Gran ganga, gran casta | La verdad incómoda

Por Carmen Sereno @spicekarmelus

1983 fue el año de la abolición del garrote vil; el año de la entrada en vigor del horario laboral de 40 horas a la semana; el año del 12 a 1 de España a Malta; y el año del Oscar a José Luis Garci.

Ah. Y el año en que Almodóvar y McNamara cantaban aquello de Gran ganga, gran ganga en esas inolvidables noches disolutas de la movida madrileña. ¡Quién le iba a decir a aquel Pedro iconoclasta de espesa cabellera crepada y vestiditos de boatiné que más de 30 años después se convertiría en un respetado icono del cine español! ¡Que su filmografía se consideraría como uno de los referentes de la Marca España! ¡Que hasta sería visto como un intelectual de nuestro tiempo, nombrado flamante Caballero de la Orden de la Legión de Honor francesa, y ni más ni menos que investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Harvard!

Sí, muy bonito todo.

Paraísos
Ilustración de Javier F. Ferrero @SrPotatus

Pero quién iba a imaginarse que bajo el brillo eléctrico de aquel Gran gangaochentero podría subyacer alguna especie de premonición; como si ese manchego provocador al que le gustaba vestirse de torera marcando paquete supiera ya por aquel entonces el chollazo que le depararía el futuro. Quién nos iba a decir a nosotros que aquel transgresor hijo de la contracultura y del punk-glam se convertiría, además, en uno de esos tipos con dinero que acaba haciendo -o presuntamente haciendo- lo mismo que hacen -o presuntamente hacen- tantos tipos con dinero en nuestro país. Políticos, banqueros, empresarios, deportistas, artistas… Ah. Y familiares de. Por lo visto, nadie está exento de la atractiva tentación de la gran ganga de la evasión fiscal.

Bueno sí.

Hay alguien que sí. Tú, yo, y los 40 millones de gilipollas que pagamos religiosamente nuestros impuestos.

Nosotros, los gilipollas, no gozamos de la gran ganga de la que sí goza toda esa gran casta conformada a partes iguales por estamentos políticos, económicos o culturales. Nosotros no gozamos del secreto bancario. Ni contamos con la inestimable ayuda de un experto en ingeniería fiscal que nos aconseje cómo mover nuestra pasta de un país a otro sin que perdamos más que su comisión. El delito de cuello blanco no está a nuestro alcance. ¡Y pobre aquél gilipollas de clase media-baja que se se atreva a no pagar el IVA de una miserable factura! Ya se encargará la maquinaria del fango de recordarnos por activa y por pasiva que entre unos gilipollas y otros hemos condenado al país a la hecatombe de la economía sumergida. Nosotros, con nuestros trapicheos de chapuzas de fontanero. No ellos, con sus transacciones multimillonarias y súper secretas a sociedades pantalla de sociedades ficticias en Panamá. Hay que joderse.

Yo no sé a vosotros, pero a mí se me queda una cara de prima con cada nueva filtración, o cada nueva lista Falciani,  o cuenta del HSBC, o de la Banca Privada de Andorra, o de Luxemburgo, que me entran ganas de hacer como los islandeses y salir a la calle a exigir que me pidan perdón a voz en grito. Lo que ocurre es que esto es España y aquí sólo protestamos cuando el árbitro le saca tarjeta a Messi. Ah, Messi, ese gran ejemplo de inteligencia, trabajo duro y honradez, al que no sólo no le tenemos en cuenta sus escarceos con el fisco, sino que, para más inri, continuamos ensalzando, porque joder, ¡es Messi! Y sin Messi no hay paraíso (ni fiscal tampoco, por lo visto).

Pues dejad que os diga una cosa.

Messi también es casta.

Y Pedro Almodóvar.

Igual que todos esos mangantes que se hacen llamar a sí mismos políticos, empresarios o banqueros. O nobles. Que haberlos, haylos. Toda esa casta que defrauda con obscenidad y alevosía a la Hacienda Pública, y de paso, a nosotros, los gilipollas de clase media-baja que un día depositamos nuestra confianza en ellos.

O nos emocionamos tanto con su gol de chilena que hasta le hicimos una canción.

O sentimos una explosión de belleza con una de sus películas.

Yo no sé vosotros, pero yo me siento defraudada. Con los defraudadores y con los que permiten que sigan existiendo defraudadores. Como Montoro, por ejemplo. Defraudada con los que justifican a los defraudadores amparándose en un absurdo criterio de notoriedad. Como todos esos ignorantes e irresponsables que fueron a vitorear a Messia la salida de los juzgados el día que tuvo que contarle al juez en qué andaba gastándose los cuartos. Y defraudada con los caraduras que se excusan en el eterno victimismo del ‘yo no sabía lo que estaba haciendo’, y amenazan con querellarse contra cualquiera que difame su buen nombre. Pues, ¿sabes qué, Almodóvar? Vas a tener que pedir perdón. Aunque sea por ese truño de Los amantes pasajeros y la sordidez de tu asquerosa Gran ganga.

10 thoughts on “Gran ganga, gran casta | La verdad incómoda

  • 27/04/2016 at 12:34 pm
    Permalink

    No hace falta ir a Panama a los del pepe, no les hace falta bancos en ningún sitio. Roban la pasta en todos los sitios donde están. Votales, por favor…

    Reply
  • 23/04/2016 at 9:43 pm
    Permalink

    Fueron a vitorear a Messi y le gritaban “¡guapa!” a la Pantoja. El título de tu futura novela viene que ni pintado: “Maldito síndrome de Estocolmo”.

    Reply
    • 27/04/2016 at 11:51 am
      Permalink

      Jajajajaa, mira que aún me voy a replantearla trama!

      Reply
  • 22/04/2016 at 6:13 pm
    Permalink

    Cuando alguien dijo una vez o hablaba (no sé quién) del pueblo borrego, sin duda hablaba en serio, o si no, ¿qué somos cuando vemos programas cutres, fútbol a todas horas, televisión y noticias manipuladas (siempre desde el capital lógicamente) o comprando compulsivamente todo aquello que nos ponen una y mil veces en las narices, aunque no lo necesitemos? ¡Borregos, eso es lo que somos, unos borregos! Muy buen artículo Carmen, felicidades!!

    Reply
  • 22/04/2016 at 4:26 pm
    Permalink

    Ha salido solo, ¡la madre que lo parió!, pero continúo con la escena. Una dulce manera de esquivar las fronteras del prejuicio del vicio con el que nos han tratado, así pues querida señora, tened en cuenta que con habéis subido unos cuantos peldaños, pero recordad también, que la escalera es muy alta.

    Reply
  • 22/04/2016 at 4:22 pm
    Permalink

    Excelente artículo Doña Carmen, buena medida y vara, en esta ocasión tengo que decir, ¡de haya! Un camino complicado pero que hace adeptos a uno y otro lado del río pero sin embargo, una dulce manera de esquivar las fronteras del prejuicio del vicio q

    Reply
  • 22/04/2016 at 1:44 pm
    Permalink

    Yo también me siento un defraudado y basta ya de idolatrar a futbolistas que nos roban!!

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies