entre sombras parece un cuerpo desnutrido y moribundo. Sobre el primer sujeto, el siguiente texto: “¡Claro que podríamos tener una vacuna contra el ébola! Pero utilizar el dinero que valen dos submarinos nucleares para buscar esa vacuna es DEMAGOGIA… ¿Tú lo entiendes, verdad?”

One thought on “Poesía política | Hambre y desigualdad

  • 10/07/2016 at 9:13 am
    Permalink

    Nuestra sociedad ha llegado a un punto de no retorno provocado por las políticas Neo-Liberales que dominan el espacio político mundial. Esto no va a mejorar…

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies