Grecia y el Gobierno español

¿Ha fracasado Syriza en sus negociaciones con sus socios europeos?. A la vista de las informaciones dadas por la prensa “independiente” de nuestro país y a las declaraciones del Presidente del Gobierno español y del ministro de economía, han constituido un auténtico desastre para las intenciones de Syriza y una rendición en toda regla del Presidente Tsipras. Sin embargo Grecia ha salido bastante bien librada de las negociaciones, aunque todavía queda mucha tela por cortar.

El tema más importante de las negociaciones es el referido a la magnitud del superávit primario de Grecia, la diferencia entre los ingresos y los gastos públicos sin contar los intereses sobre la deuda. Precisamente este superávit primario mide los recursos que Grecia tiene que transferir a sus acreedores, principalmente Alemania, es decir: todo lo que son capaces de ahorrar tiene que ir destinado a pagar la deuda. Y en este asunto Tsipras se ha salido con la suya, con lo que dispondrá de mucho más dinero para remediar las enormes carencias de la población de su país, al mismo tiempo que podrá dedicar parte de ese dinero a unas inversiones que reducirán drásticamente la austeridad que ha llevado a la ruina económica y social a su país. En concreto ha logrado dejar, este superávit primario, en un tercio de la cantidad que ya había acordado el gobierno anterior.

Y lo que también es muy importante: ha ganado tiempo, cuatro meses frente a los seis que pedía inicialmente, para seguir con las negociaciones. El gobierno conservador anterior de Andoni Samarás le había tendido una trampa a Syriza, junto con las fuerzas conservadoras europeas, firmando una prórroga del rescate de solo dos meses, que concluía a finales de Febrero, al mismo tiempo que convocaba unas elecciones anticipadas, que según todas las encuestas iba a ganar Syriza y así dejar al nuevo gobierno progresista una crisis imposible de gestionar. El plan consistía en, ante el fracaso de las negociaciones y la asfixia económica de Grecia, sustituir el gobierno de Syriza por otro, designado por los acreedores, como ya ocurrió en 2.011 con el gobierno dirigido por el tecnócrata Lukás Papadimos.

image

El Gobierno español, como el portugués, ante la disyuntiva de elegir entre defender los intereses de su país, claramente coincidentes con los de Grecia y sus intereses partidistas ante la “amenaza” de Podemos, han elegido tratar de asfixiar a Grecia con el fin de que no cunda el “mal ejemplo” no vaya a ser que Syriza salga adelante y eso favorezca la victoria de Podemos. El Partido Popular al anteponer sus intereses de partido sobre los de su país ha demostrado que son unos patriotas solo de boquilla perjudicando gravemente los intereses de España que, como Grecia, tiene un serio problema cos su deuda que, a pesar de la austeridad y los sacrificios de la población, ha crecido en 70.000 millones de euros en 2.014 llegando al 100% de nuestro PIB.

Y volviendo a Syriza: sus logros en la negociación le han hecho un gran favor al resto de Europa ya que ha abierto una brecha en la fatídica austeridad y esta misma semana la Comisión Europea ha decidido no multar a Italia y Francia por sobrepasar sus objetivos de déficit.

En palabras del Nobel de economía, el profesor Paul Krugman: “El primer deudor real que se ha rebelado contra la austeridad ha empezado con buen pie, aunque nadie lo crea. Cómo se dice en griego tranquilos y adelante?.”

Viñeta de  Juan Ramón Mora  (@jrmora)

Escrito por Juan Antonio Melero (dete2226

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies